Pasar al contenido principal

25 años del increíble récord de Senna en el GP de Mónaco 1993

Aquel día el brasileño agrandó aún más su leyenda al batir el recórd de 5 triunfos de Graham Hill en el Principado.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Mónaco 1993: Sexta victoria de Senna en Montecarlo

Hoy se cumplen 25 años de la victoria de Ayrton Senna en el GP de Mónaco F1 1993. Aquel histórico 23 de mayo, el brasileño batió el récord de cinco triunfos en el Circuito de Montecarlo, que ostentaba Graham Hill desde 1969. Fue su último éxito en el Principado.

Ayrton Senna, el dios de la F1 

Increíblemente, Alain Prost y Ayrton Senna llegaron a la sexta cita de la temporada, el GP Mónaco F1 1993, separados por tan solo dos puntos. De hecho, estaban empatados en el número de veces que se habían subido a lo más alto del podio, dos cada uno.

 

 

El paulista se encontraba con la moral por las nubes y en un gran estado de forma. No en vano había triunfado -contra todo pronóstico- en el GP Brasil 1993 y en el mítico GP de Europa 1993, donde marcó una primera vuelta memorable en Donington Park.

No te pierdas: Cómo ver el GP Mónaco F1 2018 gratis

Por el contrario, el francés no había sabido sacar -suficiente- ventaja de la superioridad del Williams FW15C. Su motor Renault V10 rendía unos 50 caballos más que el propulsor V8 Ford del McLaren MP4/8A de Ayrton Senna. Eso por no hablar de las innovaciones tecnológicas del coche de Prost, el mejor de la parrilla. 

Pues a pesar de estas limitaciones técnicas y factores adversos, el tricampeón del mundo (1988, 1990, 1991) fue tercero en la crono del GP de Mónaco F1 1993. Solo Prost y Michael Schumacher, con el Benetton-Ford B193, le superaron.

 

 

No te pierdas: Cómo ver la Fórmula 1 gratis

Así se llegó a la carrera del GP Mónaco F1 1993. Prost arrancó unos instantes antes de la señal de salida, por lo que recibió una sanción de 10 segundos. Al pasar por boxes, el galo, algo torpón, caló el coche. Los mecánicos lograron arrancarlo, pero tras perder un tiempo precioso y las opciones de victoria.

Entonces Schumacher tomó el testigo en la cabeza hasta que su mecánica dijo basta. A partir de ese instante, Ayrton Senna voló hacia la leyenda, sumando su octavo podio y quinto triunfo consecutivo en Montecarlo, el 39º y antepenúltimo de su vida.

Solo el arrojo y la maestría del brasileño le permitieron brillar con una mecánica sensiblemente inferior al resto de rivales. Por cierto, Damon Hill, al volante del otro Williams FW15C, terminó segundo a casi un minuto de Ayrton Senna. 

 

 

Imagen principal: Instituto Ayrton Senna y Karpouzi

 

Lecturas recomendadas