Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Citroën SM

¡Un adelantado a sus tiempos!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Citroën SM

En los años setenta vio la luz un modelo que revolucionaría el diseño de los coches franceses de la época. Se llamaba Citroën SM y fue tan especial que obtuvo la tercera posición en el concurso de ‘Coche del Año’ en Europa en 1971. ¡Una auténtica vieja gloria! Este coupé de alto rendimiento, producido entre 1970 y 1975, comenzó como un proyecto en el año 1961 que pretendía ser la variante deportiva del revolucionario Citroën DS. Con el ‘Project S’ la idea era crear una variante Gran Turismo que combinara la sofisticada suspensión de Citroën con el motor V6 de Maserati (de ahí sus siglas SM - Sport Maserati). 

No te pierdas: Citroën subastará parte de su colección privada. ¡Corre!

Y lo logró: de hecho, el Citroën SM se presentó en el Salón de Ginebra de 1970 y salió al mercado en Francia en septiembre de ese mismo año. Por quel entonces, todas las versiones tenían el volante a la izquierda aunque alguna unidad se fabricó con el volante a la derecha para Reino Unido.

Fue tan innovador este GT de Citroën -con ese espíritu atrevido que Citroën sigue manteniendo a fecha de hoy- que era capaz de competir con fabricantes de la talla de Jaguar, Lotus y Porsche. Con él, Citroën no solo demostraba que era capaz de ofrecer potencia y rendimiento en un tracción delantera, sino también que podían ofrecer algo diferente para la época, con características únicas como la dirección asistida variable en función de la velocidad o los frenos de disco en sus cuatro ruedas.

 

 

Además, el Citroën SM era inusualmente aerodinámico para la época, con una carga aerodinámica muy baja. De hecho, algunos periodistas europeos de la época afirmaban que se podía viajar durante horas a 200 km/h sin renunciar al confort. ¡En 1970 fue el coche de tracción delantera más rápido del mundo!

El motor V6 de 2.7 litros a 90 grados del Citroën SM ofrecía 170 CV y esto le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, con una velocidad máxima de 220 km/h. Sin embargo, tanta tecnología le terminó por pasar factura: las averías se convirtieron en algo común para este coupé.

Su producción acabó en 1975, aunque el Citroën SM sigue siendo un coche memorable. Fue vanguardista y llegó a tener hasta versión berlina, llamada Citroën SM Opera, y cabrio, el Citroën SM MyLord, pero la crisis del petróleo no ayudó a mantenerlo en el mercado.     
 

Lecturas recomendadas