Pasar al contenido principal

Un Porsche 917K de carreras circula ma-tri-cu-la-do por Mónaco

Nos tuvimos que frotar los ojos para creer lo que estábamos viendo... o soñando.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Porsche 917K en Mónaco

Ya se sabe que las pijísimas calles del Principado, sede del  GP de Mónaco de F1, son un edén para los petrolhead como tú. Allí te puedes encontrar a Nico Rosberg con su Mercedes 300 SL 'Alas de gaviota' o probando el McLaren P1 de Mika Hakkinen. Y si tienes suerte, incluso tropezarte con los coches de Lewis Hamilton. Vale, hasta ahí todo (más o menos) normal.

 

Porsche 917K en ¡Mónaco!

 

Pero, ¿ver un Porsche 917K ma-tri-cu-la-do en Mónaco? Se trata del icónico modelo que conquistó la primera de las 19 victorias de Porsche en las 24 Horas de Le Mans. Pues sí, en la tierra de los Grimaldi cualquier sueño automovilístico es posible. Podemos dar fe de ello. Y si no nos crees, mira las fotos que te ofrecemos. Vamos con la increíble historia del Porsche 917K (chasis nº 917- 037) homologado para transitar por cualquier carretera y vía urbana en Mónaco.

 

Un Porsche 917K en Mónaco

 

Todo partió del sueño de Claudio Roddaro, un piloto aficionado (muuuuuu caprichoso) que reside en Mónaco. Al colega se le metió en la cabeza que quería ir al curro con su 917K. Y se puso manos a la obra, aunque no lo tuvo nada fácil.

Para conseguirlo tuvo que explicar que ya existían un par de precedentes idénticos en el mundo. En concreto, presentó el caso del 917K del Conde Rossi. Este multimillonario y dueño de la bebida Martini, matriculó ese mismo modelo en 1974 en Alabama (Estados Unidos). 

 

Porsche 917K rueda por Mónaco

 

Y gracias a la iniciativa del Sr. Rossi, Claudio obtuvo la luz verde de las autoridades monegascas. Tras varios meses de papeleos y gestiones consiguió la certificación (matrícula) que le habilitaba para transitar por las vías públicas del Principado.

Recuerda que allí se rigen por una legislación en la materia distinta a la que tiene en la Unión Europea. Es decir, que van a su bola. Precisamente esta particularidad leguleya y administrativa es la que le ha permitido rodar con un Porsche 917K por Mónaco.

 

Los polis lo flipan con el Porsche 917K en Mónaco

 

 

Por cierto, el Porsche 917K de Claudio Roddaro no ha participado nunca en ninguna competición, aunque se diseñó, como el resto de sus hermanos, para ello. Por tanto, la práctica totalidad de los componentes son originales.

El toque personal lo ha puesto el amigo Claudio incorporando una preciosa decoración. Las sensaciones al conducir un misil con un V12 de 4.9 litros, 600 caballos y 600 kilos, deben resultar acongojantes. ¿No crees?

 

Brunch a lo Porsche 917K en Mónaco

 

A ver, sabemos que no es práctico meterse con una bestia que alcanza los 400 km/h en Le Sarthe por las estrechas calles y carreteras del pequeño país-estado. Pero, ¿a quién no le gustaría probar el Porsche 917K de Mónaco?  

Fotos: Porsche. 

Lecturas recomendadas