Pasar al contenido principal

Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV: grande y no solo en tamaño

En esta prueba del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV, el SUV español demuestra sus argumentos para convertirse en un duro rival entre los SUV grandes.

Imagen de perfil de Javier Leceta
Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV

Si tienes dos SUV que funcionan, no puedes permitirte el lujo de no tener uno grande. Y, tal y como he podido comprobar en esta prueba del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV, esta importante ausencia -hasta ahora- ha sido suplida con un modelo que previsiblemente va a tener el mismo éxito -o más- que sus hermanos Seat Arona y Seat Ateca.
 
Con unas dimensiones de 4.735 x 1.839 x 1.658 mm, el Seat Tarraco 2019 está construido sobre la misma plataforma del Skoda Kodiaq y VolkswagenTiguan Allspace, la denominada MQB-A LWB (batalla larga) del Grupo Volkswagen. Pese a que su nombre homenajea la ciudad de Tarragona, no será fabricado en España, sino en Wolfsburg (Alemania). Eso sí, el modelo ha sido diseñado y desarrollado en Martorell.

 

 

Motores gasolina y diésel de 150 y 190 CV

¿Y qué ofrece el Seat Tarraco al disputado segmento de los SUV de gran tamaño, un mercado que crecerá cerca de un 40% hasta 2025? En primer lugar, y como ya te avanzamos en nuestra primera prueba del Seat Tarraco (con el modelo aún camuflado), una oferta mecánica variada: motores gasolina y diésel con dos potencias (150 y 190 CV). En 2020 llegará también una versión híbrida enchufable de 210 CV.

El gasolina más pequeño, el 1.5 TSI 150 CV, cuenta con cambio manual de seis velocidades y tracción delantera. Por su parte, el 2.0 TSI 190 CV está asociado a una transmisión automática DSG de siete velocidades y la tracción integral 4Drive. En el apartado diésel, están el 2.0 TDI 150 CV (manual y tracción delantera o DSG con 4Drive) y 2.0 TDI 190 CV (DSG y 4Drive).

 

Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV (7 plazas)

 

El segundo punto fuerte del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV de esta prueba es su buena apariencia general, con un toque premium. Luce un nuevo lenguaje de diseño que adoptarán posteriores modelos de Seat y en el que destacan especialmente su imponente parrilla frontal, los faros Full LED triangulares, sus llantas de aleación (de 17 a 20 pulgadas) y una zaga que a mí no me gusta demasiado pero que, desde luego es diferente: sus pilotos LED se unen a lo largo del portón.

Esta sensación de calidad también se respira en el habitáculo, disponible con configuración de cinco y siete plazas: buenos materiales y acabados, y espacio más que de sobra en la zona de las piernas y la cabeza… menos en la tercera fila de asientos, que ya sabes lo es...

El maletero llega hasta los 760 litros en la versión de cinco plazas (1.920 con los asientos abatidos), y 230 litros en la de siete (700 con la tercera fila abatida y 1.775 con las dos plegadas).  

 

Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV

Durante los test drive que han tenido lugar por las afueras de Barcelona he tenido la oportunidad de probar el Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV. Como te comentaba unas líneas más arriba, esta versión cuenta con cambio de doble embrague DSG de siete velocidades y la siempre bienvenida tracción total 4Drive.  

Tal y como ocurre con la mayoría de los modelos del Grupo Volkswagen, en cuanto te pones al volante del Tarraco te sientes cómodo con la postura de conducción. Al frente tienes el avanzado -a mí me encanta- cuadro de mandos digital (Digital Cockpit) de 10,25”: su calidad gráfica es impresionante, puede personalizarse según tus preferencias y además ofrece tres vistas que puedes alternar con un botón del volante. Elevada sobre el salpicadero se encuentra la pantalla táctil de 8 pulgadas. Viene de serie en el todocamino español y, nuevamente, la calidad de sus gráficos y su facilidad de manejo son destacables. Por cierto, y hablando de manejos, el Seat Tarraco incorpora control por gestos en su equipo opcional Navi System Plus.

 

Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV (interior)

 

Antes de entrar de lleno en esta prueba del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV debes tener en cuenta que estamos hablando de un coche grande (4,73 metros) y con un peso considerable (1.599 kilos). Sin embargo, he podido comprobar que es ágil en cualquier carretera y que deja muy buen sabor de boca al volante. En autopista es un rodador excelente que, como no vayas pendiente, enseguida te hace ir por encima de los límites legales. Y, en carreteras con curvas, no es que sea un Cupra, pero es capaz de rodar a un ritmo muy ágil: muestra aplomo en todo momento, y la carrocería no oscila en exceso. Aquí ayudan sus 190 CV (la versión de 150 echa en falta a veces la potencia extra que ésta sí tiene) y su tracción integral.

En modo ‘Sport’ (el Tarraco incorpora de serie el selector de modos de conducción Seat Drive Profile), el todocamino español mantiene el tipo en todo momento. La dirección transmite bien lo que pasa bajo las ruedas y el cambio automático DSG funciona con precisión (aunque es mejor que uses las levas del volante para mantener el coche siempre arriba). La suspensión también trabaja muy bien: en modo de conducción normal es un poco más blanda, pero no resulta rebotona en ningún momento (al igual que en modo ‘Sport’ no resulta muy dura).

Por poner algún pero, cuando haces kickdown el motor es demasiado ruidoso para el empuje que en realidad proporciona. No obstante, y en términos generales, funciona bien y creo que es el que debes elegir si quieres un Seat Tarraco de gasolina.

 

Un equipamiento tecnológico a la altura

Un arsenal tecnológico de última generación es el último ingrediente de la receta con la que este Seat irrumpirá en el segmento de los grandes todocaminos. De serie cuenta, entre otros, con Apple Car Play, Android Auto, Mirror Link, el nuevo asistente de voz personal Amazon Alexa (Seat es la primera marca que incorpora este sistema en Europa); frenada de emergencia automática ‘Front Assist’ con detección de peatones y ciclistas; asistente de cambio involuntario de carril (apágalo mejor que el algo intrusivo -como la mayoría) y llamada de emergencia ‘eCall’.

Tirando ya de billetera tienes el asistente de emergencia, detector de vehículos en el ángulo muerto, asistente de salida marcha atrás del aparcamiento, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de conducción en atascos ‘Traffic Jam Assist’... Dos novedades son el asistente de precolisión ‘Pre-Crash Assist’ y el detector de vuelco ‘Rollover Assist’.

 

Conclusión de la prueba del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV

Tras esta prueba del Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV tengo clara una cosa: un nuevo Scheriff llega a la ciudad. Aunque no podamos considerarlo un SUV premium al nivel de algunos de sus hermanos de grupo, sí tiene una imagen muy destacada tanto dentro como fuera, ofrece espacio para siete personas y unas sensaciones al volante como las que ya nos tiene acostumbrados la marca española.

 

Prueba Seat Tarraco 2.0 TSI 190 CV (trasera)

 

Seat ha tardado un tiempo en ponerse la pilas, pero el todocamino con el que completa su familia merece realmente la pena. Estoy seguro de que, cuando llegue a los concesionarios en el mes de febrero (los pedidos pueden realizarse desde ya), rápidamente comenzarás a verlo por las carreteras. Siempre habrá clientes que quieran un poco más y apuesten por modelos 100% premium, pero la verdad es que este Seat Tarraco deja el listón muy alto. 

Estará disponible con las motorizaciones gasolina y diésel de 150 y 190 CV, y los acabados Style y Xcellence (más adelante llegará un FR). ¿Precios del Seat Tarraco? Simplemente nos han comunicado que partirán de los 32.650 euros del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV Style 4x2.

 

Lecturas recomendadas