Pasar al contenido principal

7 deportivos que rozan la frontera de los Muscle Cars

Con motores grandes, culos gordos y mucho genio.

Los Muscle Cars son coches que nos gustan: coches con mala leche, con grandes motores y con una imagen potente. Son los deportivos de América, deportivos para todos, deportivos baratos y relativamente sencillos: hasta hace dos días no eran más que potencia bruta, sin demasiado control. El Ford Mustang, el Dodge Challenger o el Chevrolet Camaro son los mejores representantes de este tipo de vehículos, pero podrían ser más: estos son 7 deportivos que rozan la frontera de los Muscle Cars.

En la galería podrás ver mi selección. La verdad es que hay muchas posibles definiciones para hablar de un Muscle Car. Creo que una condición ‘sine qua non’ es la de montar un motor grande, poderoso, especialmente con motor V8. Tiene que ser un coche con mala leche, con cara de malo, con ese punto macarra que tanto nos gusta. También es recomendable tener más de dos plazas, aunque esto tampoco me parece fundamental, ya que hay grandes Muscle Car, como el Dodge Charger Daytona, que son fundamentalmente para dos pasajeros.

 

Vídeo: así luce el sensacional Ford Mustang RTR 2018

 

Es difícil definir esa sensación de ‘coche músculo’ que simbolizan este tipo de vehículos, pero creo que por una cosa o por otra, los 7 coches que puedes ver en la galería de 7 deportivos que rozan la frontera de los Muscle Car lo representan a la perfección. Hay de todo, desde coupés de cuatro plazas que podrían ser una versión premium de los Ford Mustang y compañía hasta auténtico superdeportivos con grandes alerones que desprenden macarrismo por los cuatro costados y que, sin duda, podrían participar en cualquier persecución de los años 80 sin despeinarse.

¿Deportivos o Muscle Car? Que cada uno saque sus propias conclusiones, lo que parece claro es que cualquiera de nosotros sería más que feliz con uno de estos bólidos en el garaje.


 

Lecturas recomendadas