Pasar al contenido principal

Probamos un Ford Mustang Eleanor ¿¿¿¡Eléctrico!???

¿El sonido lo es todo?

8 10

Nuestro veredicto

Ah, el Ford Mustang Eleanor. Todos queremos probarlo, ¿verdad? Es más: a todos nos gusta la idea de tener un clásico en el garaje: pasar los domingos jugando, dando románticos paseos por el campo y teniendo conversaciones estimulantes con otros amantes de los automóviles. 

Cargar coche eléctrico

Coches eléctricos e híbridos

No hay duda de que los coches eléctricos e híbridos son el futuro, nos guste o no. Aquí tienes información con lo que te interesa... aunque a veces no sea lo que quieres oír.

Aunque los que tenemos un coche de este tipo sabemos que la realidad es un poco distinta: charcos de aceite, grandes agujeros en la cuenta bancaria y ni una señal de vida cuando llega el momento de conducirlo. Por suerte, hay otra forma posible de disfrutarlos. 

Los clásicos electrificados se han convertido en una herramienta de marketing para los grandes fabricantes (Mini, Jaguar E-Type Zero y el Aston Martin Volante DB6 eléctricos). Ahora hay una nueva start-up llamada Charge que se ha centrado en resucitar al Ford Mustang Eleanor de 1967 y convertirlo en un coche alimentado por electrones. Tienen su sede en un polígono industrial de North Acton, a diez minutos de la redacción de Top Gear en Londres; no es Silicon Valley, pero tiene ese ambiente Tesla/Google/Facebook cuando entras. 

Empleados de McLaren o Williams

A la derecha hay una cocina completa. “Todos los días comemos a las 12:30. Tenemos un chef que hace la comida todos los días. Nos sentamos juntos, lo cual crea conversaciones interesantes; es una inversión en la cultura”, afirma Vadim Shagaleev, el CEO de Charge, a nuestro compañero Jack Rix. Hay también, por cierto, una zona con una mesa de mezclas de DJ donde a veces hacen sesiones nocturnas, una de las pasiones de Shagaleev. “Cambiamos el humor de la semana, ¿sabes? Nos relajamos”, apunta. 

Lo cierto es que esto tiene toda la lógica del mundo cuando pensamos en que quieren vender 499 unidades de este Mustang Eleanor eléctrico, a un precio que ronda los 340.000 euros, por lo que la imagen que tienen que transmitir es lo suficientemente atractiva como para provocar interés en potenciales compradores, sobre todo en aquellos que estén más puestos en tecnología, y a la hora de captar a gente que quiera trabajar en tus filas. 

Prueba del Mini Remastered: ¿100.000 euros por uno?

Actualmente ya van por 15 empleados, la mayoría de ellos robados a McLaren, Jaguar Land Rover y Williams, pero este año tienen pensado mudarse a una fábrica de 40.000 metros cuadrados situada a 30 minutos de su actual sede. Si todo va bien, deberían ser unos 70.

Respecto al primer cliente del Mustang Eleanor eléctrico viene de Los Ángeles y recibirá su coche en unas semanas, año aunque el plan es lanzar 50 unidades en 2020, todas ellas ya asignadas. “Antes trabajaba como director de desarrollo de negocio de vídeos bajo demanda en Rusia. Cuando dejé la compañía, era más grande que iTunes”, explica Vadim. “Pero los coches son mi pasión. Crecí en San Petersburgo y mi padre me enseñó a conducir con 12 años en un Lada”, añade. “Él tenía un Ferrari Dino y quería conducirlo más a menudo, pero nunca era lo suficientemente fiable. Al mismo tiempo, Arrival comenzó a producir componentes para autobuses eléctricos y camiones, así que me llamó y me dijo “convirtamos coches clásicos en eléctricos”. 

Sede de Charge, el fabricante del Mustang Eleanor eléctrico
La parte buena es que no huele a gasolina quemada. La parte mala es que no huele a gasolina quemada. Foto: TG

Quería que yo me encargara porque no había trabajado nunca en la industria del automóvil y tenía la mente fresca. Así que me mudé con mi familia a Reino Unido en 2016 y aquí estamos”. 

Mustang Eleanor eléctrico: cuatro motores y 543 CV

Empezaron a trabajar con Aston Martin DB4, Rolls-Royce, Jaguar E-Type… pero se dieron cuenta de que la mayor parte de ellos no eran adecuados para lo que pretendían. “Eleanor, de la película 60 segundos, es el coche de mis sueños”, señala, “así que nos lo gestionamos para encontrar uno a la venta y lo compramos. Luego descubrimos que era un montón de óxido”. 

El momento crucial vino cuando Vadim descubrió R3 Performance, una empresa especializada en producir réplicas de carrocerías nuevas a través de la herramienta original. El coche que aquí ves es el primer prototipo, formado por el sistema de propulsión de Arrival con cuatro motores eléctricos y una batería de iones de litio y la carrocería de R3. En el interior, destaca su aspecto clásico con dos asientos, el cuadro de instrumentación digital y la pantalla central del salpicadero estilo Tesla

También tienen un coche algo más avanzado. Tiene una nueva distribución de baterías -colocadas más cerca del suelo en lugar de en el hueco que antes ocupaban los asientos traseros- además de una suspensión neumática regulable en altura, un cambio más silencioso, nuevo software y motores eléctricos más potentes, de 135 CV cada uno. ¿Las especificaciones finales? Un total de 543 CV y 1.200 Nm, tracción total, un 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y una batería con capacidad de 64 kWh para lograr una autonomía de 321 km. Dicen además que cuenta con un sistema de carga DC que soporta hasta 50 kW. 

Para probar el Ford Mustang Eleanor eléctrico nos dirigimos a la pista de pruebas de Longcross para conducir el prototipo con muchas advertencias del equipo: “está a un mundo de distancia del coche en fase dos”, “solo está dando la mitad de la potencia”... 

Pero no tenían que haberse disculpado tanto: solo sentarse en él ya es todo un acontecimiento. Es ancho, pero eso es lo que quieres, y se siente grande, pesado y tosco... igual que el coche al que rinde homenaje. Vale, aunque es potente, puede que no sea comparable con un Taycan... pero hay que destacar que tiene un ‘modo Drift’. ¿Y por qué no? Probablemente la falta de insonorización no encajará muy bien en un coche de más de 350.000 euros, pero estos problemas se habrán erradicado cuando el coche esté terminado. 

Volkswagen e-Bulli y otros restomod eléctricos

Lo más impresionante al probar un Eleanor así es el control de la carrocería para un coupé de 1.800 kg y esto se debe a una suspensión interna totalmente independiente. La dirección también va a necesitar un poco más de trabajo, pues es pesada, solo tiene una vuelta y media de tope a tope y se comporta de manera inquietantemente nerviosa para alguien que al final se comprará este coche como un gran turismo para viajar a velocidades de crucero.

¿Pero sabes qué? Mientras probaba este Ford Mustang Eleanor analizando innecesariamente la calidad de la conducción, me doy cuenta de que he estado sonriendo todo el tiempo. Puede que a nivel de dinámica y refinamiento todavía haya que pulir algo, pero lo hace perfecto a la hora de mantener vivo el espíritu del Ford Mustang, su carácter y gran corazón… Incluso me atrevo a decir que te lo podrías pasar bien con él en un domingo soleado. Siempre y cuando te acuerdes de enchufarlo, claro. 

Un texto de Jack Rix

Buscador de coches

Y además