Pasar al contenido principal

¿Es el Opel Grandland X un buen rival para el Seat Ateca?

El todocamino alemán no lo tiene fácil...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Opel Grandland X

Si estás buscando un coche nuevo -aquí los que llegan en 2018- y crees que el segmento que mejor se adapta a tus necesidades es el de los SUV compactos, estás de enhorabuena: todos los fabricantes quiere un trozo del pastel y el mercado está repleto de alternativas de lo más interesantes. ¿Tienes el ojo puesto en el Opel Grandland X? Hoy analizaremos si puede ser un verdadero peligro para uno de los pesos pesados en esta batalla: el Seat Ateca. 

 

Opel Grandland X: un cambio de estrategia

Los 5 rivales más poderosos del Opel Grandland X

Por mucho trabajo que nos pueda costar entenderlo, el mercado es contundente: los SUV están de moda... y ésta no tiene visos de ser precisamente pasajera. ¿Sabes qué significa eso? Exacto: que cualquier marca de coches que necesite asegurar su continuidad en el futuro tiene que estar presente en el segmento que no para de crecer. Y eso es bueno para quienes pretenden dar un salto de altura -es un chiste muy bien traído, admítelo-. ¿Te gusta la línea del Opel Grandland X -prueba-? Pues siéntate, que te contaremos todo sobre él. 

 

 

Aunque el nuevo Grandland X fue un modelo desarrollado con anterioridad a la compra de Opel por parte del Grupo PSA, lo cierto es que ambas partes ya tenían firmado un estrecho acuerdo de colaboración... que ha fructificado en productos como nuestro protagonista de hoy. Por si no lo sabías aún, el primer coche vendido en España por Amazon comparte la plataforma que emplea el Peugeot 3008 para ofrecer un modo distinto de ver las cosas. Más sencillo. Y más práctico: para facilitar las cosas los de Rüsselsheim han optado por traer a nuestro territorio sólo tres motorizaciones con potencias comprendidas entre los 120 y los 180 CV -dos diésel y una de gasolina- que, combinadas con tres acabados distintos -Selective, Excellence y Ultimate-, dan lugar a siete modelos para elegir dentro de su catálogo. 

¿Crees que en un momento en el que la infinita personalización de los coches está triunfando el movimiento de Opel no está bien pensado? No has reflexionado lo suficiente: la estadística dice que el público quiere coches de tracción con motores relativamente potentes y ahorradores... y eso es exactamente lo que han hecho los alemanes a la hora de darle forma a la gama aquí. Sí, sé que te encantaría ver una variante con tracción integral, bloqueos y una defensa delantera capaz de derribar un muro de hormigón. Pero eso sólo lo comprarías tú. Animal. 

 

Opel Grandland X: ¿un rival para el Seat Ateca? 

Tratar de desafiar a todo un referente dentro del segmento como el Seat Ateca no es tarea fácil... pero el Opel Grandland X tiene buenos argumentos a su favor: además de contar con unas cotas interiores algo más holgadas en algunas mediciones -como las relativas a las plazas delanteras-, el modelo alemán puede presumir de un mayor espacio en el maletero gracias a los 514 litros que puede albergar dentro de sí -cuatro más que su enemigo español y 19 si éste es 4Drive- siendo, eso sí, algo más voluminoso en cuanto a su tamaño. 

Del Kadett al Astra: ¡los compactos de Opel cumplen 80 años!

A la hora de valorar el equipamiento disponible en ambas opciones lo cierto es que la victoria del modelo de Seat es incontestable... gracias a un abultado número de opciones disponibles entre sus acabados Reference, Style, Style Plus, Xcellence, Xcellence Plus y FR, varios de ellos asociables a una tracción integral de lo más efectiva. ¿Antepones el diseño frente a todo lo demás? Entonces te gustará la propuesta de los herederos del legado del Opel Kadett GSi: aun contando el hermano mayor del Arona con una imagen para nada desagradable, es innegable que la lucida por el alemán es mucho más personal con un interior bastante menos ‘alemanizado’ que en el caso de su enemigo natural.  

La oferta mecánica del Seat Ateca -prueba del FR- vuelve a dejar en la estacada a la disponible en la gama de la firma ahora hermanada con Peugeot y Citroën gracias a nada menos que seis bloques distintos -entre 115 y 190 CV- que dan lugar a 35 combinaciones posibles al jugar con los distintos escalones de acabado y sistema de tracción elegidos. 

 

 

Opel Grandland X: ¿y si hablamos de precio? 

El coste de adquisición suele ser uno de los grandes argumentos a la hora de hacer a la balanza inclinarse hacia un lado u otro cuando se enfrentan dos modelos tan similares... y el caso que nos ocupa no es una excepción: aunque al igualar los niveles de equipamiento de los dos productos enfrentados aquí los precios resultan bastante parejos, lo cierto es que para acceder a la gama del español tan sólo necesitarás 18.450 euros que, en el caso del firmado por los alemanes, tendrán que crecer hasta los 22.300 euros. ¿Significa eso que el Opel Grandland X es más caro que el Seat? Sí... siempre y cuando sepas conformarte con la versión más sencilla de éste último. Que no mola tanto como el que puedes ver en todos los anuncios. Te lo digo desde ya.

 

¿Quieres un Opel Grandland X? ¡Aquí tienes todos sus precios!

Lecturas recomendadas