Los 8 mejores prototipos de Mazda con motor rotativo

Mazda RX-Vision

La relación de Mazda con los motores rotativos es intensa y hay varios prototipos que se han pensado con esta mecánica. Estos son los ocho mejores.

El motor rotativo no es un invento de Mazda, aunque es imposible no pensar en este fabricante al mencionar estos motores Wankel. Ahora, esta mecánica ha vuelto en el Mazda MX-30, pero hay muchos coches que utilizaron esta fórmula, si bien algunos no llegaron al mercado. Estos son los 8 mejores prototipos Mazda con motor rotativo.

Desde el Cosmo de 1967, la firma japonesa ha lanzado multitud de modelos con estos peculiares propulsores. Hasta su implementación en el MX-30, el último era el RX-8, pero entre estos y el deportivo de los años 60 hay muchos ejemplos. Algunos se comercializaron y otros se quedaron como concepts. Estos últimos son los que nos ocupan hoy.

Mazda RX-500 de 1970

Mazda RX-500

En el Salón de Tokio de 1970, Mazda celebraba ya 50 años de historia, de manera que era el momento perfecto para este prototipo. El RX-500 contaba con un motor rotativo Wankel de 982 cc con dos rotores situado en posición central. Podía llegar a 15.000 rpm y entregaba 250 CV, lo que se traducía en unos 240 km/h de velocidad máxima en un coche de 850 kg.

Mazda MX-03 de 1985

Mazda MX-03

Los 80 dieron muchas cosas buenas y un ejemplo es este sorprendente prototipo. El MX-03 contaba con un motor de tres rotores y dos litros con 320 CV, pero también con tracción total, cuatro ruedas direccionales y un volante como el ‘Yoke’ de Tesla o el de KITT, el Coche Fantástico… En menos de 5 segundos llegaba a 100 km/h y alcanzaba unos 290 km/h.

Mazda MX-04 de 1987

Solo dos años después del MX-03, en el Salón de Tokio se presentó el MX-04. Esta vez, se trataba de un coche con tracción trasera y motor rotativo delantero. Además, los paneles de fibra de vidrio de su carrocería se podían cambiar, haciendo posibles cosas tan curiosas como el coche que veis en la imagen. ¿A que es increíble?

Mazda RX-01 de 1995

Mazda RX-01

Con el técnicamente complejo Mazda RX-7 ya en el mercado, la marca mostró en el Salón de Tokio de 1995 algo más sencillo. Se trataba de un deportivo 2+2 que pesaba apenas una tonelada y montaba un motor rotativo que luego llegó al RX-8. Contaba con unos 225 CV y estaba colocado delante, pero casi en posición central.

Mazda Taiki de 2007

Mazda Taiki

Los anteriores integrantes de esta lista funcionaban, pero este no. En esencia, el Taiki era una carrocería con un coeficiente aerodinámico de 0,25 y un aspecto realmente llamativo. Cuando se dio a conocer, no tenía mecánica, pero se mencionó que contaría con algo similar a lo que montaba el Mazda RX-8. Sin embargo, nunca llegó a ir más allá.

Mazda Furai de 2008

Mazda Furai

Fabricado sobre el chasis de un Courgage C65, el Mazda Furai era un coche espectacular. Contaba con un motor rotativo de 455 CV y sorprendió a todos, pero no acabó bien. Como habréis notado, hablamos de él en pasado, ya que la única unidad fabricada salió ardiendo cuando estaba siendo fotografiada por los compañeros de la revista Top Gear de Inglaterra…

Mazda LM55 de 2014

Mazda LM55

Se creó dentro de la serie de prototipos Vision Gran Turismo para esta conocida saga de videojuegos. Su nombre provenía del Mazda 787B número 55, que ganó Le Mans en 1991 y también debía contar con un motor rotativo, aunque nunca se fabricó una unidad funcional. Sí se creó una escultura que se expuso en el Festival de Goodwood, eso sí.

Mazda RX-Vision de 2015

Mazda RX-Vision

Desvelado en el Salón de Tokio de 2015, el Mazda RX-Vision mostraba la última evolución del lenguaje de diseño ‘Kodo’ de Mazda. Así, se trata de un deportivo imponente, pero que en teoría iba a estar movido por un motor rotativo Skyactiv-R. En principio, se pensó en llevarlo a la producción, pero seguimos esperando a que llegue ese momento.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Motor rotativoMotor