Pasar al contenido principal

La historia detrás de la primera ducha de champán en un podio

El día en el que Dan Gurney inventó uno de los iconos más famosos del automovilismo.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Dan Gurney - primera ducha de champán en competición

No hay mejor forma de empezar a hablar de la historia detrás de la primera ducha de champán en un podio: “Dan fue una gran parte en esa victoria y me alegro de haber estado en su equipo. El roció a Henry Ford II de arriba a abajo con champán y le dije ‘amigo, estás mojando al jefe’”.  Estas son las palabras de A.J-Foyt, quien compartió el primer cajón del podio con Dan Gurney en las 24 Horas de Le Mans de 1967. 

No te pierdas: 10 curvas míticas de la Fórmula 1 actual

Dado que tenemos que lamentar la muerte de Dan Gurney, este es un buen y sentido homenaje, ya que entre sus muchas aportaciones, gracias a él seguimos presenciando uno de los mejores momentos de cualquier competición de motor: la ducha de champán en el podio para celebrar la victoria.

“Estábamos allí arriba celebrando, junto a todo el mundo, Michael Parkes de Ferrari y toda la gente de Ford”, explicaba Gurney el año pasado, cuando Ford remarcó el 50 aniversario de su victoria junto a Foyt.  “Henry II era una figura imponente y si le mirabas de manera equivocada, te encogías y tratabas de desaparecer. Estaba allí con su nueva novia, creo, en su luna de miel. Cuando empecé a rociarle, no estoy seguro de si le gustó o no… pero él se lo tomó bien y pasamos un rato maravilloso rociando champán, A-J y yo”, añadía.

 

 

Por su parte, Foyt explica que fue un acto totalmente espontáneo: “Dan estaba tan feliz como yo”. Y añade: “Ahora ves a los pilotos de Fórmula 1 haciendo lo mismo que hicimos hace 50 años. Fue solo una gran victoria, creo, para nosotros”. 

Dan Gurney y Foyt siguen siendo los únicos americanos (pilotos y coches) en las 24 Horas de Le Mans. Sin embargo, sus ocurrencias tras la bandera a cuadros permanecen muy presentes en el tiempo. Cuando la temporada de carreras comience de nuevo, y de nuevo el champán corra libre por el podio, una o más dedicatorias irán dedicadas a Dan. No cabe duda… 

Lecturas recomendadas