Pasar al contenido principal

Ha muerto el salvador del Porsche 911: un minuto de silencio por Peter Schutz

Déjate de Halloween: hoy no es un día para celebrar nada.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Porsche 911

Por mucho que puedan gustarte los deportivos de otros fabricantes, nadie en su sano juicio puede negar la importancia que tiene el legado del mítico 911 para el universo del automóvil. ¿Sabías que el modelo estuvo a punto de desaparecer en la década de los 80? Su salvador fue Peter Schutz... y ha fallecido este fin de semana. No disimules las lágrimas que corren por tus mejillas. Todos sentimos lo mismo en este momento. 

Aunque pueda ser difícil creerlo, algunos de los momentos más decisivos para Porsche tuvieron como protagonistas a hombres... norteamericanos. ¿Recuerdas la historia de cómo nació el 356 Speedster? La idea original fue de Max Hoffman, el primer importador de los automóviles de Stuttgart en territorio yanqui. Hoy vengo a hablarte de Peter Schutz que, pese a haber nacido en Alemania, se crió en la tierra de las oportunidades y supo dar un golpe de timón que enderezó los planes de la compañía y la colocó en el camino correcto.

¡Atención! 7 razones por las que debería volver el Porsche 928

La segunda mitad de los años 70 no fue precisamente fácil para los alemanes: tras haber atravesado una grave crisis energética, la idea de seguir produciendo deportivos de altas prestaciones con un consumo de combustible elevado parecía demasiado arriesgada y, junto a la fortaleza del marco con respecto a otras monedas, empezó a convertirse en una pesada losa para sus ventas. Con una gama de vehículos de motor delantero compuesta por el 924, el 944 y el 928 -todos ellos modelos de Porsche que puedes comprar ahora mismo por menos de 20.000 euros- que se sumaban a un vetusto 911 que veía su éxito reducido de un modo drástico, Ferry Porsche entendió la urgente necesidad de incorporar a su cúpula un soplo de aire fresco que fuera capaz de salvar los muebles. Y ese soplo de aire se llamaba Peter Schutz, un ingeniero mecánico criado al otro lado del charco y que en su trayectoria había trabajado para Caterpillar y Cummins. 

 

 

1981 sería el año en que el salvador del 911 cogería el timón de la empresa, en un momento en el que el estado de ánimo general de sus trabajadores andaba por los suelos. ¿El motivo? Entre los planes de la firma de Stuttgart estaba el de hacer desaparecer al sucesor del 356 -uno de los mejores Porsche de la Historia- a finales de ese mismo ejercicio. "Hay que entender el modo de funcionar de los alemanes y que, cuando toman una decisión, es inamovible", confesaba Schutz años después de haber abandonado la firma, en 1987. "Pero yo decidí darle la vuelta a la tortilla con respecto al nueveonce en mi tercera semana en el trabajo". 

¿Quieres saber cómo salvó Peter Schutz la vida del 911? Según contó él mismo, un día entró en el despacho de Helmut Bott -el ingeniero jefe de la marca- y vio en su pared un gráfico verdaderamente preocupante: se trataba de la línea de producción de sus distintos modelos y la previsión de unidades vendidas para los años venideros... que en el caso del mito de seis cilindros opuestos quedaba interrumpida al final del 81. En ese momento el bueno de Peter cogió un rotulador y, a mano, continuó la progresión hasta hacerla salir de la pizarra, atravesar de lado a lado la pared contigua y alcanzar la puerta de salida de la habitación. "¿Queda todo claro?", dijo entonces. Y Bott no pudo más que sonreír. 

 

Peter Schutz, el salvador del 911

 

De ese modo un yanqui fue capaz de salvar la vida de uno de los deportivos más emblemáticos de la Historia perpetuando el mito hasta hacerlo llegar a una vejez de lo más respetable: tras el 50 aniversario del modelo todavía siguen llegando ediciones de lo más interesantes como el 911 R, el 911 GT2 RS o el más reciente 911 Carrera T. ¿Te ha parecido una bonita historia? Pues ahora guarda un minuto de silencio. Siempre se van los mejores. 

 

VÍDEO: así reventó el récord de Nürburgring el Porsche 911 GT2 RS

Lecturas recomendadas