Pasar al contenido principal

El Seat Arona Cupra debería ser una realidad. Y tenemos razones para creer

Estimada cúpula de Seat: lancen más Cupra al mercado o empezará la violencia...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
El Seat Arona Cupra de X-Tomi

¿Recuerdas el render del Seat Arona Cupra de nuestro colega X-Tomi -aquí las 15 berlinas deportivas que todos querríamos ver creadas por él- que te mostré hace tiempo? La idea no ha abandonado nuestra cabeza... y cada día encontramos más razones para creer que algo así podría ser perfectamente factible. En serio. 

No te pierdas: Seat Tarraco, el nombre del nuevo SUV

Vale, quizá un todocamino orientado a un uso más bien urbanita como el Seat Arona no parezca la base ideal para crear un modelo perteneciente a una de las sagas deportivas más ilustres de los últimos años, pero el mercado SUV ha demostrado no tener límite y prácticamente cualquier locura que pueda ocurrírsete tendría sentido si ésta puede responder a las necesidades de un nicho de clientes. Por muy enfermos que estén. ¿No me crees? Échale un ojo a mi prueba del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio Verde. Necesité 10 sesiones con un psicólogo para poder volver a dormir por las noches. 

 

Seat Arona Cupra: su razón de ser

Si a ti también te parece que el bloque 1.5 TSI Evo de 150 CV que monta el Arona FR sigue quedándose algo corto para colmar tus necesidades como petrolhead enamorado de los artefactos de moda, estás de enhorabuena: vengo a echarle más gasolina al fuego. ¿Por qué no se anima la marca de coches española a poner en la calle un modelo firmado por Cupra? Sería el colofón perfecto a una gama con un comportamiento dinámico sobresaliente que, en esencia, no es más que un Seat Ibiza 2017 convertido en todocamino. 

 

El Seat Arona Cupra de X-Tomi

 

¿Te parece esa una buena razón? Pues tengo más: ¿sabes con qué coches comparte plataforma el nuevo Arona? Exacto: con algunos tan interesantes como el Polo o el T-Roc... que en sus versiones más salvajes son capaces de albergar bajo su capó un bloque TSI de dos litros que en el caso del SUV alemán alcanza los 190 CV y en el caso del utilitario con el apellido GTI -aquí los que marcaron una época- los 200. Sí, la arquitectura del retoño de Seat acepta perfectamente un bloque generoso. Y todos los sabemos. 

Y para terminar... mi último argumento: sus modales en movimiento. Tras leer la prueba del Seat Arona FR que pudo llevar a cabo mi compañero Gabriel Jiménez quedé más que convencido de que el trabajo realizado en el chasis de uno de los coches nuevos más interesantes del mercado cumplía de sobra con las mecánicas elegidas para ocupar un vano motor que, con los escasos 150 CV de su versión más deportiva, queda algo vacío teniendo en cuenta el potencial general del artefacto. 

 

VÍDEO: ¡así es el Seat Arona en movimiento!

 

Ahora que has leído esto quieres un Seat Arona Cupra, ¿verdad? Piénsalo: cuando tu pareja empiece a decirte que tu cuñado le ha recomendado un maldito SUV podrás decir a la primera un "sí, cariño" que no suene falso y que no te meta en problemas en el futuro. Suena bien, ¿eh?

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear