Pasar al contenido principal

9 coches de drift transformados que te dejarán con la boca abierta

No sabemos que es más complicado: haber creado estas máquinas o derrapar con ellas.

Imagen de perfil de Javier Leceta

En nuestro ranking de hoy hemos querido alejarnos de los coches normales y corrientes para mostrarte algo más sorprendente: transformaciones convertidas en coches de drift que, al menos, te dejarán alucinado durante un buen rato.

No te pierdas: Los coches de drift más locos

Los 9 coches de drift que puedes ver en la galería superior son transformaciones creadas a partir de vehículos de muy diferentes tipos y clases: desde un Ferrari 599, pasando por un Rolls-Royce Silver Shadow hasta un autobús escolar o una furgoneta Ford Transit.

Aquí tienes las 9 transformaciones en coches de drift que te dejarán con la boca abierta: 

 

Ferrari 599

El drift es un arte japonés pero, cuando Federico Sceriffo se decidió a competir en el campeonato Formula Drift America, tuvo claro que tenía que hacerlo con una montura más patriótica. Eligió un Ferrari 599 biturbo de 800 CV con freno de mano hidráulico.


Rolls-Royce Silver Shadow

Seamos honestos con Shane Lynch y olvidemos que el irlandés se hizo famoso gracias a ser uno de los miembros del grupo Boyzone: ir de lado en un Rolls-Royce V8 de 6,7 litros mola mucho más que cantar canciones de amor.


Nitro Circus School Bus

Se puede confiar en el Nitro Circus para generar el caos urbano. Un bus escolar sin asientos  ni cristales, con una enorme jaula de seguridad, deslizándose por un aparcamiento ¿no es la cosa más loca que has visto? Más bien parece una peonza que un coche de drift real.


Ford Transit

¿Una Transit de reparto conducida al límite? La próxima vez que veas circular por tu ciudad una de estas Ford cerca de ti reza para que no sea como este prototipo, que cuenta con un motor V8 de 440 CV y bloqueo de diferencial. 

 


Toyota Prius

Ver un Prius derrapando de lado es algo así como un golpe moral a los valores tradicionales de este Toyota. Si es con un V8 todavía, ¿verdad? Piénsalo otra vez: realmente lo que tienes es una transformación de un coche de drift completamente eléctrico al que le encanta quemar ruedas.

 

Dodge Charger de 1968

Nos quitamos el sombrero ante Alexandre Claudin, que eligió para hacer drift un Dodge Charger de 5,3  metros de largo alimentado por un motor BMW V8 y con los escapes asomando por los pasos de rueda. Suena todo muy bien, sí.

 

Ford Focus RS

Si tener un coche de 214 CV de tracción delantera como el Ford Focus RS no te parece la mejor opción para hacer drift, Kugel Street Rod Components tiene la solución: monta un motor V8 de 4,6 litros de un Mustang y conviértelo en propulsión. ¿Te parece mejor ahora?

 

Lamborghini Murciélago

En Japón les gusta hacer cosas locas con los Lamborghini – por lo general, meter luces LED y poner unas decoraciones estridentes-. El drifter Daigo Saito prefiere instalar una dirección más driftera y subir puertos de montaña de lado mientras mira el paisaje por las miniventanillas. 


Jaguar E-Type

Project Purist es el resultado de un deteriorado E-type restaurado -a su modo- por los hermanos británicos Nick y Charlie Seward. Con su motor Toyota de 450 CV y su tren de rodaje procedente de un BMW M5 V10 no es bienvenido en los concursos de elegancia de Jaguar. Y mejor para él...

 

Lecturas recomendadas