Pasar al contenido principal

El familiar más exclusivo puede ser tuyo: a subasta un Ferrari 330 GT Shooting Brake

Es extremadamente raro, así que encima no pidas que sea bonito.

El Ferrari 330 GT Shooting Brake es uno de los Ferrari más raros y exclusivos de la historia, aunque ya te digo una cosa: no tendría nada que hacer si lo metemos en la pista de Fiorano y lo comparamos con los Ferrari más rápidos. ¿Velocidad? Aquí no importa eso: este Ferrari se creó para ser un Gran Turismo rápido, con cuatro plazas confortables y un diseño único. En una de las diversas subastas de coches que se realizarán en el próximo Concurso de Elegancia de Pebble Beach esta pieza de Ferrari única en el mundo saldrá a la venta.

Encima no es excesivamente caro: su precio estimado ronda los 700.000 dólares, algo menos en Euros. Y es que, pese a ser un Ferrari único, un one-off en toda regla, hay un par de cosas que hacen que no sea tan especial como otros Ferrari raros, véase un Ferrari 250 GTO o el Ferrari 365/4 Daytona Shooting Brake: la primera es su nulo pedigree, jamás ha participado en competición alguna y tampoco es un coche que sea precisamente famoso. La segunda es su aspecto: la verdad es que no está tan logrado como otras creaciones específicas de la marca.

 

Vídeo oficial del Ferrari LaFerrari Aperta

 

Y es que los diseños de Vignale para Ferrari siempre han sido controvertidos. La historia de este Ferrari 330 GT 2+2 empieza en diciembre de 1965, cuando es enviado al distribuidor de Ferrari en Norte América Luigi Chinetti Sr. En ese momento, el chasis 07963 estaba realizado por Pininfarina, como el resto de los 1.088 ejemplares de este modelo. También montaba el motor V12 SOHC de cuatro litros con 300 CV que le permitían acelerar de cero a cien en menos de siete segundos: nada mal para un gran turismo de cuatro plazas.

En su momento fue calificado como un ‘misil’ y la verdad es que podía ser considerado como tal en aquellos tiempos. Tras un breve periodo en manos ajenas, en 1967 el coche fue devuelto a Chinetti Motors y, en este caso, el hijo de Luigi Chinetti, fue el que decidió utilizar ese coche para algo especial, algo único.

Junto con el famoso ilustrador Bob Peak, famoso por sus posters de Hollywood, se pusieron a dibujar lo que tenían en mente. El objetivo era crear un familiar con mucho estilo, un Ferrari Shooting Brake con un buen espacio interior, un gran maletero y mucha potencia, además de una carrocería única. Una vez que tenían dibujado el concepto, enviaron el coche a Carrozzeria Vignale, en Turín, responsable de muchos trabajos de carrocería en los años 50 para la marca de Maranello.

 

 

El resultado fue un familiar elegante y con las clásicas líneas de Carrozzeria Vignale: los faros y los pilotos estaban escondidos tras una rejilla, mientras que el pilar B se convertía en un gran arco que separaba las dos grandes áreas acrisoladas. El coche fue terminado y expuesto en el Salón de Turín de 1968, antes de ser entregado a su nuevo dueño: Luigi Chinetti Jr.

El coche permaneció en su poder durante muchos años, para más tarde pasar de manos entre varios coleccionistas americanos. En 1990 un coleccionista francés lo redescubrió y lo restauró y desde ese momento ha participado en varios Concursos de Elegancia: más adelante fue incluso parte de la colección de Jay Kay. Hoy, este Ferrari tan especial, probablemente el último trabajo de Carrozzeria Vignale con Ferrari, puede ser tuyo y en ese momento podrás decir que compartes algo con el mítico Luigi Chinetti y con una estrella de la música como Jay Kay: el Ferrari 330 GT Shooting Brake.

Lecturas recomendadas