Pasar al contenido principal

Prueba del Seat León ST FR 2017: la navaja suiza española

¿Estamos ante el auténtico coche para todo?

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Prueba del Seat León ST FR 2017... ¿en serio es nuevo?

Mmmm, sí. Totalmente. Bueno, no: lo cierto es que las principales novedades del Seat León 2017 se reducen a unos cuantos detalles estéticos -como su nuevo paragolpes delantero-, otros tantos a nivel tecnológico -con nuevos asistentes para la conducción y una nueva pantalla para su sistema multimedia- y algunos más a nivel mecánico -con una nueva motorización diésel de 1,6 litros y 115 CV-. 

Vamos, que es el mismo coche. Prácticamente...

¿Conoces la historia del Seat 600?

Sí, y no entiendo dónde ves el problema. El León es uno de los mejores -si no es el mejor- modelos que ha tenido la firma española en toda su historia y se ha ganado por derecho propio el entrar en todas las listas de candidatos cuando alguien está buscando hacerse con un nuevo vehículo compacto... incluso por delante del Golf 2017. Esto que voy a decir quizá te parezca una locura, pero en mi opinión personal el único argumento que tiene el alemán a su favor con respecto al nacido en Martorell es... su valor residual. Y ya está. 

Ajá, cuéntame algo más de este

El protagonista de nuestra prueba del Seat León ST FR 2017 es la variante familiar asociada a su acabado más deportivo -sin tener en cuenta el Cupra, claro- con el bloque diésel más potente: un 2.0 TDI con 184 CV, 380 Nm de par y asociado además con la caja automática DSG de seis relaciones. 

Me gusta por fuera

Y a mí: a pesar de que la marca ha sido relativamente conservadora con las modificaciones llevadas a cabo en uno de sus modelos estrella -¿para qué cambiar radicalmente lo que ya funciona?-, la realidad es que el Seat León tiene una imagen realmente atractiva que, en su variante FR, gana muchos enteros gracias a unos paragolpes de diseño propio y unas generosas llantas de 18 pulgadas ofrecidas en opción. Sí, sé que parece mentira que estemos hablando de un familiar -¿por qué no triunfan en España?- en estos términos cuando hace solo unos años solían ser modelos con una estética bastante... peculiar, pero hay que reconocer que la variante ST del compacto patrio puede presumir de una imagen brutalmente acertada. 

¿Qué hay del interior? Hay quien dice que es ahí donde reside la belleza...

Seat León ST FR 2017

Dentro del Seat León ST FR 2017 de esta prueba no hay grandes cambios con respecto al anterior modelo, con una generosa pantalla central que concentra los sistemas de infoentretenimiento del coche a través de la cual podrás ver y controlar los datos más completos del ordenador de viaje, un cronómetro, indicadores deportivos... y otras funciones menos divertidas como el navegador, el sistema multimedia o la conectividad con tu smartphone -incluye CarPlay y Android Auto, por supuesto-. ¿Te chirría algo de la imagen del salpicadero? Estás en lo cierto: de la pantalla antes mencionada el rasgo más destacable es la ausencia de botones físicos... que le dan un toque más limpio y sofisticado pero complican un poco más la tarea de acceder rápidamente a los menús concretos que quieras manipular. 

Vale. ¿Y el maletero? 

Pues... está detrás. Ahora en serio: conserva los mismos 587 litros que en el modelo al que sustituye con las dos filas de asientos en su sitio, que pueden ampliarse hasta los 1.470 si se abate la posterior. Gracias a unas formas regulares y a una boca de carga generosa situada cerca del suelo, cargar y descargar bultos de grandes dimensiones de este Seat no será un problema -dato valioso para miembros de la mafia-. 

Háblame del motor

Ojo: aquí tienes los rivales más fuertes del Seat León FR

El bloque TDI de 184 que anima al Seat León FR que ves en las imágenes tiene un único e importantísimo punto débil... para mí: que es diésel. Personalmente nunca me han terminado de convencer estas mecánicas... que en realidad son una buena solución para quien necesita un compañero de viaje para hacer kilometradas de las buenas. Si ese es tu propósito, debes saber que el cuatro cilindros del Grupo Volkswagen -¿sabes que tendrán que recomprar todos los 3.0 TDI trucados en Estados Unidos?- es sorprendentemente silencioso, ofrece un muy buen empuje en todo el abanico de revoluciones y es capaz de conformarse con un consumo medio de unos 6,5 litros que, aunque están bien lejos de los 4,8 que homologa el fabricante, me parecen más que correctos teniendo en cuenta que tiran con mucha solvencia de 1.435 kilos de peso. 

¿Y en movimiento? 

Sencilla y sobrecogedoramente brutal. Siempre he sabido por los comentarios de mis colegas de profesión que la variante familiar del compacto español tenía un comportamiento sensacional... pero nunca había tenido la oportunidad de colocarme tras su volante durante tantos kilómetros y tantos firmes distintos para examinarla. Gracias a una puesta a punto afinadísima y a las posibilidades de configuración que otorga el Seat Driver Profile -que permite elegir entre los modos Eco, Normal, Confort, Sport e Individual-, el Seat León ST FR 2017 que he puesto a prueba me ha demostrado ser un buen compañero en cualquier situación... incluyendo autovías, autopistas, ciudad, carreteras secundarias en buen estado... y otras tantas por las que el mismísimo Sir Colin McRae preferiría ir dando un paseo a pie. 

Seat León ST FR 2017

A pesar de su nada despreciable peso total, los balanceos de la carrocería son contenidos con mucha efectividad por una trabajada suspensión que, además, sabe digerir las irregularidades del terreno sin machacar a los ocupantes incluso en la configuración más deportiva disponible. El tacto del cambio es, como en todo DSG del Grupo, brillante, con una respuesta realmente rápida sólo empañada por la perezosa acción de la mecánica en su modo más ahorrador -Eco- que, para mi gusto, adormece en demasía al bloque para garantizar la obtención de unos consumos más comedidos. A la hora de detener al conjunto siempre se puede confiar en un equipo de frenos suficiente -aunque no precisamente sobrado si planeas entrar a un circuito cada fin de semana siguiendo nuestros consejos para sobrevivir a tu primera tanda- y su dirección resulta precisa, rápida y muy comunicadora. Algo blanda en los modos más suaves... y perfecta cuando se selecciona el modo Sport a través del botón Mode de la consola central. 

Suena bien. ¿Debería comprarlo? 

Olvida los consejos de tu cuñado: las verdaderas ventajas de un familiar sobre un SUV... y viceversa

Tras ver la oleada de sobres-bomba que recibimos en la redacción cuando mi compañero Luis Guisado dijo hace algún tiempo tras la prueba del León Cupra 2017 que era el compacto deportivo perfecto tengo algo de miedo a decir esto... pero sí: sin duda alguna, el Seat León ST FR 2017 es el modelo más polivalente que hay en el segmento de lejos, pues sabe cumplir con una nota que ronda el sobresaliente en todas y cada una de las arenas donde deben batirse estos automóviles. Una buena imagen, un buen interior, mucho espacio, buenos motores, un comportamiento fantástico... ¿quieres algo más? 

Sí, que me lo regalen. ¿Cuál es su precio? 

Bien visto: les haré llegar ese horroroso defecto a los responsables de la marca. Para llevarte un León ST en su acabado Reference tendrás que gastarte al menos 17.030 euros, que ascienden a 21.940 si prefieres que tenga un aspecto tan deportivo como el del FR que ves en las imágenes. Para tener en el garaje el bloque TDI de 184 CV tendrás que aflojar nada menos que 26.640... y si deseas una unidad configurada exactamente igual que la de nuestra prueba del Seat León ST FR 2017 te verás en la obligación de arrimar casi 30.000 para disfrutar de chucherías tan apetecibles como el FR Dynamic Pack, las luces Full LED, el sistema de navegación o el cargador de teléfonos móviles inalámbrico. ¿En serio te parece caro? Prueba a darte una vuelta con uno: te parecerá dinero bien gastado. Cada céntimo. Te lo prometo. Y si crees que tengo intereses oscuros en recomendártelo, sólo te dejo un apunte: a diario conduzco un Civic Tourer del que estoy enamorado... y este coche es el primero que me ha hecho plantearme seriamente la posibilidad de hacer un cambio. No digo más...

Lecturas recomendadas