Pasar al contenido principal

Estas tecnologías del Focus ST provienen de grandes deportivos

Para que luego digan que las generalistas ya no hacen coches potentes.

Ford Focus ST 2019 frontal

Uno de los pocos modelos que llegarán próximamente y que promete infinitos ratos de risas y diversión es el Ford Focus ST 2019. Si algo nos ha dejado claro Ford durante los últimos años es que eso de poner a punto coches deportivos se les da bastante bien. Y para qué vamos a engañarnos, con el nuevo Ford Focus ST 2019 tenemos las expectativas muy altas después de ver lo bien que lo han hecho con la versión más potente de su hermano pequeño. Además, ¿sabes que esta versión del Ford Focus en la generación actual incorporará algunas tecnologías heredadas de grandes deportivos? Pues mira, son estas.

Ford Focus ST 2019: cargado de tecnología

Las tecnologías que integrará el Focus ST 2019 son bastantes. Para empezar, el turbocompresor será de doble entrada. ¿Y qué demonios significa eso? (te preguntarás). Pues te voy a explicar la consecuencia de forma muy simple, que es lo que interesa de verdad: más par motor. Si con su 2.3 EcoBoost de 280 CV ya irás bien servido, con el par motor máximo de 420 Nm sentirás cómo tu espalda se pega al asiento como una lapa en cuanto no trates el acelerador con el suficiente cariño. Para comparar, el León Cupra de 300 CV (ahora 290) tiene 380 Nm de par motor máximo, y ya empuja de escándalo.

Además, incorpora un sistema anti-lag para evitar el retraso en la entrega de potencia entre que pisas el pedal derecho y esta llega al asfalto. Su función es mantener el acelerador abierto hasta tres segundos después de que dejas de pisarlo para mantener la velocidad de la rueda del compresor. Al mantener a este último en tensión, en cuanto vuelves a darle caña la respuesta no se hace esperar.

Ford Focus ST 2019

Por otro lado, la caja de cambios manual añade una tecnología llamada flat-shift, que se encarga de mejorar la respuesta del turbocompresor. A su vez, el paso por curva será de los mejores de su categoría gracias a la instalación del primer diferencial electrónico de deslizamiento limitado de Ford para un coche con tracción delantera. Tranquilo, que aquí viene la traducción: mayor agilidad gracias a menos pérdidas de tracción y olvidarte (casi) por completo de los subvirajes.

Así como varios modos de conducción, el Ford Focus ST de cinco puertas cuenta con la tecnología de control de amortiguación continuo. Con ella se asegura el chequeo de varios puntos, como el chasis, la dirección, la suspensión o los frenos cada dos milisegundos. Lo que se consigue con esto es adaptar la respuesta de la amortiguación a estos componentes de forma ininterrumpida. No nos podemos olvidar tampoco del equipo de frenos, más potentes que en la generación anterior y formado por unos discos delanteros de 330 mm y pinzas de dos pistones.

De todas formas, el verdadero juguete del Ford Focus ST 2019 está debajo del capó. O al menos así es como convencerán al grueso de los compradores de este coche. La versión de gasolina equipa un motor 2.3 EcoBoost de 280 CV, mientras que también lo habrá diésel, pero con un propulsor 2.0 EcoBlue de 190 CV. En otoño llega a España, ¿podrás esperar?

Y además