Pasar al contenido principal

Estos son los Ferrari más bonitos: ¡7 obras de arte con ruedas!

Elegir a los Ferrari más bellos es cómo elegir entre mamá o papá. Algo tremendamente complicado y donde no debemos mirar únicamente el precio o las prestaciones.

bonitos deportivo lujo clasico italia

Hoy me toca hacer uno de los temas más complicados que cualquier periodista del motor puede hacer: elegir los Ferrari más bonitos de la historia. Si hay algo por lo que la marca de Maranello destaca es por el diseño de sus deportivos. Aunque para Enzo Ferrari era algo secundario, no se puede negar que el diseño italiano ha hecho que esta marca se haya convertido en la más famosa de la historia del automóvil. Quiero advertir de dos cosas: en este tema voy a hablar de belleza y eso es algo completamente subjetivo. No hablo de los Ferrari más rápidos ni de los más caros, ni siquiera de los más espectaculares. ¡Y para gustos colores! Hay coches míticos como el Ferrari Testarossa que, pese a ser un icono del diseño de los 80, para mi no es de los más bellos. 

Y dos: lo mismo ocurre con los Ferrari más míticos. No es una locura si digo que un Ferrari 250 GT SWB es más bello que un Ferrari 250 GTO, aunque este último sea un coche mucho más importante para la historia de la marca y sea uno de los coches más caros de la historia. Personalmente, los Ferrari 250 representan los diseños más bellos de la marca y sin duda el GTO podría estar en esta lista, pero también he querido mostrar otros diseños quizás algo más desconocidos y que destacan por su gran belleza de líneas. 

 

Ferrari 250 GT SWB

 

 

Y precisamente empiezo por el que para mi es, sin lugar a dudas, uno de los Ferrari más bonitos de la historia: el Ferrari 250 GT SWB o Passo Corto. Es decir, el Ferrari 250 GT con chasis corto y sobre el cual se basa el Ferrari 250 GTO. Siempre es un dilema elegir entre un SWB y un GTO, en realidad son bastante parecidos. Si bien por delante ambos son bastante similares, el SWB me parece algo más elegante y proporcionado. Donde viene el dilema es en la parte trasera: elegir entre la carrocería tipo fastback del SWB o la trasera ‘codatronca’ del GTO es un suplicio. Estoy diciendo Ferrari 250 GT SWB pero sin duda también podría estar presente el Ferrari 250 GTO, cada uno que elija el que más le guste.

 

Ferrari 250 GT California Spyder

 

 

Sigo dentro de la familia 250 para elegir al que posiblemente sea el descapotable con más estilo de la historia, quizás con el permiso del Mercedes 300 SL Roadster. Un diseño sencillo, elegante, limpio, pulcro, bello, sin más. El Ferrari 250 GT California Spyder también es uno de los descapotables más caros, con un precio que supera, sin problemas, los 15 millones de euros: el más cotizado es la versión de chasis corto, presentada en 1959 y del que solamente se fabricaron unos 55 ejemplares.   

 

Ferrari 375 MM Coupé Speciale

 

 

El Ferrari 375 MM solamente se produjo entre 1953 y 1954, sin duda una época dorada en el diseño de los coches, mismo año en el que nacía el Mercedes 300 SL o el Citroën DS. Este Ferrari fue concebido como un GT de carreras, de ahí su nombre ‘MM’, en honor a la Mille Miglia. Su nombre deriva del desplazamiento de los cilindros del motor V12 de 4.5 litros derivado del motor utilizado por el Ferrari 375 de Fórmula 1. Solamente se fabricaron 26 ejemplares y prácticamente se puede decir que todo ellos son diferentes: hay berlinettas enfocadas para un uso puramente GT mientras que hay otros claramente orientados hacia la competición, sin techo y algunos de ellos sin parabrisas completo. Es un diseño precioso, todos ellos, aunque personalmente me apasiona el chasis 0402AM diseñado por Scaglietti. También resulta tremendamente interesante el conocido como Ferrari ‘Bergman’, un ejemplar encargado por el director Roberto Rossellini para su mujer, Ingrid Bergman: el primer Ferrari de post-guerra capaz de conseguir el ‘Best of Show’ del Concurso de Elegancia de Pebble Beach.

 

Ferrari 275 GTB Pininfarina

 

 

Hace muy poco te hablé del Ferrari 275 GTB que utilizaba personalmente Battista Pininfarina y no he podido resistirme a colocarlo entre los Ferrari más bellos. Sin duda, el Ferrari 275 GTB es otro de los Ferrari más bonitos de la historia, en sus muchas versiones: personalmente me gustan las versiones más radicales, como el Ferrari 275 GTB/4 Competizione Speciale o el Ferrari 275 GTB/C Speciale. No obstante, hoy voy a elegir el Ferrari 275 GTB personal de Pinifarina, el único ejemplar producido por este mítico diseñador. Es elegante, es proporcionado y es un auténtico espectáculo: para poner el broche final, una combinación de color que le sienta realmente bien. ¡No quiero ni imaginar lo que debe ser tener algo así en el garaje!

 

Ferrari 750 Monza

 

 

Diseñado por Aurelio Lampredi, el Ferrari 750 Monza nació también en 1954 (menuda gama tenía Ferrari entonces!). Un coche de carreras que demuestra cómo debe ser un Ferrari de carreras: ligero, tecnológicamente muy avanzado para su tiempo y bonito, sin estridencias. 250 CV para 760 kg, unas cifras más que serias para los años 50. Bajo mi punto de vista es uno de los Ferrari de competición más bonitos, aunque en 1955 Mercedes le mojó la oreja con el 300 SLR, tanto a nivel estético como en las carreras, consiguiendo el título de constructores de 1955.

 

Ferrari F40

 

 

Te interesa: probamos el único Ferrari F40 con ABS...¡es español!

El Ferrari F40 quizás no sea el más bello si atendemos a la elegancia y a unas líneas proporcionalmente bellas, pero sin duda es un coche que estéticamente supuso una revolución y que creo que sí debe estar en la lista de los más bellos. Su diseño es afilado, pero mantiene una línea absolutamente espectacular, fluida y rematada por un alerón perfectamente integrado en su estilo, sin fastidiar las proporciones: algo parecido a lo que más tarde se hizo de nuevo (y quizás todavía más logrado) con el Ferrari F50.  Un diseño afilado, más arriesgado pero con un fondo elegante y precioso que ha permitido que envejezca tremendamente bien. 

 

Dino 246 GT

 

 

El Dino 246 GT es un coche muy interesante. Sencillo y barato, ni siquiera luce el cavallino en el frontal pero no cabe duda que es uno de los Ferrari más bonitos de la historia. Sus líneas fluidas y ligeras son realmente interesantes, un ejemplo de cómo debe ser una pequeña berlinetta italiana. Hace unos años pasaba sin demasiada pena ni gloria, hoy es uno de los Ferrari que más ha incrementado su precio en los últimos años. Originalmente fue concebido como un deportivo más barato y accesible, un rival del Porsche 911. Finalmente su historia fue muy diferente al del modelo teutón, pero hay que reconocer que tiene una de las líneas más sexis del universo Ferrari.

 

Lecturas recomendadas