Pasar al contenido principal

Opinión: tres razones por las que el Mercedes Clase G 2018 no necesita cambios

A veces lo mejor es ser fiel a uno mismo: este es un buen ejemplo de ello.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Mercedes Clase G 2018

Ha pasado mucho tiempo desde 1979, cuando se presentó este modelo por primera vez, pero el Mercedes Clase G 2018 ha sabido mantener la esencia de aquel todoterreno que parecía capaz de todo... y que así lo demostró. Durante todo este tiempo, los de Stuttgart lograron vender ni más ni menos que 300.000 unidades. Algo habrán hecho bien.

Echa cuentas: Los precios del Mercedes Clase G para España

Sin embargo, pase el tiempo que pase, el Mercedes Clase G parece tener muy claro cuál es su papel en este mundo. Muchos eran los que tenían miedo de hacia dónde iría Mercedes con esta nueva generación y cuando por fin se presentó unos respiraron aliviados; otros, sin embargo, miraron a este coche nuevo con incredulidad: "¡Pero si apenas ha cambiado!"

 

No hay límites para el Mercedes Clase G 2018

 

Se usa mucho eso de "si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?" y aunque personalmente no termino de ser firme defensora de este dicho popular... creo que hay ocasiones en las que simplemente tocar lo justo y necesario es un gran adelanto. El Mercedes Clase G 2018 no necesita cambios y a continuación te voy a dar tres razones por las que es así:

 

Un icono con pedigrí

 

Mercedes Clase G 2018 Schöckl

 

En general, lo que define a un icono es la capacidad de ser reconocido por algo y hacer bien el papel asignado. ¿Y alguien tiene alguna duda de que el nuevo Mercedes Clase G no lo ha logrado? Echa un vistazo a nuestra prueba del Mercedes Clase G 2018 y comprenderás que aunque hayan pasado casi 40 años, sigue siendo capaz de resistir a los terrenos menos amables. De hecho, al igual que el original, el Mercedes Clase G 2018 ha sido probado en una de las montañas más exigentes del mundo: la de Schöckl, en Graz (Austria); y sí, el sello-emblema de calidad en el pilar B te asegura que ha sido totalmente capaz de superar la prueba.

 

Porque apuesta por el lujo más auténtico 

 

 

En plena oleada de SUV de lujo -que si Rolls-Royce Cullinan, que si el SUV de Lagonda...- pensar en un todoterreno de aspecto menos 'pijo' y más robusto y capaz como el nuevo Mercedes Clase G provoca una gran sensación de placer. Porque por fuera es ese tipo de coche que te da la sensación de poder sobrevivir a un apocalipsis en Marte, pero por dentro, Mercedes no se ha olvidado de la exquisitez y el confort. Prueba de ellos son sus equipamientos exclusivos, el sistema de sonido Burmester con 16 altavoces, asientos con funciones de calefacción y masaje y materiales de primerísima calidad. ¿Quién da más? Nosotros hemos hecho una comparativa entre el Bentley Bentayga y el Mercedes Clase G para comprobarlo. 

 

Porque se queda con lo mejor

 

Mercedes Clase G 2018 desierto

 

Vale, no voy a engañarte. En realidad, el Mercedes Clase G 2018 sí que ha cambiado; de hecho, es un coche completamente nuevo... como ya te explicamos aquí, hablando de sus 10 claves más importantes. Pero será difícil que sea en esto en lo que te fijes cuando te cruces con él, porque lo esencial para seguir siendo un icono permanece intacto: detalles como los paragolpes, la robustez y el sonido de las puertas al cerrarse, las manetas o la rueda en el maletero, aunque parezcan cosas insignificantes, no han cambiado y eso hace mucho. Y, por supuesto, tampoco han renunciado a su comportamiento 'off-road'

Más información del Mercedes Clase G en nuestras fichas

 

Lecturas recomendadas