Pasar al contenido principal

5 'one-off' flipantes que (casi) no conoce ni 'el Tato'

Sacamos del ostracismo a estos concept cars que merecen todo nuestro reconocimiento

Imagen de perfil de Javier Prieto
5 'one off' olvidados

Te invitamos a conocer la historia de cinco 'one-off' flipantes que (casi) no los conoce ni el Tato. Se trata de modelos espectaculares que por uno u otro motivo permanecen en la oscuridad para el gran público. Cuando contemples su belleza y exclusividad, te preguntarás cómo es esto posible. La lista de calimeros está compuesta por el Cadillac Cien Concept, BMW Gran Coupe Pininfarina Lusso, Ford GT90, Rolls-Royce Hyperion y Mercedes GWA 300 SLC. Arrancamos.

 

Cadillac Cien Concept

A pesar de su apellido con el que parecieron jugar al despiste, de este hiperdeportivo no se construyeron un centenar de unidades. Con una tuvieron suficiente... desgraciadamente. Nació en 2002 para conmemorar el siglo de vida de la marca de Detroit. (Ad)mirando su espectacular silueta, no comprendemos por qué forma parte del club de los prototipos desconocidos. Algo similar ocurre con sus prestaciones, que le permitirían competir con un Ferrari Enzo o un Lamborghini Diablo, por ejemplo. ¡Qué maquinón!

 

 

Bajo el capó de la bestia late un musculoso V12 con 7,5 litros y 750 purasangre de General Motors, el cual puedes apreciar a través de un cristal posterior. Lástima que esta joya, basada en el diseño del caza de combate F-22, esté encerrada en el museo del fabricante estadounidense.

 

BMW Gran Coupe Pininfarina Lusso

Concebido como la máxima expresión de la opulencia, el BMW Gran Coupe Pininfarina Lusso dejó boquiabierto al pijísimo público del Concorso d'Eleganza Villa d'Este 2013, a orillas del Lago Como (Italia). El trasatlántico alemán, cuyas dimensiones son mayores que las del M6, nació para hacer sombra al Rolls Wraith. En cuanto a la calidad de los acabados estaría muy cerca del vehículo inglés.

 


Así lo demuestra su interior donde destacan todos los materiales nobles que te puedas imaginar... y los que no. Entre ellos, inserciones de madera de kauri (tonalidades rojo, marrón y dorado, dependiendo de la incidencia de la luz), techo interior recubierto de lana y cuero marrón en los asientos -look muy ochentero. En el apartado mecánico dispondría de un 12 cilindros. ¿Cómo es posible que esta maravilla constituya uno de los 'one-off' olvidados? 

 

Ford GT90

Continuando con los 5 prototipos desconocidos nos topamos con otra maravilla americana. El Ford GT90 nació para tributar un merecidísimo homenaje al mítico GT40... y vaya si lo consiguieron. Inspirado en los trazos de los aviones, algo evidente en la cabina de cristal laminado, la carrocería está construida con aluminio, fibra de carbono y recubrimientos cerámicos. 

 

 

El bloque encargado de dar vidilla a la fiera es un propulsor de 12 cilindros que desarrolla, por medio de ¡4 turbos! Garrett, 720 caballos de carreras. Si se hubieran decidido a fabricarlo, habría marcado una nueva era en la industria de los superdeportivos.

 

Rolls Hyperion


Continuamos con la lista de los cinco one-off olvidados con un caso muy personal y peculiar. Creado por el capricho de un millonetis británico llamado Roland Hall, el Rolls-Royce Hyperion se inspiró en las líneas treinteañeras del Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé. Se presentó en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach (California) en 2008. Y allí las expresiones faciales de los asistentes fueron de ni fu ni fa. El esplendoroso cabrio, con un capó más largo que un lunes en el trabajo, luce la firma de Pininfarina en su carrocería. Pero, eso no fue suficiente.

 

 

Feo, lo que se dice feo, no es. Pero no parece un Rolls. Ese puede que sea el problema. Monta un V12 de 460 caballos, asociado a una transmisión de seis velocidades. Pues parece ser que ni al propietario le convenció mucho porque lo puso a la venta... con poco éxito. Primero pedía por él 4,5 millonazos de euros y como el teléfono no sonaba lo bajó hasta los tres. Desconocemos si finalmente ha podido deshacerse del juguete o acabará regalándolo. 

 

Mercedes GWA 300 SLC

Como postre de los 'one-off' flipantes que (casi) no los conoce ni el Tato, te servimos un plato muuuuuy especial. Se trata del Mercedes GWA 300 SLC que fue desarrollado por una empresa yanqui (Gullwing America) para satisfacer los opulentos deseos de un adinerado y caprichoso cliente. No tiene mal gusto el colega. 

 

 

Su carrocería, construida en aluminio, se basó en el Merche 300SC de 1955. Mejor que describírtelo, echa un ojo a las imágenes. Pues, con esta obra de arte rodante, única en el mundo, despedimos el post de los concept-cars menos conocidos. Esperamos que te haya molado.

Foto principal: YouTube.

 

 

Lecturas recomendadas