Pasar al contenido principal

¿Sabes cuál fue el primer coche con motor turbo?

Debemos realizar un viaje en el tiempo hasta 1962.

Oldsmobile F85 Cutlass Jetfire coupe deportivo clasico americano

Hace justamente 55 años empezaba el mundo de la sobrealimentación en coches de calle. Seguro que alguna vez te lo has preguntado: ¿cuál fue el primer coche con motor turbo? Pues fue obra de los ingenieros de General Motors, cuando se decidió colocar un turbo industrial Garrett (¿alguna vez te has preguntado cómo funciona un turbo?) en el motor V8 de 3.5 litros del Oldsmobile F85 Cutlass, creando la legendaria versión JetFire. Sí amigos, el primer coche con turbo era algo parecido a un ‘muscle car’. ¡Grande!

Te interesa: los mejores coches con turbo

No obstante, su existencia fue efímera: el objetivo de Oldsmobile era crear una versión más potente gracias a la sobrealimentación, una fórmula que hoy nos parece más que habitual pero que en aquellos años era una novedad tremenda. Fue un gran reto de ingeniería y su coste era realmente elevado para la época: 300 euros costaba equipar el kit turbo en el motor V8. Ahora bien: la potencia pasaba de los 155 CV del motor original a los 215 CV de la versión JetFire.

 

Vídeo: así se mueve el brutal Porsche Cayenne Turbo

 

El alto coste fue uno de los motivos de su escasa implementación: la segunda fueron los numerosos problemas de fiabilidad que surgieron. Es normal, con una tecnología tan novedosa siempre hay riesgo de sufrir fallos. En total, se calcula que no se fabricaron más 4.000 ejemplares, de los cuales apenas quedan hoy un puñado de ellos que funcionen sin problema. Coches míticos como el Saab 99 Turbo o el BMW 2002 son más conocidos por todos nosotros, pero el primero en montar un motor turbo fue un coche americano: el Oldsmobile Cutlass JetFire. Ale, ya te puedes ir a dormir sabiendo una cosa nueva.

Lecturas recomendadas