Pasar al contenido principal

El Speedtail no será legal en los EEUU pero circulará por sus carreteras. ¿Sabes por qué?

El McLaren de producción más rápido jamás creado no podrá homologarse para circular por las carreteras de Estados Unidos, pero lo hará gracias a un vacío legal.

Imagen de perfil de Javier Leceta
McLaren Speedtail

El otro día te mostrábamos las primeras imágenes filtradas del McLaren Speedtail, el que será el sucesor del legendario F1. El nuevo deportivo británico contará con 106 unidades (ya han sido vendidas todas a clientes-amigos de la marca): aproximadamente un tercio de ellas irán a parar a compradores que, eventualmente, se los llevarán a Estados Unidos.

Y aquí surge el primer problema: McLaren ya ha revelado que no venderá ni importará su nuevo modelo en el país americano. No por capricho, sino porque su configuración de tres asientos -similar a la del F1- no permite el uso de airbags laterales, un requisito de seguridad imprescindible en los coches nuevos que se comercializan en Estados Unidos.

 

 

A esto hay que sumar que el Speedtail se salta otra premisa legal imprescindible para los yankees: no cuenta con espejos retrovisores convencionales (en su lugar utiliza un sistema de cámaras exteriores cuyas imágenes aparecen en pantallas interiores).

Nuestros compañeros de Carscoops han consultado este problema con el vicepresidente de Comunicaciones y Relaciones Públicas de McLaren en Norteamérica, Roger Ormisher, que ha señalado que algunas unidades del hypercar llegarán a EEUU, pero que lo harán con el compromiso legal de que el coche sólo podrá mostrarse o exhibirse, pero nunca circular por las carreteras americanas.  

“"Los propietarios del Speedtail tendrán que importarlos individualmente bajo la regla de ‘exhibir y mostrar’”, ha aclarado Ormisher al respecto. “McLaren Norteamérica no importará ni venderá oficialmente el automóvil. A pesar de esto, creemos que alrededor de un tercio de la producción llegará a Estados Unidos en algún momento".
 
No obstante, el organismo americano de seguridad en carretera (National Highway Traffic Administration) sólo exige que uno de los propietarios del coche realice este proceso. Esto quiere decir que, una vez que uno de los propietarios realice esta formalidad en la que indica que su coche sólo llegará al país americano para su exhibición, el resto de afortunados compradores no tendrán que realizar el mismo trámite.

 

McLaren Speedtail

 

Actualmente, las leyes americanas permiten que ciertos vehículos especiales sean importados y exentos de algunas regulaciones viales. También pueden conducirse hasta 2.500 millas (4.000 km) en carretera. Dado que la mayoría de los propietarios de este tipo de hypercars no los usan precisamente mucho, estos pocos miles de kilómetros podrían ser más que suficientes para que paseen sus relucientes -y ultra carísimas- adquisiciones. Ya sabes, una vez más se cumple la regla de hecha la ley, hecha la trampa...

Gracias a este vacío legal, los propietarios del McLaren podrán probar en carretera su sistema híbrido de más de 1.000 CV, que permitirá llegar a los 300 km/h en 12,8 segundos y que podría llegar a superar los 400 km/h de velocidad punta.

 

Todo lo que debes saber sobre los modelos McLaren


 

Lecturas recomendadas