Pasar al contenido principal

Prueba de altura: el Ford Focus ST visita a sus ancestros en el Col du Galibier

¿Echas de menos los encuentros familiares? 

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

No te voy a mentir; de esta prueba que enfrenta al Ford Focus ST con sus ancestros, la temperatura del agua es lo que más me preocupa. Pero eso está mal. Lo que debería preocuparme es la expansión de combustible y la vaporización, pero no hay una aguja que indique eso, así que observo el aumento del nivel del agua con ojos de halcón, ignorando el hecho de que la gasolina de esta Ford está bombeando aproximadamente a la misma velocidad a la que entra por el tapón de llenado. 

No te pierdas: ¿Es buena idea comprar un Ford Escort XR3 de segunda mano?

Cuando hablamos de coches deportivos, damos muchas cosas por sentado en estos días, pero hace 37 años, cuando el Ford Escort XR3i era nuevo, conducir hasta la cima de un paso alpino con él debía abordarse con temor, pero me olvido de eso. Hoy hace 35 grados en el Col du Galibier y el Escort solo ha ascendido 200 metros de los 2.642 metros que hay hasta la cumbre cuando salta el fallo de encendido. 

¿Me estaba divirtiendo? Convencionalmente, no. 103 CV de potencia, un giro completo sin asistencia en cada una de las innumerables horquillas y un rechazo rotundo al ralentí lo convierten en algo lento, sudoroso e incómodo. Los demás llegan para compadecerse, una corriente de maquinaria cada vez más juvenil y cada vez más potente.

 

Prueba Ford Focus ST y sus ancestros

 

Hemos pensado que mejor que dar la bienvenida al nuevo Focus ST posicionándolo contra sus rivales (aunque también lo haremos), lo enfrentaremos contra su yo de antes, para saber de dónde viene y hacia dónde se dirige. Será una prueba más interesante de lo que pensaba. Entonces, ¿qué tenemos por aquí? Al XR3i ya te lo he presentado, así que el próximo es el Focus ST170 de 2002. Es 20 años más joven, una brecha considerable explicada por el hecho de que los Escorts MkIV y MkV (1986-1997) fueron impactantes. Le daré un pase al Escort Cossie

Dudo que los Focus hubieran sido tan buenos para conducir si los Escorts posteriores no hubieran sido tan malos. El ST170 era Ford demostrando su valía. Usó una versión sintonizada del 2.0 Duratec que entregaba 170 CV y giraba a 7.250 rpm. Esta unidad con 164.000 km le costó a su propietario cerca de 854 euros… Dependiendo de a quien creas, el XR3i vale entre tres y 10 veces más. 

El ST 2006 todavía está en una trayectoria descendente. Cuesta casi lo mismo que el XR3i, pero va por el camino equivocado. Este tres puertas tiene 40.000 km, lleva el kit Mountune y un motor de 2.5 litros con cinco cilindros turbo que ofrece entre 228 y 269 CV. Más un cambio manual y asientos Recaro. 

 

Prueba Ford Focus ST ancestros

 

Luego está el nuevo, que ha perdido un cilindro, está disponible como un cinco puertas y la mayoría de las actualizaciones vienen con la versión ST-Line del modelo estándar. Es un ST menos alcista, porque aunque tiene un diferencial de deslizamiento limitada, suspensión adaptativa y un paquete de rendimiento opcional con modo Track (con Launch Control, Rev-matching…), es más bien un compacto deportivo alineado más con el VW Golf GTI que con el Honda Civic Type R. El único motivo por el que la gente le está prestando atención es por el color en el que está pintado: azul Gendarme. Aun así, merece la pena.  

Bien, aquí está nuestro cuarteto, enfrentándose al desafío del Galibier con diversos grados de entusiasmo. Después de una pausa refrescante, el XR3i está listo para un asalto final en la cumbre. A diferencia de su conductor (que había dejado un coche negro con las ventanas cerradas durante una hora), no se quema espontáneamente tan pronto como se pone en marcha y felizmente se embarca para abordar los últimos kilómetros. Está lo suficientemente envejecido lo suficiente como para querer tratarlo con cortesía y ya ha demostrado ser infalible. 

Más allá de eso, e incluso teniendo en cuenta el paso del tiempo, no es exactamente deportivo. Puedo entender ahora los informes que dicen que no se sentía tan calibrado como un Golf GTI MkII. Pero el motor acelera de forma limpia y suave, insinuando que todo estaría bien incluso si te animas a explorar la barrera de las 6.500 rpm. Es nervioso, aunque no dice demasiado en términos de velocidad. Pero, ¿quién quiere más velocidad cuando las barreras están ausentes y la dirección gira más que el timón de un galeón? 

 

Prueba Ford Focus ST ancestros

 

Subamos al nuevo Ford Focus ST. Lo he conducido desde Niza esta mañana, un viaje por autovía de 442 km en el que ha demostrado que puede apañárselas con el calor, con consumos de 6,36 litros a los 100 km, sonar bien en túneles, ser súper estable y conducir con destreza silenciosa y absorbente.  Hay un botón en el volante que ataja directamente al modo Sport, cambiando los mapas de dirección, sonido, suspensión, diferencial, tracción y motor. No puedes ajustar ninguna de estas cosas de forma independiente, lo que me irrita por una sola razón: las revoluciones. Me gusta el juego de talones y pies, pero el coche insiste en acelerar los cambios antes de lo que desearías. Y es justo, lo hace mejor. Creo que el espacio entre pedales está mal… 

El Col du Galibier es uno de mis pases favoritos, no por su historia en el Tour de Francia, ni siquiera por el espectacular paisaje… sino por la gran variedad de curvas. Sube hacia el Valloire a través de rectas, lanza una secuencia técnica para la tercera marcha, gana altitud alrededor de algunas horquillas y finalmente, afrontas un pinball final hacia la cumbre. Pero ninguna de estas pruebas supera al Focus ST. Se siente más afinado que un Golf GTI, lo que esperaba, pero tiene mejor amortiguación y control de la carrocería que un Focus RS de última generación. 

Ford afirma también que tiene una mejor potencia de frenado que el RS y un mayor rendimiento en rango medio, incluso aunque el motor de 2.3 litros necesita 3.000 rpm antes de coger impulso. Su compostura también impresiona: el nuevo ST se siente más bajo, más ancho, sin inclinaciones. Es preciso. Sin duda, hay algo de ADN del Fiesta ST en su agilidad. La dirección es rápida (necesita menos de la mitad de radio de giro que el XR3i) y el diferencial es brillante. 

 

Prueba Ford Focus ST ancestros

 

Ninguno de sus ancestros puede seguirle el ritmo. Pero como siempre, la velocidad no es la medida correcta. La diversión es lo que cuenta. Tiempo para el Focus ST170 y su dirección. Suave, bien orientada y con una respuesta encantadora, es lo mejor de todo el coche. Evidencia de que aunque la configuración eléctrica del nuevo Focus ST sea buena, aquí hay un sistema hidráulico de 17 años. La suspensión trasera es buena también, brinda control y agilidad, pero aquí se ve socavada por la amortiguación cansada.

Tampoco estoy seguro de que la segunda marcha esté donde debe estar. La palanca no vuelve a encajar en su muesca, sino que se estaciona en la entrada, y ¿este motor siempre fue tan basto por encima de las 5,000 rpm? El par es escaso, por lo que la ventana operativa tiene aproximadamente 1,000 rpm de margen. Pero hay un claro linaje hacia el nuevo coche que no hubiera esperado. 

El ST de 2006 destaca por su motor. En este cinco cilindros, 5cyl, el par explota a 2.000 rpm, un rango medio contundente, desenfrenado, con un chasis que lucha por mantenerlo tapado. Nunca tuve miedo de los bordes en el ST170. Ahora sí. Aunque no es tan talentoso como el de su predecesor, con más movimiento en las curvas, este ST, ahora de 13 años, sabe cómo pasar un buen rato.

 

Prueba Ford Focus ST ancestros

 

Es el payaso de la clase, la barra del bar, la cerveza y el cigarrillo en la mano: la actitud despreocupada. Es gárrulo y entretenido, ¿y qué pasa si la sofisticación es escasa? Asientos grandes y profundos, acolchados y un corazón generoso. Deja entrever donde se dejó espacio para una versión RS.

Ford ya no vende el Focus en América. Entonces ¿cómo puede justificar la inversión necesaria para financiar un RS, y mucho menos uno con tracción integral, modo Drift y todo eso? Este nuevo Ford Focus ST está a medio camino de ser un RS, pero también un convincente rival del Golf GTI. Si va a haber un nuevo RS, seguro que será más duro, más afilado… más parecido a un RenaultSport Mégane Trophy-R y probablemente solo con tracción delantera. 

 

Prueba Ford Focus ST ancestros

 

Hicimos este reportaje cuando el Galibier estaba tranquilo, después de que los ciclistas, turismos, clubes de coches y motocicletas descendieran en busca de cerveza y pizza y nuevamente antes de que volvieran a emerger a la mañana siguiente. Lo tuvimos durante varias horas para nosotros solos y eso es especial. Al amanecer, los cuatro estaban estacionados orgullosamente entre Los Alpes. Trato de pensar en otro coche que hubiera preferido conducir hasta aquí. Solo se me ocurre un Alpine A110 con decoración Elf. 

Cuando terminamos unas horas más tarde, y sin ninguna razón en particular, regreso al XR3i para conducir hasta el transportador estacionado en una zona de servicio en una autopista. Estoy siguiendo el nuevo ST. Se le ve ordenado, limpio, tenso, llevando la velocidad sin esfuerzo. Mientras tanto, en el Escort, la carrocería baila, el motor golpea, las axilas gotean y los frenos se encienden. Puedo olerlos a través de las ventanas abiertas. Cuesta arriba, fue estresante; cuesta abajo, es... hilarante. Se siente entusiasta, ansioso, deportivo. Lo doy todo durante todo el tiempo y la temperatura del agua permanece estática, con el medio tanque de combustible restante en el interior. Naturalmente, es la mejor unidad que tengo.

Adelanto no solo al desconcertado nuevo Ford Focus ST, sino también a todos los demás, así que llegamos en orden de edad. Ahora, el XR3i se siente como un primer esfuerzo apropiado y el único otro Ford deportivo aquí, además del nuevo modelo, que lleva el equilibrio correcto entre potencia y agarre. Un clásico ahora, sin embargo. En 37 años, podríamos estar diciendo lo mismo del nuevo ST.

Y además