Pasar al contenido principal

Opinión: ¿es de valientes comprar un Tesla a día de hoy?

Las ventas se multiplican en nuestro país. ¿Quién lo compra? ¿Es una buena decisión?

Comprar un Tesla es algo que mucha gente se está cuestionando. Mejor dicho: se está empezando a cuestionar. Muchos todavía no conocían a la marca de Elon Musk, pero con la llegada de la marca a España la gente la está empezando a ver con otros ojos. Tesla ya tiene un pequeño concesionario provisional en uno de los enclaves más transitados de Barcelona, junto al puerto, mientras que El Corte Inglés ya los vende en su centro comercial de Puerto Banús, uno de los más exclusivos y que acoge a un cliente con la mayor renta del país. Pero, ¿vale la pena comprar un Tesla a día de hoy? ¿O solamente está indicado para valientes que quieran ser pioneros en algo?

Te interesa: ¿comprar diésel o gasolina? ¿Qué interesa más?

Muchas veces, cuando me encuentro esos BMW o Mercedes de los años 60 con matrícula española, pienso lo mismo: ¿cómo les debían ver en su momento? Eran pioneros del lujo, de una clase alta que apostaba por nuevas marcas extranjeras que pocos conocían pero que apostaban por la tecnología. Hoy, aquellos que se atreven a comprar un Tesla en nuestro país son como esos pioneros que no tienen miedo a tomar una decisión equivocada y que se guían por su corazón y por sus gustos. Un Tesla Model S o un Tesla Model X son coches impresionantes, rápidos, con una cantidad de tecnología brutal y una imagen potente, pero ¿son realmente una opción a valorar o es una locura comprarlos hoy en España?

 

 

Y es que nuestro país todavía no tiene una infraestructura de carga sólida y tupida para poder moverte día tras día con tu Tesla sin sufrir por la autonomía. En la práctica, estos coches pueden recorrer unos 500 kilómetros sin problema, pero si quieres realizar un viaje más largo, por ejemplo a tu destino de vacaciones en la playa, deberás planificar al detalle tu viaje para poder realizarlo, mientras que en algunas ocasiones simplemente te será imposible llegar a tu destino.

Otra desventaja es que los viajes con un coche eléctrico son mucho más lentos, ya que debes ir recargando el coche constantemente: si llenar el depósito del coche te cuesta un par de minutos, cargar a tope las baterías de un Tesla Model X te puede costar, aunque tires de supercargador, más de media hora. La cosa se puede convertir en una odisea si estás en una zona que no dispone de supercargadores: en toda España solo hay 13 y la mayoría de ellos concentrados en la costa mediterránea (6 en Cataluña) y todos ellos en la parte oriental: de Gijón a Sevilla no hay ninguno y dar la vuelta por Lisboa o Madrid no parece la mejor opción. 

Otra historia sería si tuviésemos la infraestructura eléctrica que existe en otros países, como por ejemplo en el centro de Europa, las Islas Británicas o grandes ciudades como París o Zurich. Pero en España todavía estamos en pañales en este apartado y aunque se trabaja a gran velocidad para mejorar este apartado, la cosa todavía está lejos de ser atractiva. ¿Crees que la infraestructura eléctrica es el mayor handicap a la hora de comprar un Tesla? No es la única.

 

 

Otro gran problema que tenemos a la hora de comprar un Tesla es que no hay concesionarios ni talleres en nuestro país. Tu compras el coche como si fuese un microondas por Amazon y te llega a casa como la compra del supermercado. La marca ofrece un teléfono de asistencia, pero en caso de que tu Tesla sufra una avería o de problema con tu coche, la cosa será mucho más compleja que llevarlo al taller de la esquina para que te solucionen el problema: deberás mandar el coche al extranjero: el taller más cercano está en Burdeos, Francia. Si vives en Murcia y se te estropea algo del coche y tienes que mandar a arreglar el coche a Burdeos, pues eso…

¿Y si tienes un accidente con un Tesla? En España, la marca no tiene talleres, como te comentaba, y si tienes que realizar un trabajo de ‘chapa y pintura’ en la esbelta carrocería de aluminio de tu Tesla, deberás acudir a una serie de talleres externos aprobados por la marca. Lamentablemente, no son talleres oficiales y no sabrás muy bien la implicación de estos. Sinceramente: no es algo que transmita demasiada confianza, ¿no te parece?

Entonces, ¿es de valientes comprar un Tesla a día de hoy? Sí, sin lugar a dudas. Yo soy uno de los mayores fans de la marca americana: hace ya casi dos años tuve la posibilidad de recorrer más de 800 km en un mismo día con un Tesla Model S por Cataluña y es un coche que me entusiasmó: potente, refinado, rápido y con una tecnología que parece estar diez años por delante del resto. Es un coche fantástico y puede ser una opción muy interesante para quienes sean muy conscientes que su coche solo va a ser utilizado en zona urbana y que tengan un plan B en el garaje para viajes largos. 

 

 

Ahora bien, gastarse 82.400 euros en el Tesla más barato (204.000 euros el Tesla Model X P100D con todos los extras) en un coche con el que no podrás viajar a cualquier parte, me parece un poco de locos. Hay que ser muy valiente para meterse en algo así y la verdad es que si quieres ser eficiente y moderno, hay otras opciones que pueden satisfacerte de una manera interesante hasta que la infraestructura eléctrica mejore en nuestro entorno. Creo que los híbridos enchufables -no te pierdas la prueba del BMW 330e- son una opción más clara de compra, ya que ofrecen calidad, imagen de marca, eficiencia y un Plan B en la recámara para viajar sin problemas. 

Por ejemplo: un BMW 740e iPerformance, híbrido enchufable, con todo el lujo y la tecnología del buque insignia de la marca bávara y con 48 km de autonomía para moverte en el día a día, tiene un precio base de 105.350 euros. Un Volvo XC90 T8 Twin Engine, híbrido enchufable, cuesta 85.000 euros y tiene prestaciones y una imagen que nada tiene que envidiar al Tesla Model X: además de 43 km de autonomía eléctrica.

¿Por qué la gente se compra entonces un Tesla? El pasado mes se matricularon 56 Tesla en España, una cifra que empieza a ser algo seria y que me ha llevado a escribir este artículo de opinión. Creo que la gente lo compra por la imagen que desprende: probablemente muchos de ellos, ejecutivos y gente urbana, no salgan demasiado de la ciudad. Eso sí, gastarse más de 100.000 euros en un coche para no salir de la ciudad, me parece algo fuerte, aunque si realmente esa es la futura utilidad del coche, no te lo pienses: ¡el Tesla es tu mejor opción! 

 

 

Lecturas recomendadas