Pasar al contenido principal

Prueba Toyota Yaris: un coche urbano híbrido muy sólido

Musculoso como el GR, útil como una navaja suiza
Se le nota mucho más maduro
8 10

Nuestro veredicto

No se puede negar que el Toyota Yaris de esta prueba tiene una pinta estupenda. Y eso que en 2021 hay un buen puñado de coches de última hornada con ganas que quitarle el trono que se ha ganado durante años de coche híbrido urbano por excelencia. Es la responsabilidad que te da el ser pionero: que todos van a por ti.

No te pierdas la prueba del Toyota GR Yaris

A primer vista, los atributos del Toyota Yaris brillan con fuerza. Su carrocería, con esos pasos de rueda tan anchos, me recuerda mucho a la del GR Yaris. Sin embargo, bajo el capó descansa un pequeño motor y un sistema híbrido con el que promete ser un 20% más eficiente que la versión a la que sustituyó en 2020.

Y ya que estamos con el modelo anterior, vamos a  echar un vistazo rápido a sus novedades, porque se trata de un modelo completamente nuevo, tanto por dentro como por fuera. Estéticamente luce más dinámico: no solo es más ancho (50 mm), sino también más bajo (-40 mm), lo que influye en su presencia en la carretera.

 

Utiliza la nueva Arquitectura Global de Toyota —Toyota New Global Architecture (TNGA)-, aunque en versión reducida (la GA-B) que ha hecho posible reducir la altura total del Yaris en 40 mm (aunque esto no interfiere en el espacio disponible en el interior, ya que los pasajeros y conductor se sientan en una posición más baja). Además, es más rígida, por lo que es también más segura.

Además, aunque la longitud total se ha reducido en 5 mm (no interfiere en el espacio disponible en el interior, ya que los pasajeros y conductor se sientan en una posición más baja), la distancia entre ejes ha aumentado en 50 mm.

También se le ve menos inocente. El nuevo Toyota Yaris de esta prueba luce más robusto y los nuevos faros con tecnología LED ahora alternan los intermitentes con las luces de circulación diurna; se han retrasado además los pilares delanteros e incrementado la longitud del capó, que además está más bajo para aportar una mejor visibilidad al conductor. 

 

Prueba Toyota Yaris 2021: un interior de calidad

Ahora que ya conocemos como luce por fuera, ¿cómo se siente por dentro? Me gusta porque este pequeño Toyota es muy espacioso y da sensación de desahogo. Visualmente tiene muy buen aspecto y tiene muchos huecos para dejar cosas, como la cartera o le móvil, lo que siempre es de agradecer: bajo la pantalla principal, delante del cambio...

Nada más montarse estoy cómodo. Los materiales están bien escogidos y en la parte superior del salpicadero aparece un recubrimiento engomado que da sensación de calidad, mientras que la zona inferior es de plástico duro. Me deja un poco frío, pero al menos por diseño es aparente.

Con respecto al cuadro de relojes, me gusta la opción que han tomado en Toyota para este Yaris Hybrid. Los relojes se leen bien y la pantalla multifunción ubicada en el centro muestra buena información y, como es norma en la casa, sin demasiados colorines o efectos visuales. Lo que me lleva a la pantalla central. Es grande y se lee bien, pero como me ocurría cuando probaba el Toyota Corolla 1.8, creo que es poco vistosa y está desaprovechada.

Pero esto es cuestión de gustos. Comienzo la prueba del Toyota Yaris por ciudad, como no puede ser de otro modo. Y lo mismo se puede decir de la transmisión, que utiliza un cambio CVT; el variador continuo suele caracterizarse por un comportamiento algo artificial y un sonido estridente, como si llevaras el motor revolucionado de manera constante; y aunque esta sensación sigue estando presente, sobre todo cuando demandas una aceleración repentina, su "quejido" se estabiliza en el momento en el que alcanza la 'velocidad de crucero' y llevas a cabo una conducción suave y progresiva, dos palabras que definen perfectamente a este urbano de Toyota.

Además, hay disponibles tres modos de conducción: Eco, Normal y Power, que se encargarán de aprender en función de tu modo de conducción. Durante la prueba no he llegado a notar grandes diferencias entre ellos, pero según los responsables de Toyota, es cuestión de tiempo que el coche adapte modo a su conductor.

Para que te hagas una idea: si llevas a cabo una conducción más agresiva y activas el modo 'Power', el coche 'aprenderá' de ello y la próxima vez será capaz de entregarte un porcentaje mayor de potencia cuando pises el acelerador... y lo mismo ocurrirá con el modo 'Eco', gestionando todo de una manera más eficiente. 

Fuera del ambiente urbano, cumple

¿Quiere eso decir que el Yaris no vale para sacarlo de las calles de la ciudad? No. En autopista muestra una buena calidad de rodadura. Mantiene bien la trazada y el tricilíndrico no es especialmente ruidoso una vez que alcanzas la velocidad de crucero. Además, un detalle que hay que tener en cuenta es que el tacto del freno no es 'raro', como en otros híbridos y ofrece una respuesta natural al estilo de los coches convencionales.

Conducir con él de manera ágil y dinámica se logra con confianza; en autopista, según cifras oficiales, es capaz de pasar de 80 a 120 km/h en solo 8 segundos; además, la rigidez de la carrocería ha aumentado un 37% y la suspensión frontal McPherson con ángulo revisado y menor fricción, así como la barra de torsión trasera, un 80% más rígida, ayudan a aumentar la estabilidad de este urbanita en su paso por curva. No se puede decir que sea un compacto deportivo, pero su eje delantero da confianza en curvas de velocidad media y rápida, lo que traducido a un día a día real quiere decir que en trayectos interurbanos o en zonas con muchas rotondas no te vas a hartar de conducirlo.

Prueba Toyota Yaris 2020

El sistema híbrido 1.5 Dynamic Force deriva directamente de los motores de 2.0 y 2.5 litros de los nuevos Corolla (menos un cilindro), RAV4 y Camry. Ofrece 116 CV de potencia (la anterior generación se conformaba con 101) combinada, lo cual quiere decir que es un 16% más potente que antes.

 

Otra novedad es que ahora la batería del Yaris 2021 es de iones de litio, por lo que resulta un 27% más ligera que la de hidruro de níquel a la que sustituye y su motor eléctrico cuenta ahora con 79 CV frente a los 61 anteriores.

Cargar coche eléctrico

Coches eléctricos e híbridos

No hay duda de que los coches eléctricos e híbridos son el futuro, nos guste o no. Aquí tienes información con lo que te interesa... aunque a veces no sea lo que quieres oír.

 

Como te decía al principio, su eficiencia térmica es un 40% superior, lo que permite reducir en más de un 20% su consumo y también mejorar las emisiones. Al comienzo de nuestra ruta, el ordenador marcaba 3,8 litros y al finalizarla, sin intención de conseguir la cifra más baja y después de haber seguido una ruta con muchos cambios de ritmo... han subido a 4,8 litros/100 km. 

Como conclusión, te diría que si te interesa un coche urbano híbrido eléctrico, 'pasas' de inventos de gas o de soluciones microhíbridas, el un Toyota Yaris como el de esta prueba puede ser tu opción ideal: no solo por el propio sistema híbrido, sino por el enorme salto de calidad que ha dado esta versión con respecto a la anterior. Eso sí: no busques la diversión donde la encontrarías con su hermano deportivo: aquí lo divertido es jugar a conducir de manera eficiente para lograr un consumo bajo...

  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    1.490 cc

  • Par motor

    120 Nm /3.600 rpm

  • Potencia Conjunta

    116 cv /5.500 rpm

  • Cambio

    CVT

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    9,7 s

  • Velocidad máxima

    175 km/h

  • Consumo oficial

    3.9 l/100km

  • Precio

    19.400

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Toyota Yaris Todo sobre Toyota Yaris

Buscador de coches

Y además