Pasar al contenido principal

Cuando Mazda creó Amati y construyó un nuevo motor W12

En un pasado no tan lejano...

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Mazda Xedos 6

Quizás no sepas que Mazda y Amati es lo mismo. Quizás no sepas que Mazda, además de sus motores actuales y los famosos rotativos, creo un W12, quizás no sepas que Mazda jamás vendió un motor Amati W12 pero sí lo creo. O quizás sí sepas todo esto ya, pero si no, hoy te traemos un pedacito de historia singular. Empecemos.

Allá por los años 90 de la pasada época, Honda tenía Acura, Toyota a Lexus, Nissan a Infiniti y Mazda... no quería quedarse sin descendencia, así que proyecto una submarca de lujo a la que llamaría Amati.

Si eres amante de la competición, no puedes perderte este vídeo del Mazda 787b en Le Mans

Los modelos Amati vendrían a ser la gama alta de Mazda y, nunca se materializó prácticamente nada de este proyecto que, contaría de inicio con dos berlinas y un compacto.

Los turismos elegidos deberían haber sido ser los Amati 1000, Amati 500, un prototipo conocido como MRY (Mazda market Reseach and technology development center of Yokohama) y otro, el MRE (idéntica nomenclatura salvo el cambio de la Y de Yokohama por la E de Europa) que, a la postre, correspondieron a los modelos Mazda Xedos 9, el Xedos 6 y el 323F.

Mazda Xedos 9

 

Nunca llegaron a pisar un concesionario porque, ni siquiera los hubo. Sí que se concibieron hasta 22 delegaciones pero sin que se inaugurara una sola.

Incluso aparecieron en prensa anuncios publicitarios y reportajes sobre la marca pero ése fue el mayor legado de Amati... o no.

El motor Amati W12

Al ser una marca orientada al lujo, la idea de un vehículo de alto nivel requiere también un alto rendimiento y por eso encargó Mazda a Amati el motor W12.

Seguro que el W16 más famoso que conoces es el de origen Audi de los Bugatti. Ese bloque procede de, digamos, juntar dos V8.

Pues Mazda ideó otra forma de elaborar un motor W12 y fue `ensamblando´ tres bloques de cuatro cilindros en línea, cada uno. Este motor contaría con 3.981 centímetros cúbicos y una potencia de 280 CV, limitado debido a ese acuerdo entre marcas japonesas en el que no se ofrecerían motores más poderosos de esa cantidad.

La apuesta de Mazda por un motor revolucionario fue también en el uso de materiales, combinando aluminio y magnesio.

Se dice que el desarrollo y creación de este bloque llamó la atención de otras marcas, concretamente, podría haber sido que Ford, cuando integraba a otras marcas más deportivas como Jaguar y Aston Martin, estuviera tan interesado en este motor que hubiera acudido a las instalaciones japonesas para interesarse por él.

Lo triste de esta historia es que, el proyecto Amati y los modelos jamás vieron la luz más allá de eso: fueron proyectos. No llegaron a concretarse, parece ser que tan solo el bloque motor W12 de Amati sí se construyó pero no se conoce su destino ni suerte final.

Veremos si con la creación y potenciación de submarcas, Mazda se anima y revive Amati y, por qué no, revoluciona el mundo del automóvil de alta gama con la llegada de un coche nuevo con motores de gasolina SkyActive tan eficientes como los sistemas híbridos o incluso eléctricos en un futuro próximo.

Lo mejor llegaría si se materializa la vuelta de un nuevo motor rotativo de Mazda, en un modelo Amati orientado a un sector de público amante del lujo y de las altas prestaciones.

Tienes toda la información sobre los modelos actuales de Mazda en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas