Primer contacto: Ferrari California T Handling Speciale

Siempre que a un Ferrari se le pone en el nombre la palabra Speciale, algo bueno trae…

8 10

Nuestro veredicto

¿También es el caso del California?

Ferrari ha presentado el Ferrari California T Handling Speciale, efectivamente, una nueva versión para los que opinan que el Ferrari California T es demasiado ‘tranquilo’ para ser un Ferrari, por eso, para saciar a un mayor público, la marca italiana presenta el paquete ‘Handling Speciale’. No es otra cosa que una serie de mejoras que convierten al Ferrari más ‘modosito’ en un coche más efectivo y radical.

¿Cómo lo consiguen?

Antes de empezar esta prueba ya te comunico que el motor del Ferrari California T HS no ha sido modificado en absoluto. La potencia sigue siendo la misma: 560 CV provenientes del motor V8 sobrealimentado de 3,9 litros. Sí, el motor sigue intacto, pero los cambios son importantes en otros muchos elementos clave para conseguir un mayor placer de conducción.

Por ejemplo, la amortiguación magnética viene de serie, un elemento que elige el 70% de los compradores del California. Además, su tarado es ahora un 16% más firme en el eje delantero y un 19% en el trasero. ¿Qué más se puede tocar para tener una mayor sensación deportiva? El sonido. Ahora es más fuerte y contundente, perfecto para poner los pelos de punta a más de un afortunado copiloto.

Por último, el Ferrari California T Handling Speciale de esta prueba cuenta con un nuevo software en la caja de cambios, una última evolución que ya equipan el Ferrari 488 GTB y el Ferrari F12tdf: es un 30% más rápido en subida y un 40% en reducciones, además, los ingenieros han modificado el comportamiento del control de tracción para adecuarlo a las modificaciones de las suspensiones y para que la diferencia entre el modo Confort y el modo Sport del ‘Manettino’ sean más evidentes: ¡dos coches en uno!

Sobre el papel (pantalla) suena bien, pero: ¿se notan los cambios?

Ferrari nos ha dejado un importante reguero de números, pero creo que este ejemplo es bastante adecuado para entender la esencia del Ferrari California T HS. Las modificaciones que en un California T normal encontramos cuando pasamos del modo normal al modo sport, es decir: sonido, agilidad, dureza, dirección, tracción o velocidad del cambio, todas esas diferencias, están presentes en este paquete Handling Speciale desde el modo Confort: es decir, el modo más jovial de este nuevo California se coloca en el hueco dejado entre los dos modos del California de serie.

¿Y en la vida real cómo cambia todo esto?

Los cambios están, pero tampoco son una auténtica locura. Este Ferrari California T Handling Speciale sigue siendo un auténtico GT, un coche, ahora algo más duro, pero para nada molesto: se puede usar perfectamente en el día a día, no tiene nada que ver con sus hermanos más deportivos, como el 488 o el F12.

Pero como te decía, los cambios se notan. Pon el ya famoso ‘Manettino’ (la ruedecita desde donde seleccionar los modos de conducción: Confort, Sport o sin ayudas electrónicas) en el modo más deportivo y este Ferrari California T es más efectivo que nunca. Cuando llegan las curvas no se siente tan ligero como un 488, el peso está siempre presente, pero aún así, el paso por curva ahora es todavía más salvaje: el baile comienza con un ligero subviraje, hasta que los cuatro neumáticos rápidamente encuentran tracción y se pegan a la trazada como una auténtica lapa.

El chasis está realmente bien puesto a punto y apenas necesitas unos minutos para hacerte con él. La sonrisa rápidamente llega a tu cara en una carretera de montaña como en la que lo estoy probando: curvas a toda velocidad, máxima efectividad, disfrutando del paisaje y con los primeros rayos de la primavera golpeando tu frente: ¡qué más se puede pedir!

Ahora bien, si quieres probar el ‘Manettino’ en su modo más salvaje y quitar todas las ayudas a la conducción, prepárate para un duro ejercicio de sobreviraje. No es muy recomendable ponerlo en esta estrecha carretera italiana, repleta de ‘kamikazes’ en bicicleta o a los mandos de un Fiat Panda. No obstante, no necesitas optar por él para pasártelo bien, el modo Sport es suficientemente duro y las ayudas entran en el momento preciso: cuando estás a punto de acabar en lo más alto de un árbol.

¿Y el sonido?

Para ser sinceros, es mi gran decepción. El sonido con el paquete HS es más contundente cuando giro la llave y la mecánica cobra vida, pero tampoco cambia demasiado respecto al escape deportivo que el Ferrari California T ya podía equipar. Pero esta primera explosión de decibelios apenas dura un instante: poco más tarde, este se atenúa y el sonido queda mitigado por unos escapes que en la mayoría del tiempo suenan llanos, sin la suficiente alma para un 'cavallino'. Más de una vez investigué por el interior si encontraba el botón mágico con el dibujo de un escape que diese más ‘chicha’ al sonido, pero qué va: no existe.

Estamos de acuerdo: el Ferrari California es un GT y el componente de conducción tranquilo y, si me apuras, hasta lujoso, debe estar presente. Pero no nos olvidemos, en el centro de la parrilla sigue habiendo un ‘cavallino rampante’ de considerables dimensiones, esto es un Ferrari señores y el sonido debería ser uno de los elementos más cuidados.

No obstante, no todo es malo: cuando cambias de marcha, se produce un petardazo que te pone los pelos de punta, acompañado de una leve sacudida en la espalda que te hace sacar una sonrisa de tonto y finalmente te obliga a estar cambiando de marchas de una manera más constante de la estrictamente necesaria. La velocidad del cambio hipnotiza y la sacudida que provoca te hace sumergirte en el ‘cockpit’ de Sebastian Vettel a bordo del SF16-H. ¡Completamente adictivo!

Entonces, ¿no más potencia por el momento?

Un ingeniero de Ferrari me comentó una frase más que interesante: “Incrementar la potencia es sencillo, hacer que esta sea utilizable es lo realmente complicado.” Con un V8 biturbo produciendo 560 CV siempre disponibles bajo el pedal derecho, creo que por potencia no será. Este Ferrari California T HS consigue alcanzar los 100 km/h desde parado en 3,6 segundos y supera con facilidad los 310 km/h.

Lo bueno del motor es su elasticidad, gracias a la sobrealimentación. Ahora ya no hace falta ir siempre alto de vueltas en un Ferrari y el lag de los turbos brilla por su ausencia. Además, el par se ha limitado en las tres primeras marchas para conseguir una esencia más ‘atmosférica’ y el resultado final es muy agradable. Si quieres ir tranquilo, pon el cambio en automático y en cualquier momento, en cualquier marcha, siempre tendrás potencia más que de sobra para adelantar o para lo que te apetezca.

La pregunta del millón: ¿Recomendable?

Si te has enamorado del Ferrari California T y tu bolsillo te permite pegarte el capricho, sin duda es muy recomendable este paquete Handling Speciale. Cuesta 7.000 euros, una cifra más que asumible teniendo en cuenta que solamente la suspensión magnética que equipa de serie ya cuesta casi 5.000 euros en el modelo básico. Además, lo mejor es que aunque endurece algo el modo ‘Confort’, sigue manteniendo esa usabilidad característica de este modelo: podrás utilizarlo a diario sin ningún problema.

Pero además, cuando necesites efectividad para disfrutar como se espera de un Ferrari, este paquete dota al California de todas las herramientas necesarias para que la experiencia sea más gratificante. Sigo convencido que este descapotable sigue siendo el coche perfecto para quien quiera lucir el cavallino en el frontal pero no quiera la dureza y la radicalidad que todo Ferrari debe tener: unos lo llamaran versatilidad, otros postureo, no entraré en ese debate, lo que está claro es que este California con el paquete Handling Speciale, es un coche que te hará sonreír…¡y eso ya es más de lo que ofrecen la mayoría de deportivos!

No te lo puedes perder:

Ferrari GTC4 Lusso: mirando al pasado para correr al futuro

El sucesor del Ferrari LaFerrari necesita un salto tecnológico

Empiezan las entregas del exclusivo Ferrari F60 América

Lecturas recomendadas