Pasar al contenido principal

Mercedes Clase G 2018 o Range Rover 2018: ¿cuál es mejor?

Los dos todoterreno con los que todos soñamos.

SUV de lujo todoterrenos off-road fuera asfalto lujosos

Hablando de los todoterrenos más lujosos es conveniente separar conceptos: no es lo mismo un SUV que un todoterreno. Un SUV, como puede ser un Mercedes GLS o un BMW X6, no están preparados para ser coches capaces fuera del asfalto. En cambio un todoterreno sí: tanto el Mercedes Clase G 2018 como el Range Rover 2018 son dos mitos con ruedas, coches nacidos, hace ya muchos años, para llevar el lujo al campo, especialmente el británico, aunque con el paso de los años ambos han sabido reinterpretarse muy bien. 

No obstante, partiendo sobre esa premisa, ambos modelos han llegado hasta nuestros días de una manera muy, muy diferente. Recuerdo cuando yo era un niño, que el Range Rover ya era un todoterreno de lujo, probablemente el más lujoso en aquella era pre-SUV. El Mercedes Clase G no era más que un coche robusto, fuerte y especialmente destinado a un uso off-road bestial, un coche más enfocado hacia el comportamiento fuera del asfalto que hacia el lujo dentro de él. Eso hoy ha cambiado por completo y el Mercedes Clase G 2018 es un buen ejemplo de ello.

 

 

Y es que el Mercedes Clase G 2018 ha evolucionado hacia el lujo, algo que las últimas generaciones ya intentaron pero sin una propuesta verdaderamente convincente: en la prueba del Mercedes Clase G pude comprobar que realmente se trataba de un coche viejo y aunque había elementos de lujo, como una tapicería de cuero de primera, el interior no estaba ni a la altura del betún de otros todoterreno de lujo como el Range Rover o el Bentley Bentayga

No obstante, con el paso de los años, el Mercedes Clase G se vendía mejor: aquí tienes la unidad 300.000. ¿Cómo se come eso? Pues por una estética única en el mercado que convence. Es un coche robusto y que lleva asociada una imagen muy potente de poder. Gracias a eso, con cuatro detalles modernizados, Mercedes se ha inflado a vender coches, por lo que no es de extrañar que por fin se hayan decidido a modernizar por completo su todoterreno más exclusivo pero, por supuesto, sin tocar ni un ápice de su esencia, de su estilo y de esa maravillosa sensación de tener un pequeño tanque ligero en el garaje.

 

 

Así pues, el Mercedes Clase G 2018 se ha renovado mirando hacia el lujo, mejorando dentro del asfalto y con un extra de modernidad y tecnología, derivada del Mercedes Clase S, bajo la piel de un tanque: estoy convencido que tiene todo para ser un auténtico éxito, especialmente en aquellos mercados donde el dinero no suele ser un problema. Ahora bien, ¿puede el Range Rover 2018 robarle ventas? ¿Puede ser una alternativa real?

Bien, hay que empezar por la premisa de que el Range Rover 2018 también es un mito: ¡nació en el año 1970! Es casi una década más antiguo que el Clase G. No obstante, su evolución ha sido muy diferente: desde el minuto uno su planteamiento no fue únicamente ser una bestia off-road, para eso ya estaba el gen del Land Rover Defender. El Range Rover quería ser una versión más señoríal y lujosa, el primer todoterreno de lujo de la historia, el pionero. 

 

 

Su actualización ha sido mucho más progresiva y hoy en día es el todoterreno con más estilo del mundo: rezuma elegancia y distinción por los cuatro costados y es un emblema del lujo, como podría ser un Rolls-Royce Phantom 2018. Sin duda, la llegada del Bentley Bentayga (y del futuro Rolls-Royce Cullinan) ha puesto en peligro su cetro como todoterreno más lujoso del mundo, pero aún así, el Range Rover tiene algo que sigue siendo tremendamente atractivo: sigue siendo un coche capaz también fuera del asfalto y eso mola muchísimo.

Vale, quizás no sea tan eficaz como el Mercedes Clase G, con sus bloqueos de los tres diferenciales o la reductora, pero se defiende bastante bien. La verdad es que para mi esta cuestión es tremendamente complicada: ¿un tanque modernizado hacia el lujo o el emblema del lujo fuera del asfalto? Me considero fan de ambos coches y elegir entre uno y otro me resulta tremendamente complicado. Creo que el Mercedes Clase G triunfará más que el coche más lujoso de Land Rover: creo que su imagen es más potente y, viendo las ventas de la anterior generación, parece claro que la gente con cuentas corrientes muy generosas es lo que demanda.

 

 

También creo que el Mercedes Clase G nunca puede ser tan lujoso como el Range Rover: ¿has visto las plazas traseras de las versiones con carrocería larga? Son auténticas limusinas de súper lujo capaces de subir el Everest como un marqués. El Range tiene una elegancia implícita que me resulta apasionante y están apostando mucho por la tecnología, incluyendo el primer Range Rover híbrido enchufable de la historia. No sé tú, pero yo creo que esta batalla es una de las más apasionantes del segmento, una batalla que puede incluir también al Bentley Bentayga, ya que aunque su capacidad off-road no sea tan poderosa, es un coche que también se puede defender y que en términos de lujo y confort (y de imagen) tiene mucho qué decir. ¿Cuál es mejor, Range Rover o Mercedes Clase G? No me hagáis elegir, os lo suplico.


 

Lecturas recomendadas