Pasar al contenido principal

Cinco cosas por las que el Focus RS es mejor que el Golf GTI y viceversa

Dos mitos entre los compactos deportivos…con sus cosas buenas y sus cosas malas.

Comparar un Ford Focus RS y un Volkswagen Golf GTI parece poco realista en un primer momento. El americano es notablemente más potente y destinado a convertirse en el compacto más radical de su clase. El alemán es el claro ejemplo de cómo debe evolucionar un coche y un concepto con el paso del tiempo (aquí puedes ver la historia del Golf GTI en imágenes): calidad y diversión sin necesidad de grandes cifras de potencia. Hoy busco cinco cosas por las que el Ford Focus RS es mejor que el Volkswagen Golf GTI y viceversa, porque todos tienen su punto positivo.

Te interesa: comparamos al primer Ford Focus RS con el actual

En la galería podrás ver las cinco diferencias donde más destaca cada uno de estos dos conceptos de compacto deportivo ideal para subir un puerto de montaña. Son coches realmente divertidos y adictivos, coches que emocionan y que te hacen pasar un buen rato y aunque el concepto general sea muy similar, cada uno de ellos tiene su personalidad propia, su particular manera de ver el mundo.

 

 

El Ford Focus RS es una máquina diabólica. Cuando te subes la primera vez y das una vuelta, probablemente se sienta peor coche de primeras que un Volkswagen Golf GTI 2017, donde la calidad general está en otro nivel. El Focus es duro, poco refinado, pero cuando llegan la curvas y buscas la quintaesencia del coche es donde sorprende y machaca con autoridad a quien se ponga por delante. ¿Puede luchar contra esto el Golf GTI? Evidentemente, si vas a cronometrar la subida a un puerto de montaña, lo tiene complicado, pero esas siglas GTI no llevan 40 años ahí sin motivo y sin dudas, el cóctel final es casi tan apetecible como el que ofrece el Focus. ¿O incluso más?

Descubre en la galería cuáles son las cinco cosas por las que el Focus RS es mejor que el Golf GTI.


 

Y además