De un vistazo: así era el patriarca de las berlinas deportivas: BMW 2002 Tii

BMW 2002 Tii LUX de 1975

Gustavo López Sirvent

Llegó en 1973 con 130 CV de potencia

La innata naturaleza de la procreación siempre tiene una semilla que expande la familia. Unas veces más amplia, otras menos, pero amplía la estirpe. BMW puede presumir de ello con el BMW 2002 Tii. Es el patriarca de la dinastía del BMW 2002 Turbo, uno de los coches a los que mayor rédito ha sacado la compañía de Múnich y del que hablaremos pronto.

Vamos con la historia del cabeza de familia, que hace escasas horas ha visto incrementar el árbol genealógico con la llegada del BMW M2, un digno heredero vistas sus prestaciones y características. 

La simiente de todo el proyecto denominado BMW 2002 se puso en los estertores de la década de los 60. Y ya desde su nacimiento llegó presionado en cuanto a objetivos, porque tuvo la misión de sacar de una lacerante crisis económica a la marca alemana, en jaque en esa época. La serie puso los motores en marcha del 1500, al que le siguieron los 1600, 1800 y finalmente los 2000.

BMW 2002 tii

Había que arriesgar para buscar beneficios y BMW lo hizo, ya que con la berlina de la Serie 2000 partió la idea de realizar una versión coupé. El propósito no era otro que repetir el mismo motor dos litros del 2000, pero con el diseño del 1600. 

Este último todavía continuaba en la planta de producción, y a pesar de que los gerifaltes de la firma no estaban muy contentos con él, la planificación siguió con un enfoque que hablaba estadounidense. En ese país, la Serie 2000 triunfó de lo lindo. 

¿Y por qué te contamos todo esto? Porque de ese proyecto brotó el BMW 2002, un coche que incluso tuvo versiones station wagon y un cabrio. Este último se fabricaba en Alemania bajo demanda. El último modelo del 2002 dejó la planta en 1976, una vez que el proyecto del primer M3 ya era una realidad. En aquella época ya estaba en la calle el BMW 2002 Turbo.

BMW 2002 Turbo

Pero rebobinemos. Antes de todo lo que hemos contado llegó el BMW 2002 Ti, que nació en 1968. Este proyecto nació de la mano de Werner Bönsch, director de planificación BMW, que estuvo acompañado por Alex von Falkenhausen, diseñador del motor M10 de BMW. Ambos tenían claro que el BMW 2002 debía ser un coche ágil, potente y asequible, entre comillas. 

¿Te interesa? Los 12 mejores compactos deportivos de la historia

No tardarían en llegar los triunfos y los reconocimientos. A inicios de la década de los 70, unas cuantas unidades preparadas del 2002 vencieron las 24 horas de Nürburgring en su categoría. De origen equipó un propulsor de 2.0 litros con 108 CV de potencia con inyección. 

Y en 1973 arribó nuestro protagonista: la variante Tii. Se trató de una versión más potente y con una mejor puesta a punto. Erogaba 130 CV, alcanzaba los 185 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos. Su motor tenía una caja de cambios manual de cuatro velocidades, usó suspensión independiente en ambos ejes y discos de freno delanteros. 

Siendo sinceros, en la compañía de Múnich se sorprendieron del boom que supuso el Tii, un automóvil que ha pasado a tener un estatus de mito dentro de la firma germana. Como no podía ser de otra forma, sigue manteniendo la naturaleza de los mejores deportivos de la marca. Entre ellas destaca la variante Turbo el padre del primer BMW M3. Ligero, ágil y deportivo.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Historia del Motorcoches clásicos