Pasar al contenido principal

Nos colamos en la Porsche Supercup: donde 'nace' la leyenda de Porsche

¿Quieres saber qué hay detrás de una de las competiciones más importantes para Porsche?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Porsche Supercup

Si amas la Fórmula 1, seguro que has oído hablar de la Porsche Supercup, pues desde 1993, esta competición acompaña a la categoría reina del automovilismo por los circuitos europeos (y alguno más de índole internacional). Pero no pienses que es un mero telonero, una carrera soporte para llenar el vacío que dejan los monoplazas cuando no están en pista durante los fines de semana de carreras. 

No te pierdas: ¿Marcó el Porsche 911 GT3 R Hybrid el futuro de Porsche?

La Supercup va mucho más allá. Sin embargo, para entender su función, primero hay que pensar en la relación tan especial que une a Porsche con el mundo de la competición. No solo porque por las venas del fundador de la compañía, Ferdinand Porsche, corriera esa sensación inexplicable que tenemos todos aquellos que disfrutamos con el mundo del automovilismo.

También porque sus vehículos de calle, y en especial el Porsche 911, siguen reflejando el espíritu de los coches de carreras, tanto en la pista como fuera de ella. De hecho, el protagonista de la Porsche Supercup no es otro que el Porsche 911 GT3 Cup, la variante de competición del Porsche 911 GT3 que puedes conducir por la calle. 

 

 

De hecho, incluso sale de la misma fábrica que el Porsche 911 homologado para carretera. Además, dado que más de 3.031 unidades del 911 GT3 se han producido sobre los modelos 996, 997 y 991 desde el año 1998, se convierte en el GT de carreras más vendido y de mayor producción del mundo. 

Ya lo decía Ferry Porsche: "el 911 es el único coche que puedes conducir en un safari africano, en Le Mans, para ir al teatro o entre el tráfico de Nueva York"; ¿acaso se te ocurre mejor representante para la copa monomarca de Porsche? No lo es. Y tampoco lo son sus cifras, incapaces de pasar desapercibidas.

Porque el 911 GT3 Cup aloja un motor bóxer de 4.0 litros y seis cilindros con inyección directa y aspiración natural que ofrece 480 CV; esto, para un peso de 1.200 kg, le convierte en un auténtico misil. No hay además ayudas electrónicas en él, así que los pilotos deben demostrar en todo momento que son capaces de domar a la bestia. O pagar los errores. Emoción en pista y un duelo único: "el hombre contra la máquina", o traducido: el auténtico espíritu de la competición.

 

Porsche Supercup en México

 

Y es que hoy en día, una no siempre puede decir que, en los minutos previos al comienzo de la carrera, cuando los pilotos de esas 32 máquinas de perfecta ingeniería -el número de participantes varía de una prueba a otra- revolucionan el motor, siente la vibración de los propulsores (literalmente) en el corazón. Y quizá sea una romántica, pero estas son cosas que, en la era de la electromovilidad, todavía se agradecen. 

 

¿Por qué si hablamos de la Porsche Supercup hablamos de leyenda?

Como te decía al comienzo de estas líneas, hace ya 26 años que esta competición se puso en marcha. Trazados urbanos como el de Mónaco -de hecho, los 911 GT3 Cup son los únicos GT que compiten en él- o curvas míticas como Eau Rouge han sido testigos de la evolución de la Porsche Supercup. Incluso el remoto circuito de Melbourne y las exóticas ciudades de Bahréin o Abu Dhabi han abierto sus brazos a la copa monomarca de Porsche en alguna ocasión. ¿Qué tendrá entonces?

 

Porsche Supercup Eau Rouge

 

Puede que la igualdad de condiciones de los pilotos en pista, donde todos compiten con la misma cantidad de combustible, el juego limpio y la emoción de ver bajo el mismo paraguas a pilotos profesionales con jóvenes talentos. Porque Porsche, a través de su programa Porsche Junior, tiende una mano a futuros talentos para que puedan demostrar que están hechos de otra pasta.

Y eso, en un mundo en el que estamos acostumbrados a ver comprar asientos para la temporada a golpe de talonario, es de agradecer. Pero sobre todo, lo que más satisface es comprobar que lejos de ser palabras que se lleva el viento, es real. De hecho, el francés Julien Andlauer, uno de los pilotos junior de la marca de Stuttgart en la temporada de este año, se convirtió en las pasadas 24 Horas de Le Mans en el piloto más joven en ganar en dicha carrera, a bordo del Porsche 911 RSR.

 

Julien Andlauer

Julien Andlauer

Otros pilotos como Earl Bamber, actual piloto de fábrica de Porsche Motorsport y también ganador en Le Mans, saborearon las mieles de la victoria en la Supercup antes de dar el salto a una de las categorías que más alegrías ha regalado a Porsche durante su trayectoria y en la carrera más dura del mundo. Y la lista sigue: Sven Müller, Nick Tandy... ¡Incluso el piloto nacional Álex Riberas estuvo involucrado -con buenos resultados- en la Porsche Supercup!

 

Earl Bamber Porsche Supercup

Earl Bamber, Hockenheim 2016

Todos ellos comenzaron con nada más que talento y la oportunidad les vino dada. Ellos la tomaron y haciendo uso de su don contribuyeron a aumentar la leyenda de Porsche. Y a fin de cuentas, ¿cómo empezó todo para Ferdinand? Pasión por el automóvil, trabajo duro y... un sueño hecho realidad. No se me ocurre mejor forma de reflejar la filosofía de una marca que vive por y para la competición. 

 

3 preguntas a Oliver Schwab, Project Manager de la Porsche Supercup

 

Porsche Supercup - Olivers Schwab

 

TopGear.es: ¿Por qué es tan importante la Porsche Supercup en los 70 años de historia de Porsche?

Oliver Schwab: La Supercup es uno de los elementos principales en el entorno de Porsche Motorsport. Cuando miras a los diferentes elementos, las diferentes categorías, desde la base hasta la cima, con los proyectos de LMP, te das cuenta de que está en el centro de todas ellas porque tiene la función de educar a los pilotos y convertirlos en profesionales, tanto para Porsche como para otros equipos de élite. 

TG: ¿Cuál es el objetivo fundamental de la Porsche Supercup?

OS: Pulir a los pilotos que vienen de otras categorías. Además, dado que normalmente tenemos muy poco tiempo en la pista, todos los participantes saben que desde que llegan al circuito tienes que rendir al máximo. Eso es bueno porque si en el futuro te enfrentas a las 24 Horas de Nürburgring, las 24 Horas de Le Mans, o en general, compites en el WEC, solo tienes tres o cuatro vueltas para marcar tu tiempo en la clasificación. Así que aquí lo que hacemos en simular esa presión. Si lo haces bien aquí y estás en el Top 3, o incluso en el Top 5, puedes conseguir un cockpit en Porsche, en BMW, Aston Martin... McLaren o ser parte de un equipo como Gulf Racing. 

TG: Ahora que Porsche ya no está presente en LMP1, ¿diría que Porsche presta mayor atención a programas como este?

OS: Por supuesto. Y es que si echas un vistazo a las categorías GT, verás que hay mucha competitividad allí, en GT-Am y GT-Pro. Nosotros siempre hemos prestado más atención a estos sectores pero ahora que Porsche no está activo en LMP1, el público está más pendiente también. Pero en realidad, los GT siempre han sido fundamentales para la actividad de Porsche en competición.

 

¿Sabías que...?

Las virtudes de la Porsche Supercup no han dejado indiferentes a personajes como Patrick Dempsey, Sébastien Loeb o a uno de nuestros compañeros de Top Gear UK, Chris Harris, que ha competido en la Porsche Supercup en Silverstone recientemente (con el dorsal 911). Todos ellos han formado parte de los 217 pilotos VIP que en alguna ocasión han participado en la copa monomarca. ¡Incluso Mika Häkkinen lo hizo en 1993 y ganó en Mónaco y Budapest! Una hazaña que ningún invitado VIP ha podido repetir... 

 

Mika Häkkinen Porsche Supercup

 

Fotos: Porsche

Lecturas recomendadas