Pasar al contenido principal

Verdad o mentira: el primer Audi TT sin alerón se iba de atrás

Audi modificó al TT, pero: ¿estaba justificado?

Audi TT MkI deportivo clásico lujo

El primer Audi TT sin alerón se iba de atrás. Prácticamente como si fuese un Ferrari F40 a fondo. Mucha gente piensa, incluso, que el Audi TT de primera serie es un coche peligroso. ¿Es verdad? ¿Es un bulo? ¿Cuál es la verdadera historia del Audi TT sin alerón y de su supuesta peligrosidad? Sigue leyendo, ya que probablemente te vas a llevar una sorpresa.

Por todos es sabido que el Audi TT sin alerón no tiene buena fama: se piensa, casi todo el mundo lo hace, que era un coche sensible y hasta peligroso, con una aerodinámica que primaba la estética a favor de una aerodinámica y una puesta a punto de dudosa efectividad. Se tiene la percepción que este, al llegar a las curvas, perdía el apoyo en el eje trasero y este flotaba, haciendo que la trasera pudiera bailar de manera repentina y espontánea generando situaciones de mucho riesgo. ¿Tanto como para formar parte de los coches más peligrosos?

 

Vídeo: un niño pequeño pilota un Audi R8 V10

 

Que Audi decidiera llamar a todos los Audi TT de primera serie y que les insertara un alerón, así como un eje trasero más blando, da a entender que la firma de los cuatro aros asumió su responsabilidad y dio la razón a los que hablaban mal de la puesta a punto del primer Audi TT. Es cierto que Audi escuchó estas críticas y decidió cambiar algunas cosas de su deportivo compacto para dulcificar su comportamiento, pero eso no significa que sea verdad que el primer Audi TT sin alerón se fuese de atrás.

¿Audi TT de seguna mano? Interesante...

Es más. ¡Es falso! Era mentira. Tras las diferentes denuncias por parte de algunos propietarios del Audi TT de primera serie sin alerón, asegurando que habían sufrido accidentes debido al mal planteamiento dinámico y aerodinámico del coche, este asunto pasó a una corte judicial que analizó el problema, en busca de posibles responsabilidades de Audi en los accidentes de estos denunciantes.

Tras un riguroso análisis, el juez determinó que Audi no tenía ninguna responsabilidad en dichos acontecimientos y que los accidentes se habían producido por negligencias de los conductores, muchas veces, debido a su poca experiencia con este tipo de coches deportivos. El juez eximió de toda responsabilidad a la puesta a punto del coche por parte de Audi y consideró que su aerodinámica era la adecuada.

 

 

En ese momento, Audi ya había cambiado por completo el planteamiento del coche, ya lo había dulcificado: al fin y al cabo, el cliente siempre tiene razón. Si había críticas sobre un comportamiento demasiado directo y rápido, la marca debía poner una solución: desde ese momento, Audi siempre crea coches para que puedan conducirlos con seguridad hasta los más torpes en la materia, olvidándose desde ese momento de coches más locos que puedan ser más exigentes.

Así pues, pese a que Audi modificó el TT sin alerón al considerar algunos de sus clientes que era demasiado nervioso y radical, especialmente juguetón con el eje trasero, no se puede afirmar que el Audi TT sin alerón se fuese de atrás sin hacer nada. Tenías que forzarlo para poder jugar con la trasera. Esa decisión hizo que el Audi TT perdiese parte de su gracias y estoy seguro que, si en alguna parte queda algún TT de primera serie sin modificar, hoy será muy apreciado por los coleccionistas y por los seguidores de los coches deportivos eficaces y exigentes al volante.


 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear