Pasar al contenido principal

El 'impúdico' Lamborghini Marzal rueda 51 años después en Mónaco

¿Sabes por qué lo prohibió el dueño de la marca, Ferruccio Lamborghini?

Imagen de perfil de Javier Prieto
Lambo Marzal, strikes again

El Lamborghini Marzal vuelve a rodar 51 años después en Montecarlo. Te lo mostramos en un vídeo donde podrás disfrutar con uno de los coches más espectaculares y vanguardistas del siglo pasado.

¿Cuál fue el coche que prohibió Ferruccio Lamborghini?

Así las cosas, el prototipo de Lamborghini ha rugido de nuevo con motivo del GP de Mónaco de F1 Histórico, celebrado del 13 al 15 de mayo pasados. 

Hasta ahora, su primera y única aparición pública se produjo el 7 de mayo de 1967 antes de la carrera de Fórmula 1 en el Principado. Aquel día el soberano del país Rainiero III, en compañía de su esposa Grace Kelly, dieron la vuelta de honor a bordo del Lamborghini Marzal, instantes antes del comienzo de la prueba.

 

Rainiero y Grace Kelly en el Marzal antes del GP Mónaco F1 1967

         Foto: Lamborghini.com

 

Pues bien, medio siglo después el Príncipe Alberto II ha emulado a su padre poniéndose al volante del exclusivo pepino de Sant'Agata Bolognese. Y se ha dado un buen baño de masas, completando una vuelta al circuito de F1 monegasco. Se ve que a la dinastía Grimaldi les ha molado el juguetito. 

 

 

Y desde luego que la experiencia, a tenor por la cara de satisfacción que ha puesto el actual mandatario, no ha podido ser más gratificante. No es de extrañar porque subirse a un coche que solo había aparecido en público en una ocasión conducido por su progenitor y ante sus súbditos, ha debido resultar muy especial para D. Alberto Alejandro Luis Pedro Grimaldi.

 

Marzal en Mónaco 2018

         Foto: Lamborghini.com

 

Así es el Marzal, el coche prohibido 

El Lamborghini Marzal está considerado una obra de arte... futurista que se adelantó (demasiado) a su tiempo. De hecho, presentó soluciones jamás vistas hasta entonces. Estas llegaron de la fertilidad creativa del carrocero Nuccio Bertone. Se presentó en el Salón de Ginebra de 1967 donde fascinó a la mayoría. Nació -y murió- como un encargó personal de Feruccio Lamborghini, propietario de la marca automovilística que lleva su apellido.

 

El Lamborghini Marzal, el superdeportivo que se quedó en prototipo

         Foto: rmsothebys.com

El empresario transalpino quería construir un lujoso cohete de cuatro plazas que arrasara en el mercado. Recibido el encargo, a Marcello Gandino, colaborador de Bertone, se le fue un poco la mano con las transparencias del coche. Y es que en el Marzal destacan sus puertas acristaladas en alas de gaviota y el techo del mismo material, que conferían una gran luminosidad al habitáculo.

En el interior unos asientos en cuero plateado a lo nave espacial, daban el toque galáctico. En cuanto a su increíble silueta, ¡qué decirte! Estamos ante un ejercicio de estilismo único... para lo bueno y para lo malo.

 

 

Debajo del larguísimo capó, un V12 trasero en posición transversal de 6 cilindros, 1.965 cc y 175 caballos, asociado a una caja manual de cinco marchas. El Lamborghini Marzal alcanza una velocidad punta de 225 km/h y pasa de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos. Pero, ¿por qué no entró en la cadena de producción?

 

Motor del Lamborghini Marzal

         Foto: rmsothebys.com

 

Ferruccio Lamborghini consideró que se trataba de un vehículo muy obsceno. Adujo que desde el exterior del Marzal se podían disfrutar apreciar las piernas de las señoritas que estaban sentadas en el automóvil. Algo intolerable para los estrictos cánones morales del millonario. Y así fue cómo el Lamborghini Marzal se quedó en un concept-car... eterno. 

 

Foto portada: Lamborghini.com

 

 

 

 

 

 

 

 

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.

Y además