Este es el nuevo monoplaza de Jaguar: no es verde pero es eléctrico

Y su principal función es hacer de laboratorio para desarrollar la más puntera tecnología.

Evidentemente, Jaguar también quiere ganar en la Fórmula E, pero tras asistir a la rueda de prensa de presentación del Jaguar I-Type 1, sí, ese es su nombre, queda claro que la marca aprovechará su participación en la Fórmula E para desarrollar tecnología eléctrica que en los próximos años irá implementando en sus vehículos de calle. No parece una mala jugada.

No te lo pierdas: así es el nuevo alerón de la Fórmula E

De esta manera, Jaguar mata dos pájaros de un tiro: por un lado vuelve al mundo de la competición, en la más limpia y respetuosa con el medio ambiente, aunque a día de hoy todavía no tiene una presencia mediática en la sociedad importante. La Fórmula E, con el protagonismo de marcas de primer nivel como Audi, Renault o la propia Jaguar, puede ir incrementando su popularidad entre los amantes del motorsport.

Por el otro lado, hay que reconocer que Jaguar anda un poco escasa en lo que a tecnología eléctrica se refiere. Mientras sus principales rivales, muchos de ellos alemanes, ya cuentan con varios vehículos híbridos o eléctricos en sus gamas, la marca británica todavía no se ha decidido a lanzar ninguno al mercado. Esta tendencia debe cambiar desde ya y la Fórmula E, además de herramienta o laboratorio para probar esta tecnología, servirá también como herramienta de marketing para enlazar a jaguar con la tecnología eléctrica.

No te lo pierdas: ¿serán así los Fórmula E del futuro?

Este sentimiento fue protagonista en prácticamente todas las declaraciones de los involucrados en este proyecto, aunque probablemente, Nick Rogers, director ejecutivo de ingeniería del Grupo Jaguar Land Rover comentaba, fue el más claro: “en los próximos cinco años veremos más cambios que en los treinta anteriores. La Fórmula E nos permitirá probar y desarrollar tecnología avanzada en condiciones extremas. Aplicaremos todo el conocimiento que nos aporte en nuestros vehículos de calle. En Jaguar Land Rover empleamos a 9.000 ingenieros y a un completo equipo de trabajo para avanzar en la tecnología eléctrica”.

El Jaguar I-Type 1 es el primer prototipo creado para competir en la Fórmula E y sus características técnicas vienen marcadas por un reglamento notablemente rígido. El chasis es obra de Dallara, mientras que las baterías son obra de Williams. Jaguar se encarga del propulsor eléctrico con la colaboración de Williams como socio tecnológico. También deberán encargarse de la puesta a punto y de que todos los componentes funcionen a la perfección. Son los novatos, pero por ganas no será.

La potencia máxima del propulsor debe ser 200 kW, mientras que el peso no debe superar los 888 kg. Estas condiciones, iguales para todos los equipos, hacen que la Fórmula E sea una disciplina en la que los pilotos son protagonistas para poder rascar esa décima de segundo definitiva. Jaguar ha optado por la experiencia del piloto norirlandés Adam Carroll y el talento y futuro del neozelandés Mitch Evans. Como piloto de pruebas y reserva se ha elegido al chino Ho-Pin Tung.

Mitch Evans me comentaba: “La Fórmula E es una competición donde los pilotos somos protagonistas y donde hay una gran competitividad. Cualquier piloto te puede contar lo difícil que es encontrar el límite de un Fórmula E y poder ganar el tiempo extra respecto al resto. Algunos de los coches más irónicos de la historia han sido creados por Jaguar y estoy emocionado por poder formar parte del futuro de Jaguar y de su vuelta al motorsport”.

En la jornada de ayer también conocimos la participación de Panasonic en este proyecto gracias a una montaña de dinero bastante alta. No es la única, Lear Corporation también participará. Sin duda Jaguar tiene puestas muchas esperanzas en la Fórmula E y el negocio les puede salir redondo. Necesitan recuperar el tiempo a marchas forzadas y por lo menos las patas de la mesa ya están puestas. 

Lecturas recomendadas