Aerodinámica y belleza: un recorrido por los 7 alerones traseros más icónicos de la historia

Porsche 911 Carrera RS 2.7

Los alerones se pusieron de moda a partir de la década de 1960 gracias a deportes como la Fórmula 1. ¡Estos son los más icónicos del mundo del motor!

Los alerones son una parte muy querida de los coches deportivos a nivel estético. De hecho, casi debido a ellos podemos conocer el modelo al que pertenecen y vislumbrar su capacidad y rendimiento. Hoy vamos a hacer uno de esos TOP algo difíciles... ¡Los mejores alerones de coches de la historia!

Esta tendencia surgió durante la década de 1960 con la Fórmula 1. Los ingenieros llegados desde la aviación aplicaron sus conocimientos a aquellos superdeportivos para rendir como nadie en la pista, y evidentemente esa tecnología acabó en las calles y los vehículos de hoy en día.

1. Ferrari F40

Ferrari F40, uno de los grandes deportivos de la marca.
Ferrari F40, uno de los grandes deportivos de la marca.

¿Es este el alerón más icónico de todos los tiempos? Posiblemente sí. El Ferrari F40 es el último gran superdeportivo de Maranello y el último coche que se diseñó y construyó bajo la supervisión de Enzo Ferrari y con una producción limitada de unas 1.315 unidades.

Su parte trasera es bastante simple. Posee una enorme rejilla para hacer respirar a su motor V8 biturbo de 3,0 litros con tres salidas de escape y cuatro ópticas redondas. En lo alto, un gran alerón cuadrado de doble anclaje sobre el extremo del paragolpes. Sencillamente, una obra maestra.

2. Nissan Skyline GT-R R34

Nissan Skyline R34 GT-R.
Nissan Skyline R34 GT-R.

Si naciste en la década de 1990, creciste viendo Fast and Furious y te emocionaste al ver a Paul Walker en la segunda película conducir esta bestia. Todo un icono de los coches japoneses cuyo alerón también es una referencia.

Fue el primer ala de su tipo en la saga de los Nissan GT-R. Doble anclaje centrado con endplates laterales y una forma muy aerodinámica. Realmente agresivo pero a su vez, elegante y en consonancia con la estética general de este Nissan que marcó época.

3. Lamborghini Countach

lamborghini countach

El alerón del Lamborghini Countach original es otro de los grandes hitos de la automoción. Fue el coche que dejó sentadas las bases del ADN de Lamborghini para el futuro a nivel de diseño. Una forma de cuña y estética de nave espacial.

Su alerón trasero es similar al del Skyline, pero con unos endplates más pequeños. Además, no todos los modelos que salieron de fábrica lo llevaron. De hecho, ¡en Estados Unidos llegó a ponerse un segundo alerón idéntico en la parte frontal debido a la normativa de altura del parachoques!

4. BMW 3.0 CSL

BMW 3.0 CSL

Courtesy of RM Sotheby's

El batmóvil de BMW fue ni más ni menos que el legendario 3.0 CSL. Un coche enfocado en la competición y el primer trabajo de la marca BMW Motorsport para conquistar el Campeonato de Turismos de Europa.

Las versiones con el paquete especial aerodinámico contaban con un ala trasera enorme cuyos anclajes tenían forma de triángulos y hacían las veces de endplates. Pocas veces se ha vuelto a ver un diseño tan atrevido y ningún coche en la historia se ha acercado a su estética.

5. Plymouth Superbird

Plymouth Superbird

Courtesy of RM Sotheby's

Muchos se acordarán de este coche americano por la competición o incluso por la suerte de haberlo visto en la calle. Otros, lo vimos por primera vez en la película de Cars con el personaje de Rey en el equipo Dinoco. Y no, su alerón no estaba exagerado.

El Plymouth Superbird nació en 1970 y tuvo su gran escaparate en la NASCAR con una afilada estética y un motor 426 HEMI V8. Su alerón es similar al de un F40, pero muchísimo más alto y estirado hacia atrás. De este muscle car, desafortunadamente, solo se construyeron algo más de 1.900 unidades. ¡Muy difícil de encontrar, pero toda una joya!

6. Subaru Impreza WRX STi

Subaru Impreza S5 WRC

La leyenda de los rallys también fue un temible deportivo en las calles y su alerón trasero fue una de sus grandes firmas estéticas junto al profundo color azul de su carrocería. El Subaru Impreza WRX STi vivió muchas generaciones, pero todas ellas tuvieron en común este componente.

A diferencia de los demás, debutó con un ala que estaba dividida por varias secciones en su zona central cuando hablamos de la segunda generación con el pack específico. Aunque también han llevado alerones estándar de doble anclaje e incluso de perfil bajo.

7. Porsche 911

Porsche 911 Carrera RS 2.7

Courtesy of RM Sotheby's

La cola de pato de los Porsche 911 es sencillamente mítica. La historia comenzó en 1972 con el 911 Carrera RS 2.7. Un coche del que se produjeron unas 1.580 unidades con 210 CV de potencia y un peso de apenas 1.000 kg.

Ese alerón de cola de pato se convirtió en un distintivo muy especial para Porsche y su estética ha continuado hasta nuestros días con deportivos como los Porsche 911 Sport Classic. Una forma elegante y lujosa de dar vida a la parte trasera de los bólidos de Stuttgart.