Pasar al contenido principal

La mansión rodante y los coches de Will Smith

No tiene mala camada (automovilística) el Príncipe de Bel-Air

Imagen de perfil de Javier Prieto
Will Smith

Seguro que cuando veas los coches de Will Smith, vas a disfrutar como un enano. Y es que en los garajes de sus mansiones en Los Ángeles, Miami, Estocolmo y Filadelfia, duermen maravillas de Maybach, Bentley, Hennessey, Porsche y Mercedes, además de alguna joya clásica. Sin embargo, lo que nos ha dejado flipados ha sido un casoplón rodante con el que se desplaza de aquí para allá. Se trata de un motorhome al estilo de los que emplean las escuderías de Fórmula 1 como alojamiento en las carreras. Como ya te imaginarás, cuenta con todas las comodidades y materiales nobles a la altura de su acaudalado propietario.

 

 

Para que te hagas una idea del lujo que alberga, el interior está todo forrado con madera, cuero y granito, valorado en cientos de miles de dólares. Obviamente, entre las dependencias no faltan los amplios salones con 14 pantallas gigantes de televisión, ni los cuartos de baño completos con mamparas que se oscurecen, ni la cocina totalmente equipada, etc. Todo ello repartido en dos plantas.¡Jo**r!, pero si una sola de sus habitaciones es más grande que mi casa. Pero lo más sorprendente es que esta humilde morada crece a lo alto y a lo ancho. Sí, sí, como lo lees. Resulta que gracias a un complicado accionamiento amplia las dimensiones del aparato con el fin de dejar más espacio para el ya de por sí fastuoso mobiliario. ¡Qué locura! Dicen que su precio ronda los 2,5 millones de dólares. ¿Y qué eso para la fortuna estimada en 260 millones de dólares de Will Smith? Bueno, mejor dale al play y alucina con ese mastodonte del lujo. 

 

Joyas europeas y alguna excepción americana

El artista, con unas 30 películas y un puñado de taquillazos a sus espaldas, tiene en la gasolina una de sus pasiones. Así, entre los coches de Will Smith destaca un imponente Maybach 57s. Suponemos que este monumento alemán al lujo y la opulencia, lo disfruta los domingos con su familia. Bueno, la verdad es que en la localidad de Calabasas (Los Ángeles) donde posee su residencia fija, debe pasar desapercibido con este vehículo. Allí viven la mayoría de integrantes del star system patrio.

 

Maybach 57S

 

Continuando con los automóviles germanos, nos topamos con este Mercedes GL450, ideal para ir a comprar el pan con sus tres churumbeles, Trey, Jaden y Willow, y con su churri, Jada Pinkett.

 

Mercedes GL450

 

Uno de los coches de Will Smith que más le molan es el Bentley Continental T de 1998, con el que se le ha visto ir a jugar al golf. Seguro que en su maletero cuenta con espacio suficiente para transportar toda la herramienta del pijísimo ¿deporte?

 

Bentley Continental T de 1998

 

Sí, también conduce un Bentley GT . ¿A quién no le gustaría ponerse al volante de esta obra de arte procedente de Crown (Inglaterra)?

 

Bentley GT

 

Para los días más 'racing', el ganador de cuatro Globos de Oro y dos nominaciones a los Óscar, se reserva un Porsche 911. Con él  puede recorrer  en un pispás los 50 km que hay entre su casa en Calabasas y la oficina que tiene en Beverly Hill. 

 

Porsche 911, estilo Will Smith

 

¡Por fin! entre los coches de Will Smith encontramos uno americano, aunque sea muuuuy especial. Se trata de un es-pec-ta-cu-lar Hennessey Venom GT del que sobran las palabras. Mejor (ad)mira la foto.

 

Hennessey Venom GT Flickr

 

En el parking del intérprete de 49 años, tampoco falta el Cadillac Escalade ESV, todo un icono de las celebrities que viven y disfrutan de su poderío económico al otro lado del Atlántico. Con ese tanque, no hay paparazzi que se le resista.

 

Cadillac Escalade ESV

 

Para poner el broche de oro a los coches de Will Smith, te hemos reservado una joya clásica. Es el Ford Mustang Convertible del 65, perfecto para pasear por las carreteras de Santa Mónica, a orillas del Pacífico.

 

Ford_Mustang_Convertible_1965

 

Como bonus track del post, te hemos preparado una sorpresa en forma de vídeo de acción... automovilística.

 

 

Lecturas recomendadas