Pasar al contenido principal

Audi ya prepara un rival directo del Tesla Model 3. ¡Al loro!

Debería llegar en 2020 como muy tarde.

El rival de Audi para el Tesla Model 3 ya está en la cabeza de los ingenieros y directivos de la marca de los aros. Es más, probablemente ya esté muy bien definida buena parte de su estrategia para plantar cara al sedán eléctrico con el que la marca de Elon Musk quiere popularizar el vehículo eléctrico. Sin duda, los próximos años van a suponer una autentica revolución en cuanto a este tipo de vehículos libres de emisiones, con la llegada del primer Audi eléctrico de la historia, el Audi e-tron Quattro, a lo largo del año que viene, seguido de la posible llegada del Audi e-tron Sportback.

Te interesa: ¡empieza la producción del Tesla Model 3!

Y es que las marcas tradicionales no quieren que una marca completamente nueva entre como ‘Pedro por su casa’ y les pueda comer terreno de una manera tan descarada, incluso los mercados europeos. Tesla ha conseguido triunfar en un complicado terreno de juego, ofreciendo tecnología y calidad: hoy no tiene rival, pero seguro que esto va a terminar muy pronto: el rival de Audi del Tesla Model 3 será una berlina de tamaño compacto, algo más grande que el Audi A3 con carrocería sedán, y estará asentado en la nueva plataforma MEB del Grupo Volkswagen, la misma sobre la que se asienta el Volkswagen I.D. Concept y sobre la cual girarán buena parte de los vehículos eléctricos del grupo en los próximos años.

 

 

Entrar en detalles todavía es algo atrevido, pero parece bastante probable que la potencia máxima del conjunto eléctrico rondará los 300 CV, aunque es de esperar que pueda haber varios rangos de potencia, con versiones más accesibles. Eso sí, en un coche eléctrico la potencia pasa a un segundo plano en favor de la autonomía: se espera que pueda rozar los 500 km, al menos en las versiones con las baterías de mayor capacidad. 

¿Su precio? ¿Será rentable? La tecnología eléctrica todavía es cara y es de esperar que este sedán eléctrico de Audi no vaya a ser extraordinariamente barato: se espera que pueda rondar los 50.000 euros. No obstante, cuando todavía no tenemos ningún dato oficial es algo atrevido empezar a hablar de precios. Lo que parece evidente es que la revolución eléctrica está a la vuelta de la esquina y también parece claro que las marcas premium tradicionales no se van a quedar con los brazos cruzados mientras Tesla sigue comiéndose buena parte de los vehículos eléctricos de gama alta. ¡Qué empiece la guerra!

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear