Cuarentones en el Museo Porsche; llegan los transaxle

¿Deportivo ideal o perversión? Los modelos transaxle cumplen 40 años y el Museo Porsche rinde homenaje a este hito en su historia con 23 de sus representantes.

El Museo Porsche se llena de cuarentones con una configuración peculiar: motor en la parte delantera, transmisión en el eje trasero. Sí, amigos, estamos hablando de los modelos transaxle, que en 1976 vieron la luz encarnados en su primer representante, el Porsche 924.

Tras él llegarían los 928, 944 y 968. La marca produjo estos deportivos, muy alejados de lo establecido por el 911, hasta 1995. Y 23 de ellos van a estar en estas instalaciones de la compañía alemana encuadrados en la exposición especial “La era transaxle”. No se han comido mucho la cabeza para encontrar el nombre, cierto, pero sí se han currado la recolección de estas unidades: más de la mitad se exhiben por primera vez en el museo.

¿Por qué son tan importantes los Porsche transaxle? Básicamente, combinaban con mucha solvencia la versatilidad para un uso diario y la deportividad. Y también trajeron muchas alegrías económicas a la marca en aquella época…

¿Qué vas a ver en el Museo Porsche?

Si desplazarte hasta Stuttgart para echar un vistazo a 23 coches no te motiva (¿estás loco? ¡Son Porsche, por lo que más quieras!), debes saber que el 22 de mayo, la entrada es gratuita, al celebrarse el Día Internacional del Museo. Y lo mejor: hay muchas sorpresas en esta exposición. Te las contamos…

Porsche 924: en la muestra se incluyen diferentes derivados de este vehículo; inicialmente, fueron empleados como modelo básico. Por ejemplo, está el 924 Turbo Targa de 1979, que nunca llegó a producirse, pero influyó en el desarrollo del 944 Cabriolet.

Porsche 928: se desveló en el Salón de Ginebra de 1977 y fue un intento para reemplazar el 911. Llegó a crearse un 928 S4 Cabriolet que sólo existe como concept… y que también está en la exhibición.

Otros Porsche con motor de 4 cilindros

Porsche 944: apareció en 1981 y contaba con un motor –basado en el que había bajo el capó del 928- de 4 cilindros y 163 CV. Se vendió mejor que ningún modelo de la marca hasta la fecha. Para los amantes de las frikadas están el concept Cabriolet de 1985, pintado en Rosa Flamingo (has leído bien), y el proyecto Luna, empleado para una prueba de resistencia. Con él, Gerhard Plattner viajó en 1987 desde Norteamérica a Europa y después a Asia para cubrir 384.405 km. La distancia de la Tierra a la Luna, exacto. Tardó 258 días.

Porsche 968: marca el final de la era transaxle. Su propulsor, un 3.0 con 240 CV, es uno de los atmosféricos de cuatro cilindros con más par del mundo. Hay un roadster concept de este modelo; su proyecto se retiró para dar paso al Boxster.

No te pierdas...

A la venta el único Porsche 959 cabrio de la historia.

Un exclusivo Porsche 911 GT1 Evolution de 1997, a subasta.

Dos Porsche 911 de Singer salen a la luz. Los quieres.

Lecturas recomendadas