Pasar al contenido principal

Prueba: Skoda Octavia 1.4 TSI G-Tec, híbrido de GNC

Un híbrido muy familiar

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Prueba Skoda Octavia G-Tec

La prueba del Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec llega en un momento crítico para los coches de combustión, ya sean diésel o gasolina, pero con especial atención a los de gasoil. En el mercado de los coches nuevos, las alternativas a las mecánicas tradicionales pasan por los coches eléctricos y los coches híbridos, y el Skoda Octavia Combi G-Tec es un híbrido de GNC con motor de cuatro cilindros 1.4 TSI.

El GNC es el gas natural comprimido, que en pocas semanas lo encontraremos según el nuevo etiquetado de las gasolineras y gasineras como CNG, un hidrocarburo más limpio en cuanto a la emisión de gases nocivos. Por eso, el Skoda Octavia Combi G-Tec luce la pegatina Eco. Esto permitiría adentrarse en las ciudades españolas que van a prohibir el diésel o reducir el tráfico, en general, los días de restricciones.

Etiqueta DGT: todo lo que necesitas saber

El funcionamiento del sistema híbrido del Skoda Octavia Combi G-Tec es sencillo: por defecto, primero consume el depósito de gas y, entonces, comienza a alimentarse por gasolina.

Pero entremos en el aspecto fundamental de este coche ¿es una alternativa real? Sí. Sin duda.

 

 

Prueba Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec: autonomía y economía

La autonomía combinada teórica de este Skoda es de hasta 1.300 km. La práctica lo sitúa entre 1.000 y 1.100 km. El depósito de GNC tiene una capacidad de 15 kg y el de gasolina de 50 litros. El consumo de gas para esta prueba del Skoda Octavia Combi G-Tec fue de 4,8 kg/100 km y de 5,8 l/100 en gasolina. Pero, vayamos a lo que me resulta más interesante en este Skoda Octavia: la autonomía y el coste del GNC.

Como decía, este vehículo utiliza inicialmente el depósito de gas. El precio al que reposté el GNC fue de 0,993 €/kg y, con esos 15 kg de GNC pude recorrer 312 km; 14,79 € en llenar el depósito (en una operación que tardé algo menos de 5 minutos) o, lo que es lo mismo; 14,79 € gastados en recorrer 312 km. En parte gracias a una caja de cambios DSG de 7 velocidades centrada en ahorrar combustible siempre que pueda.

Si el uso del Skoda Octavia Combi GNC de esta prueba hubiera sido netamente urbano, el uso del gas es significativo y se sitúa alrededor de 7,2 kg a los 100, lo que le otorga una autonomía de algo más de 200 km y un coste próximo a 7,2 € cada 100 km en vía urbana transitada.

Te puede interesar: Prueba Seat León 1.4 TGI, híbrido a gas natural comprimido

Bajo mi punto de vista, lo más positivo que encuentro en el GNC es si el vehículo se va a utilizar habitualmente en viajes de media y larga distancia. Como dije, con 15 kg de gas se puede recorrer más de 300 km, lo cual supone un gasto de unos 5 €/100km. Si tomamos como referencia o equivalencia en cuanto a potencia a su hermano, el Skoda Octavia 1.0 TSI de 115 CV que necesita una media combinada de 4,9 L/100, se pagaría unos 6,4 €/100km.

No cabe duda que, como decía antes, si se necesita un vehículo con el que poder circular en zonas urbanas exclusivas para vehículos con pegatina Eco, en modo gas, el Skoda Octavia Combi a GNC no solo podría circular sino que, además, el coste también sería menor que el del 1.0 TSI, que consume una media de 6 litros, y que estaría cercano a los 7,7 €/100km.

Ahora bien, ¿dónde está el gran problema de los coches a GNC? Sencillo: en la dificultad de encontrar una estación de servicio con GNC, por ejemplo, en Madrid tan solo hay recogidos nueve puntos de repostaje de un total de 61 en todo el país.

 

 

Prueba Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec: comportamiento

El comportamiento, en cuanto a la mecánica del Skoda Octavia Combi G-Tec, me dejó un sabor agridulce. Este coche híbrido funciona mejor con el uso del gas. No tiene una respuesta inmediata ni una potencia desbordante pero permite una conducción eficiente y segura. Acusa el consumo de gasolina, entonces es recomendable gestionar las marchas de forma manual siendo conductor el que apure las revoluciones en busca de un comportamiento más dinámico.

Tanto el chasis de este Skoda Octavia como la suspensión están orientados al confort de sus ocupantes, por lo que es más que recomendable unos neumáticos que favorezcan la comunicación entre el conductor y el asfalto ya que, ni el chasis, ni la suspensión ni siquiera la dirección tienen grandes dotes de comunicación.

 

Prueba Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec: habitabilidad

En esta prueba del Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec he podido comprobar que la naturaleza para la que ha sido concebida es para ofrecer la máxima comodidad a sus pasajeros, sea cual sea el viaje. De hecho, personalmente, lo que menos me ha gustado es el asiento del conductor. Y me explico.

La butaca del coche, y remarco el concepto butaca, en viajes de más de 15-20 minutos, se transforma en el sofá de tu casa. Eso tiene un aspecto positivo en cuanto a comodidad pero fomenta una relajación que no estimula la conducción ni al conductor sino que lo sumerge en un sopor que puede ser preocupante. Su ergonomía está diseñada para fomentar el confort y, en giros, pronunciados deja todo el trabajo a los músculos de la espalda, que tienen que hacer fuerza para contener al tronco en posición vertical y pegado al respaldo.

Las plazas traseras son correctas para dos adultos de no más de 1,80 y embergadura media o una persona de estas características y una silla infantil, dos coparían todo el espacio posterior.

El habitáculo es acogedor. Tiene aspectos que podrían mejorarse como la calidad de los plásticos del salpicadero, pero luego tiene inserciones lacadas que mejoran la sensación interior. El sistema de info-entretenimiento centra su actividad táctil en la pantalla de la consola central, aunque es básico y con unos gráficos muy austeros: cumple con su cometido.

El maletero tiene 480 litros disponibles, que se pueden ampliar hasta los 1.740 si se abaten los asientos, por los 610 del resto de gama (la ubicación del depósito de gas resta espacio de carga). Aunque disponga de una menor capacidad, este volumen es apto para meter un par de maletas grandes o un buen arsenal de bultos como la compra mensual.

Conclusión

El precio del Skoda Octavia Combi 1.4 TSI G-Tec con DSG, con los descuentos actuales aplicados, parte de 20.940 euros. Es un precio muy competitivo sobre todo si se entiende como coche familiar, sin pretensiones deportivas ni dinámicas, que se enfrentará a una rutina diaria de desplazamientos cortos en población y que realizará de forma habitual largos viajes, ofreciendo una economía de consumo y una habitabilidad muy coherente según sus coste de compra.

 

Lecturas recomendadas