¡Toma hallazgo! Descubren un Aston Martin DBS abandonado desde 1986

¿Quién no ha soñado alguna vez con encontrar un Aston Martin abandonado en un trastero? Alguien de la pequeña y fiscalmente favorable isla de Jersey ha tenido esa enorme suerte.

No me imagino la cara que se me quedaría al encontrar un Aston Martin DBS en un trastero, completamente abandonado durante al menos tres décadas. Tiene que ser mezcla de pena y de alegría: el coche es una pasada, pero pobre, su estado deja mucho que desear. No me extraña, a ver quién es el majo que aguanta 30 años sin mimos en un estado aceptable.

La historia de este Aston Martin DBS (no, nada tiene que ver con el Aston Martin DBS moderno, aquí puedes revisar la historia de los Aston Martin DB) comienza el 5 de noviembre de 1968, día en el que se entrega a su afortunado propietario en Surrey, Reino Unido. El primer comprador fue generoso en cuanto a extras: dotó a este Aston Martin de dirección asistida, aire acondicionado o una radio Motorola. Lujos poco vistos en aquellos tiempos.

No te lo pierdas: ¡Ya hemos probado el nuevo Aston Martin DB11!

En abril de 1970, dos años después de comprarlo, decidió venderlo al Sr. Pasqua, residente en la Isla de Jersey, la mayor isla británica en el Canal de la Mancha y muy de actualidad estos días por tratarse de un ‘paraíso fiscal’. El coche fue usado en esta isla de 15 km de largo por ocho de ancho hasta el año 1986, cuando este bonito ejemplar fue almacenado en un trastero.

Aston Martin DBS abandonado

30 años más tarde ha sido encontrado luciendo todavía su combinación de colores original. Pintado en gris Mink Bronze y tapizado en cuero Rojo Connolly, este polvoriento Aston Martin necesitará muchos mimos para que vuelva a lucir su aspecto original. Sin duda, no se trata de uno de esos clásicos extremadamente valorados, aún así, a buen seguro valdrá la pena gastarse unas buenas Libras en dejarlo en su estado original. Viendo las fotos de la galería, su estado no parece demasiado lamentable, eso sí, la limpieza general durará días.

En su haber, cuenta con 49.189 kilómetros, por lo que su motor original, un seis cilindros de cuatro litros asociado a una caja de cambios Borg-Warner automática, pueda aguantar todavía varias decenas de miles de kilómetros más. Veremos finamente qué decide hacer su nuevo propietario, este Aston Martin DBS de 1968 será uno de los protagonistas de los coches subastados durante el mes de mayo, ya que la casa Silverstone Auctions lo pondrá bajo el martillo el próximo 20 de mayo. ¿Su precio estimado? Podría superar los 75.000 euros.

Lecturas recomendadas