Pasar al contenido principal

El coche feo de la semana: Nissan Primera

Y después de esto... el Qashqai.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Mentiría si dijera que no siento una debilidad especial por los automóviles japoneses -aquí los más míticos de la Historia-: su diseño práctico y funcional, sus austeros habitáculos donde no suele haber nada que no sea imprescindible y su fiabilidad mecánica a prueba de bombas siempre han sido argumentos que me han enamorado irremediablemente. Por eso he tenido tres Honda Civic distintos -¿conoces todas las generaciones del Type R?-... y por eso no he podido evitar dedicarle este artículo a uno de los más horribles jamás nacidos allí: el Nissan Primera. Y sí, es el coche feo de la semana que más unánimemente hemos podido elegir en Top Gear. 

¿Quieres un Nissan GT-R Nismo de Lego? Aquí tienes cómo construirlo

Un Primera de 1994 fue el primer coche que condujo la que ahora es mi esposa y, por extensión, uno de los primeros cepos sobre los que pude poner mis zarpas. Aunque estaba propulsado por un bloque 1.6 que poco podía hacer contra el 1.8 del Opel Kadett -léete la historia del GSi- sedán de mi padre, lo cierto es que se movía con bastante soltura entre el tráfico y tenía un diseño que siempre me llamó mucho la atención. Tanto, como para plantearme seriamente hacerme con un GT, que era el que coronaba la gama en su día gracias a un motor de dos litros y 150 CV. 

 

 

Con el paso de los años en la marca no tuvieron más remedio que actualizarlo y la segunda generación, a pesar de tener un diseño más moderno y menos fiel al original... seguía teniendo algo. Pero a la hora de renovarlo de cara al nuevo milenio llegó el desastre: ¿qué demonios era eso? Y no, la excusa de "es que estaba demasiado adelantado a su tiempo" no me vale en este caso. Qué frontal. Qué perfil. Qué trasera. Qué interior... En Europa no fue precisamente un referente entre las berlinas y, a pesar de ser ofrecido con carrocería de cuatro puertas, de cinco y familiar -aquí unos cuantos coches que molan más con esta línea- no logró calar entre un público que, además de empezar a mirar hacia otro tipo de modelos, no podía soportar mirar... eso. 

A lo largo de la vida comercial del Nissan Primera de tercera generación estuvo disponible con varias mecánicas diésel y gasolina con potencias comprendidas entre los 109 y los 140 CV, y su producción cesó en 2007 sin un sustituto dentro de la gama del fabricante nipón, que estaba centrando sus esfuerzos en potenciar la llegada del Qashqai para tratar de salvar los muebles y reinventar uno de los segmentos que mayor crecimiento ha tenido en los últimos años. Aunque sea inexplicable. Sí, los SUV. 

¿Te gusta el Nissan Primera? Si la respuesta ha sido cualquier cosa distinta a un rotundo, gutural y sonoro "no", necesitas ayuda. Urgente. Porque estás para que te encierren...

 

VÍDEO: un Nissan GT-R contra un dron... ¿alguna apuesta?

Lecturas recomendadas