Pasar al contenido principal

Los coches de Franco 42 años después de su muerte

Los vehículos que durante casi 40 años representaron el régimen del Caudillo.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Rolls-Royce_Phantom_IV_4AF14_y_4AF16 Guardia Real WikipediaFranco

Con motivo del 42º aniversario de su muerte que se cumple hoy, aquí están los coches de Franco. Con la excusa de esta fecha creemos que merece la pena repasar los vehículos que representaron al régimen del Caudillo durante cuatro décadas. Por cierto, se trata de abordar ex-clu-si-va-men-te esa etapa au-to-mo-vi-lís-ti-ca de nuestro país, sin entrar en consideraciones políticas de ningún tipo.

Para centrar un poco el tema te diremos que los coches de Franco parecen la ONU, puesto que los tuvo de un montón de países y marcas. La nacionalidad de los mismos dependía de las relaciones diplomáticas que mantenía en cada momento. Se movía en los mejores modelos de Rolls-RoyceCadillac, Mercedes, Chrysler o Buick, entre otros.

Como curiosidad te contaremos que le molaban mucho los descapotables. Sin embargo, tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, en 1971, no volvió a utilizarlos, por si las moscas. Ah, ¿sabías que debido a su escasa estatura, odiaba los automóviles altos?

 

Joyas germanas 

Durante los años 40, la proximidad del Generalísimo con el gobierno nazi de Adolf Hitler le hizo incorporar al parque móvil nacional varios modelos teutones. El impresionante Mercedes 770K Pullman Limousine blindado era idéntico al empleado por los jerifaltes de las SS. Montaba un pedazo motor de avión con 7.665 cc y 230 jacos de potencia, asociado a una caja de cinco marchas, capaz de alcanzar los 170 km/h. Evidentemente, representaba lo máximo de entonces.

 

Mercedes-Benz_770 Pullman Limo Franco

          (Foto: Lars-Göran vía Wikipedia)          

 

Otro de los coches de Franco que llegaron desde Alemania se llama Mercedes W1 4G. Lo diseñaron para que los mandos del ejército nazi dirigieran las operaciones militares desde el campo de batalla, por lo que tenía ciertas virtudes todoterreneras. Con un corazón de 5.400 cc y 100 caballos, tenía que mover una masa de varias toneladas. No es de extrañar que consumiera cerca de 40 litros de gasolina a los 100 km y que su velocidad punta se quedara en 67 km/h.  

 

Mercedes_Benz_G4_1938 Franco

         (Foto: Wikiwand)

 

El mamut de seis ruedas fue un regalo de Hitler a Franco por su 48 cumpleaños. Solo se fabricaron 47 unidades, de las que solo perdura la 'española'. Una que fue propiedad de Adolf y otra que se la envió a Benito Mussolini se destruyeron durante la II Guerra Mundial. Dicen que una tercera fue adquirida por un empresa americana. Así las cosas, cuenta la leyenda que la marca Mercedes ofreció un cheque en blanco a Patrimonio Nacional, propietario del 4G para que se lo vendiera. Evidentemente, rechazaron la oferta.

 

Mercedes_Benz_G-4_(1938)_rearFranco

         (Foto: Wikiwand)

 

¡Bienvenido Mr Marshall automovilístico!

Tras la derrota de Alemania, el Generalísimo mudó de Aliados internacionales siguiendo la táctica del cambio de chaqueta o el famoso ' A rey muerto, rey puesto'. Al más puro estilo Bienvenido, Mr Marshall (1953), se acercó en los 50 a los Estados Unidos, potencia que partía -y parte- el bacalao en el planeta.

 

-Buick_Super_Serie_50_BW_21949 similares al 8 de Franco

         (Foto: Berthold Werner vía Wikimedia Commons)

 

Y con la intención de hacerlos la rosca compró varios Cadillac Fleetwood y Buick Eight. Tras un paréntesis británico en la década de los 60, volvió a la carga con los modelos yanquis durante los años 70.

 

Chrysler Imperial 1966

         (Foto: Berthold Werner vía Wikiwand)

 

Como ves, en dos etapas distintas, décadas de los 50 y 70, los coches de Franco parecían el anuncio de todo un lujoso concesionario de los Estados Unidos.

 

Cadillac_Fleetwood_--1973 Autor IFCAR

         (Foto: IFCAR vía Wikimedia Commons)

 

Maravillas británicas

A pesar de la pretendida imagen de austeridad proyectada por el dictador español, le encantaban los Rolls-Royce. Toma, y a mí también. Por eso en 1950 encargó ¡un par de Royal Phantom IV! Este modelo se destinó íntegramente a jefes de Estado y de Gobierno y del que solo se construyeron 18 unidades, siendo la primera de ellas para la Reina de Inglaterra el día de su 25 cumpleaños. A esa maravilla se sumó un Silver Wrait algo más pequeño y modesto.

 

Rolls-Royce_Phantom_IV_Franco

          (Foto: Wikiwand) 

 

Bueno esperamos que te haya molado este repaso a algunos de los coches de Franco. Sí, es cierto que se nos han quedado algunos en el tintero, pero no había espacio ni tiempo para más.

Foto portada: Guardia Real vía Wikimedia.

 

Lecturas recomendadas