Pasar al contenido principal

Project CARS 2 arregla su principal defecto. Oh, yeah

La secuela de este videojuego arregla la principal queja de sus fans...

El desarrollador de Project CARS 2, Slighty Mad Studios, debe haber experimentado un momento similar al que vivió Arquímedes cuando descubrió su famoso principio (todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje hacia arriba igual al peso del fluido que desaloja. Sabíamos que te acordabas, pero aun así…). Y este logro se refiere a la manejabilidad de los coches de este videojuego, una queja que los fans de la primera parte de la saga habían repetido muchas veces.

En esta segunda entrega, los vehículos bailan al límite de su agarre, en lugar de derrapar de forma violenta, haciendo mucho más factible encontrar y jugar con ese punto de sobreviraje perfecto. A diferencia de su predecesor, Project CARS 2 te permite lanzarte directamente a la diversión; no te obliga a remangarte y bucear a lo más profundo de los menús de configuración.

Con esos fundamentos ya establecidos, puedes disfrutar de un listado de coches y circuitos tan generoso que Slighty Mad debería pedir el reconocimiento de su empresa como organización caritativa. Cualquiera que sea tu manía en cuanto a los automóviles, probablemente está aquí: desde la ‘trinidad’ de hiperdeportivos hasta los clásicos que participaron en Le Mans en los años 50. Combínalos con 130 trazados individuales y con más variedades meteorológicas de las que puedes expresar con los emojis de tu smartphone y ya tienes las bases de este videojuego de coches.

Eso no significa que driftes sin propósito de prueba en prueba. El modo carrera de Project CARS 2 ahora proporciona un viaje a la gloria más satisfactorio: puedes acudir a eventos mediante invitación, lo que supondrá un bienvenido cambio de escenario respecto a la tradicional escalera presente en los deportes de motor. Además, te permitirá extraer lo mejor de la lista de coches de este juego, que añade Ferrari, Porsche y Lamborghini a los modelos disponibles.

Lecturas recomendadas