Pasar al contenido principal

Vector W8. El deportivo que intentó vencer a Porsche y a Ferrari. ¿Lo consiguió?

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_trescuartosdel
Este Vector W8 logró superar al Ferrari Testarossa, pero... ¿quieres saber por cuánto se acaba de subastar?

La época medieval, con sus caballeros, damiselas y, sobre todo, aquellos bichos del averno llamados dragones, fruto de una infinita imaginación literaria supuso, sin duda, una época de lo más convulsa en la historia de la humanidad. Pues bien, la década de los años 90, aunque no tanto, también fue de lo más 'movida', pero en el ámbito del automovilismo. Y es que en estos años nacieron varios, y algunos muy audaces, fabricantes de superdeportivos, que intentaron vencer a marcas ya tan consolidadas y veteranas como Ferrari, Lamborghini o Porsche. Aquí tienes uno de ellos: el Vector W8.

Entre estas audaces compañías estaba la denominada 'Vehicle Design Force', fundada en 1971 por Gerald Wiegert, un veterano de la industria automotriz con experiencia en cada uno de los Tres Grandes en Detroit, a saber: General Motors, Ford y Chrysler. Después de asociarse con el experto en películas de Hollywood Lee Brown, esa denominación se transformó en 'Vector Aeromotive Company'. El dúo fabricó su primer concept car, el Vector W2, en 1978. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_lateralizda

Wiegert un entusiasta de los deportivos y un Caballero que bien hubiera podido matar algún dragón que otro por su coraje y valentía al enfrentarse a grandes retos, construyó su primer prototipo en 1978, el denominado Vector W2, que finalmente se perfeccionó en un modelo de producción definitivo: el Vector W8 Twin Turbo y que podría entrar a formar parte, sin ningún esfuerzo, de esta lista de los mejores coches deportivos

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_frontal

En el diseño del Vector W8 se emplearon las tecnologías más avanzadas y los materiales más vanguardistas de la época. Por eso se utilizaron componentes procedentes de la industria aeroespacial como la fibra de carbono, el kevlar o la fibra de vidrio para reforzar su rigidez estructural. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_trasera

Con este inicio, el motor no podía ser menos escandaloso que su carrocería. Su V8 biturbo de 6.0 litros ofrecía 625 CV y 880 Nm de par motor. Aunque posteriores informes del fabricante, aseguraban que de esta misma mecánica se podían conseguir hasta 1.200 CV de potencia. En cualquier caso, su velocidad máxima oficial era de 390 km/h, con una aceleración, de 0 a 100, en solo 3,9 segundos. No sé si echaría fuego por la boca, pero por los tubos de escape, seguro.

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_motor3

Y estas cifras significaban ser más rápido, por ejemplo, que el Ferrari Testarossa, que ofrecía una velocidad máxima de 300 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en algo más de 5 segundos. 

Los problemas en el amor suelen llevar a la ruina a los caballeros medievales e incluso a algunos más modernos, pero en este caso fueron los financieros los que llevaron a Vector a cerrar sus puertas después de la construcción de dos prototipos Vector W8 y 17 modelos ya definitivos y terminados para clientes. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_morro

Sin embargo, Wiegert había logrado su objetivo de sorprender a la industria del automóvil con un coche construido en Estados Unidos que presentaba un rendimiento y un estilo nunca antes vistos y que, al menos por un tiempo, puso en jaque a esos fabricantes europeos situados en el Top de la deportividad. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_interior_conductor

La unidad que ves en estas fotos y que ha subastado la sala Sotheby's de Arizona (EE.UU.) en enero de este año, es la 009 y fue adquirida por el propietario original en 1989 por 178.000 dólares (164.000 euros). Sin embargo, el Vector no se completó y se entregó hasta 1991 y, como tal, recibió un número de chasis actualizado que refleja un cambio en su décimo dígito.

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_marcopuerta

Este Vector W8 Twin Turbo solo ha tenido un único propietario y tiene 4.500 km. El interior recuerda a la cabina de un avión, con una revolucionaria para la época pantalla  digital y numerosos instrumentos presididos por una brújula Airpath y un contador de horas Hobbs.

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_grafismo

Además, cuenta con asientos Recaro Classic, climatizador digital y un equipo de música estéreo Sony con cassette y CD de 10 discos emparejados con altavoces de alta potencia. Este vector también cuenta con un techo corredizo tipo carga que se puede guardar en un raro estuche cuando se quita. Este W8 incluso conserva su matrícula de plexiglás original que mantiene inalterable la espectacular línea de la carrocería en la zaga del coche. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_aleron

Esta unidad incluso viene acompañada de su bolsa original de herramientas, correspondencia entre Weigert y el propietario original, acuerdo de compra, factura, copia de la declaración de origen del fabricante, literatura de época y una presentación en vídeo VHS de la empresa Vector Aeromotive. Casi nada.

Con este espectacular Vector W8, no cabe duda de que Gerald Wiegart se une a un grupo selecto de visionarios como Preston Tucker, John DeLorean, Malcolm Bricklin y Elon Musk, quienes se propusieron romper con la tradicional industria automotriz y construir su propio vehículo.

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_interiorcopi

Vector se consolidó en la historia del automóvil y en la de los coches deportivos con su impresionante diseño futurista, un interior inspirado en los aviones (hecha un vistazo a la posición de su palanca de cambios automático, la misma en la que se sitúa la palanca de gases de un caza de combate) y sus cifras de récord. 

el-deportivo-que-intento-vencer-a-porsche-y-a-ferrari_vector_palanca

Con todo esto poco nos parece el precio que el Vector W8 alcanzó en la subasta: 720.000 dólares o, lo que es lo mismo a día de hoy: 662.600 euros. Parafraseando a Quevedo, ni siquiera en la época medieval hubo tan poderoso caballero como... don dinero.

Buscador de coches

Y además