Pasar al contenido principal

Cupra Formentor: cinco virtudes y dos defectos

Cupra Formentor

Algunas claves de este deportivo SUV  

El Cupra Formentor ha sabido hacerse con un hueco en el competitivo segmento de los SUV y cada vez cuenta con más versiones para seducir aún más al mercado. Sin duda, es un modelo con muchas virtudes, pero también con algún punto a mejorar. Por ello, hoy os traemos sus cinco virtudes y dos defectos.

Te interesa: Los 10 coches deportivos que crearán tendencia

Diseño agresivo

Prueba del Cupra Formentor 150

Una de las primeras cosas que llama la atención del Formentor es su diseño. Cuenta con elementos del Seat León, sí, pero incluye detalles propios que hacen que su estética se sitúe en otra liga. El resultado es un aspecto atractivo y agresivo a la altura de sus prestaciones que contrasta con algunos de sus competidores.

Interior espacioso

Interior del Cupra Formentor 310 con DSG

En ocasiones, los coches con un diseño deportivo acusan una falta de espacio en el interior como consecuencia de la línea de caída del techo u otros factores. Sin embargo, en este caso no es así y contaremos con una habitabilidad adecuada para cuatro adultos. Además, su maletero de 450 litros nos será muy útil en el día a día.

Buenas prestaciones

Prueba del Cupra Formentor 310

Cupra es una marca centrada en la deportividad y eso debe notarse en sus modelos. Hay muchas variantes del Formentor disponibles y su variante con 310 CV destaca por unas sorprendentes emociones al volante. Eso sí, esta no es la única que lo consigue y sus versiones menos potentes también son capaces de ofrecer una buena experiencia.

Amplia gama de precios

Prueba Cupra Formentor 150

Sí, si queremos hacernos con el Formentor más potente, debemos preparar casi 50.000 euros, pero no es la única opción. La versión más básica de este modelo, con un motor 1.5 TSI de 150 CV, está disponible por 29.630 euros y sigue siendo un SUV con buenas cualidades y un cierto toque deportivo añadido.

Variante e-Hybrid

Cupra Formentor e-Hybrid

La versión híbrida de este modelo es una de las más recientes y podemos obtenerla con 204 o 245 CV. Podemos contar con hasta 59 km de autonomía eléctrica -con el de 204 CV-, lo cual puede servirnos para los recorridos por ciudad, pero también contaremos con fuerza suficiente gracias al motor de combustión. Tendremos deportividad, pero también menos consumo y etiqueta CERO emisiones.

Falta de controles físicos

Volante y levas de cambio del Cupra Formentor DSG
Cuadro de relojes digital y levas del cambio pequeñas. Foto: Cupra

Las pantallas táctiles han ido acaparando el protagonismo en los interiores de los coches y pueden ser muy útiles. Sin embargo, en ocasiones es necesario contar con determinados controles físicos para no distraernos durante la conducción. La falta de estos para manejar el climatizador o los modos de conducción puede resultar algo incómodo.

La variante de 150 CV puede quedarse algo corta

Prueba del Cupra Formentor 150

Ojo, el Cupra Formentor de 150 CV tiene muchos puntos positivos y ofrece un buen comportamiento, tal y como descubrimos cuando lo probamos. No obstante, en ciertas situaciones en las que el motor cae de vueltas, puede echarse en falta algo más. Si buscamos disfrutar de ese componente deportivo, puede que no sea nuestra versión, pero no deja de ofrecer unas sensaciones adecuadas.