Pasar al contenido principal

¿Y si Toyota crea la subamarca Gazoo Racing MN?

¿Más diversión o simple marketing?

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Toyota Yaris GRMN

Si eres seguidor de marcas japonesas y, sobre todo piezas exclusivas para Japón, los JDM, o del Mundial de Rallies, te sonarán los binomios como Toyota Gazoo Racing, Subaru Prodrive, Mitsubishi Ralli Art, etc... Si no, aquí hablaré de ellos..

Si te gustan los rallies, no te pierdas Cinco razones por las que seguir el WRC

Porque, al fin y al cabo, aquí se mezclan las dos vertientes, marcas de fabricantes, departamentos especiales e, incluso preparadores externos que desarrollan modelos de serie para hacerlos ediciones limitadas.

Voy a empezar por el principio y, a la vez por el final, ya que, si te has interesado por la historia de Toyota sabrás que algunos de sus más ilustres piezas han pasado por las manos de TRD, siglas de Toyota Racing Development, un departamento que ha tenido en sus manos desde los Celica de los 90 hasta elementos para el Auris o, más recientemente, el GT86 al que le han añadido piezas que mejoran sus cualidades de comportamiento.

Y decía que empiezo por el final porque, cuando Toyota anunció su regreso oficial a los rallyes lo hizo con una submarca del propia fabricante: Gazoo Racing Meister of the Nurburgring (GRMN). En 2015, anunciaron que adquirían por completo al preparador que hasta la fecha había llevado en paralelo el desarrollo tanto de modelos espectaculares como el Lexus (ups, no es un Toyota... o casi) LFA que compitió en el VLN o, a nivel mundial, desarrollaría los Yaris del WRC.

Igualmente me sorprendió que el capitán del barco fuera Tommi Makinen, para quien firma este texto, el mejor piloto de rallyes de la historia, quien, desde su salida de Mitsubishi, había estado vinculado a Subaru con su propia escuela de rallyes, sus coches preparados por su propia estructura TMR e incluso apoyando en el desarrollo de ciertos modelos de la marca de las pléyades.

Pero si rizamos más el rizo en el lío de las cabezas múltiples de Toyota que podrían haber sido elegida para llevar sus coches de calle, no podemos olvidarnos de Toyota Motorsport GmbH, para los que peinamos canas, la Toyota Team Europe con la que, entre otros, compitió Carlos Sainz en el WRC, el brazo de competición de la marca que, por ejemplo, lleva el programa de resistencia WEC, donde se incluyen las 24 horas de Le Mans, y, hasta la disolución del programa, la Formula 1, que, para colmo de los colmos, también tiene sede en Alemania, concretamente en Colonia (por lo que depende de Toyota Europa), recordando que Gazoo Racing MN viene de Meister of Nürburgring.

La cuestión es que, a las grandes marcas, les ha entrado la fiebre de las submarcas, para quien suscribe esto, inncesaria. La integración, compra o absorción de pequeñas marcas o preparadores como en su momento AMG o Abarth y luego su comercialización independiente es un vaivén de marketing resultado del momento.

Este tema viene también al hilo de la reciente noticia sobre Cupra de separa de Seat de la que ya hemos hasta especulado cuáles son los modelos que debería comercializar la nueva submarca incluso apoyada en la tecnología de sus coches híbridos.

No te pierdas el artículo Modelos que Cupra debería lanzar

Solo se me ocurren genialidades como el AMG GT, obra pura y dura gestada y parida por AMG. Un Fiat 500 preparado por Abarth 595, no es Abarth, es un 500 muy gordo pero un Fiat 500. Esto ya lo hicieron hace años, no es nuevo, pero les ponían coletillas con solera, por ejemplo Clio Williams, Escort/Sierra Cosworth o, incluso, dentro de la propia marca, Subaru Impreza (o no) WRX STI donde STI es Subaru Tecnica International

Gazoo Racing Meister of Nurburgring

La primera producción de GRMN (por aquello de abreviar) es el Toyota Yaris GRNM que se inspira en el WRC. Como podéis leer en la prueba que hicimos, el coche es un pequeño misil, pero es un Yaris, tanto que lo veas tú, como petrolhead, o lo vea la abuela de 84 años que se sacó el carné para sufrir un accidente, sabes que es un Yaris.

Probamos el Toyota Yaris "del WRC" (o casi)

Esto es un N (qué originales son estos de marketing, un saludo amigos) de Hyundai (N de, otra vez, Nürburgring) es el deparmento de los coreanos que llevan sus modelos de serie al extremo. Pero al i30 N le pasa lo que al Yaris GRMN, es un i30 como el que se compra el que lo quiere para ir a trabajar y luego a recoger a los niños al cole, un i30 pero más bruto mecánicamente hablando.

Qué modelos de Toyota Gazoo Racing quisiéramos (y pluralizo) que se fabricaran, evidentemente, el GT86. Sigue siendo un caramelito, una pieza de culto, y sigue estando muy poco explotado. Esperemos que el nuevo Supra, presumiblemente, con un modelo de acceso con también poco más de 200 CV y propulsión, no lo dilapide. 

El nuevo Toyota Supra será menos japonés de lo que quisieras

Otro que sería espectacular ver, aún sin tan siquiera haberlo conocido, es el mencionado nuevo Toyota Supra del que ya os hemos contado que puede heredar todo de la plataforma que usa con BMW, tanto que podría decirse que es un BMW con disfraz de Toyota. 

Si GRMN cogiera un Supra, le metiera mano y lo hiciera digno de meter a competir en circuito pero homologarlo para calle, podríamos tener un bombazo.

El tiempo dirá qué modelos llevarán la marca o el apellido GRNM y qué repercusión comercial tuvo este tipo de escisiones.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear