El dueño de Ruf posee uno de los prototipos 911 más antiguos e importantes

Porsche 911 de Ruf

La historia de este vehículo es apasionante y nace en 1964, cuando Alois Ruf Sénior compró este deportivo, que había sufrido un accidente antes. A partir de ahí, ha sufrido varias restauraciones y la última de ella fue en 2019. Su primer dueño fue Ferdinand Piech (nieto de Ferdinand Porsche).

Texto original de Vijay Pattni

Dos momentos resultaron cruciales en la vida de un joven Alois Ruf Júnior y ambos, por voluntad del destino, implicaron ser adelantado por Porsche 911.

Su padre ya había establecido un garaje en Pfaffenhausen, Alemania, en 1939, y tras las dificultades de los años de la posguerra, se había construido un autobús turístico para expandir su operación. “El transporte individual no era tan común como lo es hoy”, dijo Ruf Júnior a TopGear. “Así que la gente trabajaba seis días a la semana y luego tomaba un autobús turístico el domingo”.

Y fue uno de esos domingos, con un joven Ruf Júnior a cuestas, que cambió el rumbo del negocio familiar. “Un domingo de 1963, mi padre conducía su autobús turístico cuando un Porsche lo adelantó”, dijo. En ese momento ver un modelo así era muy raro.

El conductor del Porsche que adelantó a mi padre lamentablemente perdió el control y estrelló el coche cayendo en una zanja. Mi padre lo cuidó, lo llevó al hospital y se aseguró de que estuviera bien. Más tarde terminó comprando los restos. Lo arregló y ese fue nuestro primer Porsche. Ahí empezó todo. Eso fue hace 60 años”, explicó.

Recuerda cuán impactante fue ese momento. “Tenía 13 años en  ese momento, así que imagina la influencia que fue eso. Estaba loco por los coches”.

Hace una pausa por un momento y luego sonríe. "Fue una historia divertida. Vendimos ese Porsche un año después a un joven que se nos acercó y compró el automóvil en el acto, en efectivo y con el dinero guardado en una caja de dulces”.

Esa fue la primera interacción de él y sus padres con un Porsche, pero ¿cuál fue el primer coche de Ruf Júnior? “El que usé como estudiante fue un 'Dos Caballos'. Un Citroën 2CV. Me gustaba mucho ese coche. Cuando tenía 18 años lo arreglé yo mismo y lo conduje a todas partes", señaló Ruf. 

"Un año más tarde, con 19 años, obtuve mi primer Porsche 911 que mi padre me compró en Stuttgart. Estaba dañado y le faltaba un motor. Sólo más tarde sabríamos su historia”, agregó.

Y ahora vamos a retroceder hasta 1964. Era un día lluvioso en Alemania. Los chicos de Ruf estaban en otro viaje. Ruf Senior pilotando el Opel Rekord, Júnior junto a él una vez más. De repente, el rugido de un seis cilindros se acercó y pasó zumbando en una neblina azul. Alois Júnior se quedó paralizado. Por segunda vez en tantos años, un adelantamiento de Porsche cambiaría su destino.

Porque ese coche exacto reaparecería en la vida de Ruf Júnior, aunque en un estado más deteriorado. “Cuando conseguí el coche años después, tenía cerca de 100.000 km en el reloj, pero [debido a un accidente anterior] mi padre lo había comprado sin motor. Me lo regaló para mi cumpleaños y me dijo, 'hijo, este coche vino sin un motor 911 y no vamos  a tener un motor 911 para reemplazarlo”, dijo.

Principalmente porque Ruf Sénior quería algo un poco más lento, un poco más manejable para que su hijo lo condujera. “Me permitió poner el motor de un 912, un cuatro cilindros de 90 CV. ¡Era un poco más seguro!”

Y así comenzó su viaje con este 911 dañado y ligeramente andrajoso. “Conduje el coche así [con el motor 912] hasta 1971. Estaba muy entusiasmado con eso. No me importaba qué motor tenía allí, incluso si era un motor Volkswagen, mientras pudiera conducir la silueta de ese coche, estaba feliz”.

Hizo una exploración inicial en el mundo de la modificación ajustando su primer Porsche. “No me gustó el color, así que lo pinté en un azul metalizado. Quería vestirlo como un 911 S, porque un 911 S era de primera categoría, así que le puse todos los detalles del 911 S, incluidas las llantas Fuchs”, dijo.

Más tarde, en 1971, un joven se acercó a Ruf Júnior con la intención de comprar este pequeño Porsche. “Así que hice una prueba de manejo con él. Lamentablemente tuvo un accidente y se metió en una zanja. Pero me quedé con el vehículo, lo salvé y nunca lo deseché porque siempre supe que era algo especial. Y supe que un día tenía que resucitar”.

Sin embargo, con el floreciente negocio familiar, estableciendo los récords de velocidad más rápidos del mundo en productos nuevos y emocionantes, filmando el mejor video de coches que jamás se haya hecho, hizo que el pequeño Porsche tuviera que esperar, mientras seguía el ascenso meteórico de Ruf.

En los años intermedios, Ruf Júnior descubriría lentamente la extraordinaria historia y procedencia del automóvil. Se mostró por primera vez en Londres en 1963, pero con un motor de madera, porque todos los prototipos en exhibición se construyeron con motores ficticios, antes de obtener su seis cilindros original y luego obsequiarlo como automóvil de empresa a un ejecutivo muy importante.

“Era el coche de prueba de Ferdinand Piech (nieto de Ferdinand Porsche)”, dijo. “Lo condujo hasta 1965 y luego se lo vendió a Hans Mezger [el legendario constructor de motores de Porsche]. Mezger tuvo el coche durante dos años y se lo vendió a un empresario de carrocerías que fabricaba autobuses. Este caballero lo disfrutó, pero tuvo un accidente en Hockenheimring en un día de pista.

“Así que se puso a la venta y fue cuando mi padre lo descubrió”, recordó.

La restauración comenzó en serio en 2019, y Ruf Júnior descubrió que su automóvil, apodado 'quickblau', era uno de los siete  prototipos originales de los primeros 911, cuando todavía se llamaba 901. “Hoy solo hay dos prototipos que han sobrevivido ”, dijo Ruf hijo. “Mi coche, el prototipo número 6 y el número 7 que está en Pensilvania en los Estados Unidos.

“Mi automóvil fue el primero que usó el tablero de cinco instrumentos, el tablero clásico del 911. Los otros prototipos solo usaron dos instrumentos”.

Ha sido completamente restaurado. De hecho, protagonizó el espectáculo de Villa d'Este de este año, donde obtuvo los premios 'Mejor en su clase' y 'Vehículo más icónico'. Ruf Júnior todavía lo conduce hoy. “No quiero guardarlo en una caja sellada”, dijo. “Es un coche que necesita ser conducido. Para mí, es un automóvil adecuado el que tiene que conducir”.

Sobre todo porque Ruf Júnior. cree que en ese fatídico día de 1964, el 911 que lo adelantó y el automóvil que más tarde llegaría a poseer, el quickblau, fue conducido nada menos que por el propio Piech.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: coches premiumcoches clásicos