Pasar al contenido principal

Jeep Compass: cinco cosas buenas y una mala

Es bueno, pero tiene sus cosas

Imagen de perfil de Luis Guisado
Prueba Jeep Compass 2017

1. El Jeep Compass es campero

El nuevo Jeep Compass es probablemente el mejor adaptado al mundo offroad de todos sus competidores. Eso mola, porque puedes mirar por encima del hombro a los conductores de qué se yo, el Seat Ateca, un carrazo donde los haya, sí, pero poco amigos de los desmanes lejos del asfalto.

Opinión Jeep Compass: ¿es el mejor SUV del mercado?

A ver, no nos engañemos, porque en general el Jeep Compass estrenado en 2017 tampoco es un Clase G de primera generación: sus cotas en las versiones normales son buenas, pero nada del otro mundo: 16 grados en ataque (el Grand Cherokee lo aplasta con hasta 29,8) y 32 de salida, una cifra, esta vez sí, bastante buena.

No te pierdas: Jeep Willys, el precursor

Pero es que luego está la versión Trailhawck. Los Jeep con este acabado son los Hulk Hogan del campo: pueden con todo. En el caso del Compass Trailhawk, la altura libre al suelo pasa de 215 a 229 mm y además recibe un sistema de tracción integral denominado Active Drive Low que tiene reductora. Una reductora siempre ayuda a superar terrenos complicados, pero si el terreno de verdad se complica necesitas un buen bloqueo central para poder hacer que los dos ejes se muevan a la vez sin perder tracción... y, si es posible, que una sola rueda sea capaz de transmitir toda la fuerza al suelo. Si te has quedado alguna vez haciendo el canelo con una rueda en el suelo y la otra girando en el aire como loca, sabrás de lo que te hablo...

 

Peugeot 3008 o Jeep Compass: ¿cuál comprar?

 

2. Tiene una caja automática muy suave

El cambio que utiliza el Jeep Compass puede ser manual de seis velocidades y automática de 9 marchas. Su funcionamiento en general está bastante bien. Hasta que te acostumbras, puede ser que empieces la marcha de manera un tanto abrupta, pero una vez que te haces no vas a tener ninguna queja. Las transiciones son bastante suaves: al tener tantos desarrollos, los cambios se realizan sin apenas tirones. Aquí tienes más impresiones en nuestra prueba del Jeep Compass

En general cumple las expectativas de un componente fabricado por ZF. La familia 9HP, que es así como se apellida la caja de cambio (está la 9HP28, que soporta hasta 280 Nm de par máximo y 9HP43 que aguanta 430), puede ahorrar hasta un 60% de combustible en relación a una equivalente de seis, según la propia empresa. Lo que no sabemos es si en comparación con otro producto ZF o de la competencia...

 

Jeep Compass 2017

 

La parte mala es que esta caja ha dado la lata en algunos modelos en el pasado (en torno a 2015) al colocarse sola en punto muerto o incluso tener algunos errores de gestión de software que provocaban cambios lentos; la buena es que en teoría están más que solventados...

 

3. Ofrece motores potentes

Seguro que conoces eso de "nuevo XXXX, tuyo desde 7.500 euros". Y luego resulta que ese XXXX por ese precio solo está disponible con un motor poco realista y utilizable. En el nuevo Jeep Compass también hay versiones de las de "desde", pero lo cierto es que, compres lo que compres, está bien (precios Jeep Compass). El más barato pertenece al bloque de gasolina 1.4 MultiAir con 140 CV. Su consumo real está en torno a los siete litros (oficial 6,2), pero su funcionamiento es muy suave, sube de vueltas con alegría y te permite disfrutar en un buen tramo de curvas. Si te sabe a poco, hay una variante de 170 CV solo disponible como 4x4. Porque sí: como te estabas temiendo, la variante de 140 CV solo está disponible como 4x2.

 

Jeep Compass 2017

 

En cuanto a los bloques diésel, su funcionamiento es un tanto perezoso comparado con los MultiAir. En este caso se llaman Multijet y la parte buena es que los de 140 y 170 CV pueden llevar AWD, aunque el base, con 120 CV, tampoco puede montar este sistema.

 

4. Se parece al Jeep Grand Cherokee

Que los pequeños se quieren parecer a los grandes es algo habitual. En este caso ocurre lo mismo. El nuevo Compass tiene un aire innegable al Jeep Grand Cherokee y 'se da un aire' en el frontal a algún que otro compacto del Grupo FCA, como el Chrysler 200. Pero llevar la calandra con siete ranuras es siempre un plus que hay que tener en cuenta; no en vano, se trata de una de las imágenes más reconocidas del mundo del automóvil.

 

Jeep Grand Cherokee 2017

 

La parte mala es que la versión americana puede llevar unos ganchos delante de aspecto muy campero que le dan un toque potente, pero en Europa, por regulaciones antiatropello, han tenido que desaparecer. Por otro lado, por fortuna las normas de homologación han permitido que los intermitentes sean blancos (o ahumados) en lugar de naranjas. Una por otra...

 

Jeep Compass 2017
Jeep Compass 2017

 

5. Mola porque tiene huevos de pascua

No, aunque esté escribiendo esto después de comer, te prometo que no he ingerido un líquido que no sea agua. Si eres un friki de la tecnología, sabrás lo que son los huevos de pascua. Si no, te lo explico rápido: en informática son como detalles ocultos que dejan los programadores por puro placer. Y porque son programadores. Teclea en Google 'do a barrel roll'. Eso es un huevo de pascua.

 

Jeep Compass 2017
Jeep Compass 2017

 

En los vehículos también hay. Tesla es un gran ejemplo de ello: aquí te dejo un ejemplo de 10 huevos de pascua en coches.  En el caso del Compass, también hay unos pocos, como una salamandra oculta tras el limpiaparabrisas. En nuestra web amiga Periodismo del motor tienes unos pocos más que deberías conocer.

 

Lo malo: tiene rivales

A ver, vamo a calmarno. Tiene rivales como todos los coches. El nuevo SUV de Jeep tiene muchísimas virtudes. Si te gusta y te lo compras, podrás mirar a los ojos a tus vecinos durante años (o hasta la próxima junta de la comunidad). Pero a la hora de analizar los rivales del Jeep Compass, aparecen algunas pegas. Por ejemplo, el precio: el Compass no es barato. El más básico es un 4x2 que cuesta unos 25.000 euros, por lo que se sitúa en terreno de pesos pesados como un Seat Ateca o un Skoda Karoq. Y el tope de gama, el Compass diésel 170 4x4 se coloca un poco por debajo de los 40.000 euros. Para eso ya hay que tenerlo muy claro.

 

 

Luego está el maletero. Por sí mismos, en el nuevo Jeep Compass los 438 litros no están mal. Ni bien. Pero tiene truco: con ese cubicaje está a la par del Suzuki S-Cross (430 litros). Si hasta el Q3 tiene 22 litros más. Pero luego llega la rueda de repuesto opcional y el hueco se reduce drásticamente hasta los 368. En serio.

 

Lecturas recomendadas