Pasar al contenido principal

Opinión: ¿Hemos tocado fondo con los compactos deportivos?

¿O todavía queda mecha para rato?

Los compactos deportivos son un segmento interesante, especialmente para los que buscamos un coche práctico y utilizable pero que vaya bien en cualquier condición y que nos permita darnos un homenaje de vez en cuando. Coches como el Seat León Cupra o Honda Civic Type-R son buenos ejemplos, coches muy eficaces y con planteamientos diferentes según las necesidades. Ahora bien, ¿son tan buenos y tan divertidos como lo eran hace 20 años? ¿El intento de gustar a todos, está terminando con su esencia deportiva?

Es cierto que ahora los compactos deportivos son más grandes, pesados, torpes y pensados para eso, agradar a muchos. Lejos quedan ya los brutales Peugeot 205 GTI, los Lancia Delta HF Integrale o los primeros Volkswagen Golf GTI, que eran más simples, más baratos y se podría decir que incluso más divertidos que los de hoy, aunque no más eficaces. Es cierto que hoy se busca más el lujo, el refinamiento y demás, salvo en modelos muy concretos como un Ford Focus RS, por ejemplo, pero: ¿y el futuro? ¿Hacia dónde deberían ir los compactos deportivos?

 

Nuevo Volkswagen Golf GTI

 

Creo sinceramente que en el futuro debería haber dos tipos de compactos deportivos. Por un lado, los compactos deportivos tradicionales, que deberían seguir un poco los pasos de coches como el Seat León Cupra o incluso el propio Volkswagen Golf GTI. Deberán ser coches con un comportamiento dinámico excelente, pero a su vez utilizables en el día a día, con varios modos de conducción que puedan modificar su comportamiento, de confortable a radical, sistemas de propulsión híbridos para ser eficientes en un uso habitual y a su vez que el motor eléctrico aporte ese punch de mala leche adicional cuando se quiera ir de tramo: ¿Un Seat Cupra híbrido? Me parece una solución perfecta.

Si buscas un compacto te interesa el Kia Ceed

Ahora bien, bajo mi punto de vista, este tipo de compactos rápidos (quizás ese nombre sería más apropiado) deberían estar complementados por auténticos compactos deportivos, pensados única y llanamente para disfrutar al volante, sin pensar en el confort o en llevar a tu abuela a la visita del médico. No, para eso ya están otros coches, un compacto deportivo debería ser espartano, haciendo un énfasis especial en la ligereza y la puesta a punto tanto del chasis como de las suspensiones. También deberá ofrecer potencia y sonido, tiene que ser un coche que te haga sacar una sonrisa en curvas, un coche sin concesiones y para gente que sabe conducir. Un coche emocionante. En serio, el Ford Focus RS es el coche que se me viene a la cabeza: bastante inútil en una conducción en el día a día pero excelso cuando llegan las curvas y quieres pasar un buen rato.

 

 

Ahora bien, ¿son malos los compactos deportivos actuales? Yo creo que no, pero lo que sí te puedo decir es que las malas tintas nunca son buenas. Ser bueno en todo es no ser emocionante en nada. Y si bien es un lujo poder tener un compacto rápido y eficaz, también es necesario que nos den la opción de tener auténticos compactos deportivos ligeros, radicales, apasionantes y emocionantes. Coches para disfrutar. En eso consiste el asunto, ¿no? 

Lecturas recomendadas