Pasar al contenido principal

Aston Martin DBX vs Bentley Bentayga vs Lamborghini Urus vs Porsche Cayenne

ASTON MARTIN DBX vs BENTLEY BENTAYGA vs LAMBORGHINI URUS vs PORSCHE CAYENNE

Esta no es una prueba tradicional. Es algo grande. Como sus protagonistas

Lleva puestos los auriculares. Y yo había pasado toda la mañana conduciendo el Cayenne en modo Sport. Eventos mutuamente excluyentes que estaban a punto de causar una pequeña irritación en la carretera secundaria. Incapaz de recargar la batería del Porsche enchufable anoche, usé nuestro trayecto matutino alrededor de Winnats Pass y Snake Road para preparar nuestro único híbrido para una conducción más amistosa por una carretera de un solo sentido, habitual de senderistas, a través de Goyt Valley, muy cerca de Mánchester. 

80 km de carga me habían proporcionado 6 km en modo eléctrico. ¿Es bueno eso? ¿Quién sabe? Pero sirve como recordatorio de lo útil que es el Porsche Cayenne Turbo S E-Hybrid Coupé (toma aliento) frente a sus rivales de combustión interna.

El Porsche Cayenne GT es el supersuv deportivo definitivo

Sin embargo, este ciclista de que va a unos 10 km/h escuchando música con sus auriculares no puede oír a este SUV silencioso de 2,5 toneladas a una distancia respetuosa detrás de él. Continúa admirando el paisaje. Tocar la bocina sería de mala educación, esquivarlo o acercarse, tan aceptable como mi otra posible solución: detenerme y dejar que el sonoro Urus sea el que se ponga a su estela.

Así que hago lo único que no quería: volver al modo deportivo y quemar gasolina. El V8 cobra vida y ya sea a través de ondas sonoras, asalto olfativo o vibración de la carretera, el mensaje llega. Se detiene y me lanza una mirada sucia. Bueno, al menos lo intenté.

Espero que la mirada se vuelva más sucia. En esta compañía, un Porsche Cayenne plateado casi llama demasiado poco la atención. No es tan impactante desde el punto de vista visual como un Lamborghini Urus amarillo, eso es seguro. Menos mal que el Aston estaba en la parte de atrás. A todo el mundo le gusta un Aston Martin, así que con suerte minimizará el regusto que dejamos.

Y esto importa. Podríamos, y otros lo hacen, evaluar estos SUV únicamente en función de su capacidad de conducción, pero todos sabemos la verdad. Estos coches son embajadores de la marca. El estatus es lo que importa aquí. Pongo el Porsche en la parte delantera porque es el más barato, el más común y menos 'odioso'. También por su funcionamiento eléctrico y porque es el más feliz en su propia piel.

¿Qué hacer con los demás? Es complicado. En muchos sentidos, no son comparables. No compararíamos un Huracán con un Continental GT, porque no hacen el mismo trabajo. ¿Y sabes qué? Extrapola esto a los SUV y ocurre lo mismo. Cada uno está demasiado concentrado en transmitir su propia imagen de marca como para desviarse y convertirse en el mejor SUV que puede ser. No están diseñados para ser buenos SUV sin más, sino buenos representantes de sus respectivas marcas. Dicho esto, ¿sabiendo lo que hace cada marca, cuál se alinea mejor con los atributos de los SUV tradicionales?

Bentley, ¿no? Confort, refinamiento, peso... Tiene el mayor espacio interior, la conducción más lujosa, el habitáculo más silencioso, la mayor capacidad todoterreno. Si esa es tu única pregunta, ahí está la respuesta.

 Los alemanes proceden de presupuestos de desarrollo profundos

Los demás encajan con la misma lógica. Y sí, esto quiere decir que el Urus es el SUV con más "defectos", bueno, ahí lo tienes. Lo interesante es que, aunque se ven de manera diferente y cada uno personifica con éxito los valores de su marca, tres de ellos se construyen a partir del mismo kit básico: como integrantes del Grupo VW, Bentley, Porsche y Lambo se basan en la misma plataforma MLB Evo y todos utilizan un V8 doble turbo de 4,0 litros muy similar. Nunca lo adivinarías. Suenan diferentes, actúan de manera diferente.

El Aston Martin: tiene que mejorar un poco

El Aston también usa un V8 de 4,0 litros, pero proviene de Mercedes (que recientemente anunció una participación del 20 por ciento en Aston Martin). La plataforma de aluminio del DBX no se comparte con nadie más y el coche en sí se siente muy diferente a los demás. Los alemanes son productos muy corporativos, con materiales estandarizados, diseño comprobado, ingeniería de excelencia. Apestan a presupuestos de desarrollo profundos. ¿El Aston? Parece más individual.

Esto no es algo malo, aunque tanto el Bentayga como el Urus se sienten un poco genéricos al lado del Aston. Sí, existe un remanente de Vantage y DBS, pero se sienten como algo creado a medida, no un Touareg o Q8 con una gruesa capa de sofisticación y tecnología por encima. 

Prueba del Porsche Cayenne Coupé

Sin embargo, la excelencia del Grupo VW significa que están tremendamente bien hechos. El modelo inglés, construido en una nueva fábrica en St Athan en Gales, tiene algunos inconvenientes. Es de esperar, pero unos elevalunas que dan la lata y un 'ping' ocasional en el tablero son motivo de preocupación.

Del Aston Martin DBX me gusta el área de almacenamiento debajo del túnel de transmisión, pero la bandeja del teléfono poco profunda lo lanza en cada rotonda, y no hay carga por inducción ni ranura USB allí, por lo que aún tienes que tirar de cable. 

Y luego llegamos al infoentretenimiento. Es de Mercedes, pero tiene un par de generaciones a sus espaldas. No tiene pantalla táctil y la integración de CarPlay es bastante primitiva. Incluso tras una  semana con él, no dejé de encontrar si manejo frustrante. El problema es que el tipo de personas a las que se dirige el Aston habrá comprado un Golf de empresa que hace todas estas cosas, y probablemente tenga faros de LED matriciales, mientras que su nuevo coche de lujo para llevar a los niños, no lo hace.

El Cayenne es un Porsche al 100%

No verás a un Porsche jugando como un segundo violín de un Volkswagen Touareg. En el Cayenne tiene pantallas grandes, procesadores rápidos, paneles sensibles al tacto, funcionalidad masiva. Bentley no se queda atrás, con la tactilidad firmemente en primer plano.

Un Lamborghini no tiene por qué ser sencillo, pero este lo es. Y probablemente más práctico de lo necesario. Por volver al punto de que cada automóvil tiene que personificar su propia marca, aquí hay un Urus que realmente puede llevar a cuatro personas (idealmente bajitas) y la mayoría de su equipaje. Y también los demás. La sorpresa, en cierto modo, es el Aston, ya que es más espacioso de lo esperado. El hueco para las piernas en la parte trasera rivaliza con Bentley y el maletero tampoco está muy lejos.

Nadie quiere arrancar el Lamborghini a las 6.30 de la mañana siguiente

No esperas mucho del DBX debido a su cintura apretada y su apariencia más deportiva. Pero el diseño es inteligente. No parece grande, pero en realidad solo el Porsche mide menos de cinco metros de largo. 

Y lo que es más importante, el Aston es realmente atractivo. Sí, el Bentayga remodelado no es tan doloroso a la vista como solía ser (o tal vez el tiempo ha jugado a su favor), el Urus tiene tantos bordes y ángulos que no te sorprendería si las ruedas fueran cuadradas y el Porsche es una barra de jabón visual. Especialmente como cupé: entra de maravilla. Pero el Aston, con su pequeña cola de pato, se ve... genial.

La noche anterior, aparcado al lado del hotel, fue el que atrajo toda la atención, aunque una encuesta informal sugirió que esto tenía más que ver con que exactamente este coche había aparecido en el programa de televisión solo unos días antes. La gente lo admira; es un gran SUV por el que la gente te felicita. Y ese no es el caso con ninguno de los demás.

Nadie quiere arrancar el Lamborghini a las 6.30 de la mañana siguiente. Deberíamos haberlo estacionado en una pendiente descendente para simplemente dejarlo caer. El Urus, con sus 650 CV, es el coche más rápido aquí y, de camino hacia Winnats Pass, tiene la oportunidad de demostrar su valía. Si se deja en modo automático, es suficientemente cómodo, pero lo normal es que no hagas eso: lo conduces en el modo Sport. Pasa las curvas plano veloz, y el motor, con  100 CV más que el modelo inglés, es un mazo que golpea con fuerza en todas partes, especialmente en la zona alta del cuentavueltas. 

A medida que aumentas la velocidad, el viaje se vuelve un poco más complicado, especialmente en  curvas, y solo si echas un vistazo al velocímetro te das cuenta de lo rápido que te mueves.Y es que no recibes las señales que esperas de la suspensión y la dirección es demasiado ligera. Los frenos ciertamente hacen el trabajo, lo cual no es algo que se pueda decir del Bentley. 

Con el Bentayga es extraño que te entren ganas de conducir rápido. En general, tiene modales para actuar en la ciudad y en largas distancias, pero en carreteras con curvas rara vez se asienta.

Tras Winnats Pass, la niebla es una nube gris. Pero a solo tres kilómetros de distancia, en Mam Tor, es una historia diferente. Me cambio al Porsche. Sus movimientos son inmediatamente más naturales, la dirección está mejor ponderada y la experiencia de conducción es menos feroz y agresiva. Este enfoque más relajado hace que el Porsche sea mejor en las curvas. Hay suficiente movimiento y comunicación para hacerte saber lo que ocurre en todo momento. Es menos agresivo y más satisfactorio.

Con el Bentayga es extraño que te entren ganas de conducir rápido

Y no es lento. Una batería de 14,1 kWh alimenta un único motor eléctrico de 136 CV montado entre el motor y la caja de cambios automática de ocho velocidades. Con 680 CV, es el coche más potente aquí. Y también el más pesado. Es una obra de ingeniería compleja que funciona de manera muy inteligente, decidiendo cómo y cuándo mezclar el motor de gasolina, el motor eléctrico y la caja de cambios sin problemas. El único eslabón débil son los frenos. No la potencia absoluta, sino la sensación inconsistente bajo el pie cuando el sistema decide entre la regeneración eléctrica y el trabajo sobre los discos.

Aston Martin se acerca a Porsche con fuerza y ​​hace preguntas interesantes sobre cómo de rápido debe ser realmente un SUV de este tipo. Ni una sola vez mientras lo conducía pensé que necesitaba más rendimiento, a pesar de ser un segundo más lento de 0 a 100. No importa. Suena bien, funciona suficientemente poderoso y, lo mejor de todo, se siente limpio y natural de conducir. Todo está en la proporción correcta: el balanceo de la carrocería, el peso y la sensación de la dirección, el funcionamiento de los pedales... Es un automóvil fácil y educado para entrar y conducir.

Hay un pero. Hace menos para protegerte de las irregularidades que genera la carretera. Ya sean vibraciones, ruido... hay demasiada conmoción. Dinámicamente,  tal vez es un poco firme. Sientes temblores de neumáticos a través del asiento

Salto al Bentley después en lo que me parece el cambio más marcado. Silencio. Refinamiento. Un coche que no pide concesiones, siempre que no intentes volar. Al final de una carretera con curvas se muestra incómodo. No le interesa esto. Acelerador de largo recorrido, frenos suaves, tranquilote. Te deslizas, aunque como con todos sus rivales, si golpeas una junta de expansión, la suspensión neumática te patea en el trasero.

También salimos de la carretera. Mucho más lejos de lo que pretendíamos porque todos lo afrontaron muy bien. La suspensión ajustable en altura, la tracción bien calibrada y las cuatro ruedas motrices lo hacen no solo posible, sino también fácil. El Bentley era el que más se sentía en casa, el Urus el que menos. Dime que te sorprende. 

Esos dos coches son los extremos del segmento. El Aston Martin intenta ofrecer elementos de ambos, pero en realidad el automóvil al que más se parece es el Porsche: tiene el mismo enfoque de conducción. Limpio, fluido y comunicativo. Deportivo sin ser agresivo. Clasificarlos en un orden es casi inútil por las razones ya expuestas. ¿Te gusta una marca en particular? Cómprate ese si puedes.

Por ahora, el DBX obtiene el aprobado por la imagen que proyecta. Pero pronto necesitará más. Y mejores niveles de equipamiento y tecnología. Más aislamiento también. Básicamente, es un buen coche, uno que yo diría que en realidad va mejor en su segmento que el Vantage o el DB11 en el suyo. Es un SUV diferente e interesante al que le falta el último toque de brillo. No es la primera vez que decimos eso sobre un Aston, y probablemente no sea la última...

Un texto de Ollie Marriage con fotos de Mark Riccioni

ASTON MARTIN DBX VS BENTLEY BENTAYGA VS LAMBORGHINI URUS VS PORSCHE CAYENNE
Ver otros acabados de Aston Martin DBX
  • Precio

    186.584

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.982 cc

  • Par motor

    700 Nm /2.200 rpm

  • Potencia

    550 cv /6.500 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    62 L / 632 L

  • Aceleración 0-100

    4,5 s

  • Velocidad máxima

    291 km/h

  • Consumo oficial

    14.3l/100km

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Datos técnicos de

Bentley Bentayga 2021 V8
Ver otros acabados de Bentley Bentayga
  • Precio

    217.200

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.996 cc

  • Par motor

    770 Nm /1.960 rpm

  • Potencia

    550 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    484 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    4,5 s

  • Velocidad máxima

    290 km/h

  • Consumo oficial

    13 l/100km

  • Garantía

    -

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Ver otros acabados de Lamborghini Urus
  • Precio

    171.429

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.996 cc

  • Par motor

    850 Nm /2.250 rpm

  • Potencia

    650 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    574 L / 1.596 L

  • Aceleración 0-100

    3,6 s

  • Velocidad máxima

    305 km/h

  • Consumo oficial

    0,0/0,0/12,7 l/100km

  • Garantía

    3 Años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Buscador de coches

Y además