Pasar al contenido principal

Aquí tienes la historia del Quadrifoglio Verde de Alfa Romeo

Presta atención: hoy aprenderás algo realmente útil.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Quadrifoglio Verde

Si siempre te han fascinado los modelos de Alfa Romeo estás en el lugar adecuado: hoy repasaré contigo la historia de un auténtico icono del universo del automóvil relacionado con la marca de coches italiana con mayor carisma dentro del grueso de fabricantes generalistas. ¿Sabes cuál es el origen del Quadrifoglio Verde? Acompáñame para descubrir cómo y cuándo nació el distintivo que lucen las versiones más salvajes del Giulia y el Stelvio en este momento. 

¿Ganas de sentir nostalgia? Aquí tienes la prueba del Alfa Romeo 147 Ducati Corse

Como sabrás, el nacimiento de Alfa tuvo lugar en el año 1910 en la localidad italiana de Milán, que vio rodar el primer modelo de la marca un año después bajo el nombre comercial de 24 HP. ¿Te interesan sus prestaciones? Toma nota: gracias al empleo de un bloque de cuatro cilindros y cuatro litros el primogénito de los milaneses era capaz de exprimir los 42 CV que era capaz de erogar hasta alcanzar los 100 km/h. ¿No te he impresionado? Piensa en rodar a esa velocidad en el artefacto que ves en la imagen inferior. En 1911. Ahora sí, ¿eh? 

 

Alfa 24HP

 

El origen de un icono: nace el Quadrifoglio Verde

Corría el año 1923 y, siguiendo la moda tan extendida en el universo de la aviación, un joven piloto italiano nacido en 1885 decidiría decorar su bólido de carreras con un característico trébol de cuatro hojas verde colocado sobre un diamante de color blanco. El aguerrido conductor era Ugo Sivocci que, a lomos de un Alfa Romeo RL, se alzaría con la victoria en la mítica Targa Florio -la misma que dio nombre a la primera versión descubierta del Porsche 911, sí- adelantando en el último giro de la prueba a Antonio Ascari, que militaba en las mismas filas que nuestro protagonista. 

 

Alfa Romeo RL TF Targa Florio - 1923

 

Desde ese momento, la de nuestros vecinos mediterráneos decidió adoptar el particular símbolo como un amuleto de la buena suerte para todos sus unicornios de competición en una era en la que la pasión italiana por cruzar la línea de meta en primera posición hacía palidecer de impotencia a otros fabricantes más... ¿alemanes? 

 

El Quadrifoglio Verde se parte en dos: como tu corazón...

Aunque la victoria de Sivocci en la Targa Florio de 1923 fue una auténtica revolución dentro de Alfa Romeo -aquí sus mejores coches de carreras-, la alegría les duraría muy poco tiempo: unos meses después de haber saboreado el alzarse con el triunfo allí el bueno de Ugo tendría un aparatoso accidente en Monza mientras ponía a punto el P1 de la marca... que se llevaría por delante su vida y el programa deportivo de los italianos, que decidieron dar por terminada su aventura en competición tras un golpe realmente duro a su moral. 

Para honrar la memoria del fallecido a partir de ese momento el Quadrifoglio Verde dejaría de estar colocado sobre un diamante blanco y empezaría a resaltar sobre un triángulo que representaba la mitad del emblema inicial... pues sus responsables consideraron que la otra acababa de irse para siempre. 

 

Quadrifoglio Verde: un icono de la competición

A partir de entonces la enseña del Quadrifoglio Verde sobre un triángulo blanco quedaría convertida en el escudo oficial del equipo para sus incursiones en competición... que a lo largo de los años fueron realmente provechosas: sobre dos Alfa 158 y 159 conseguirían Nino Farina y Juan Manuel Fangio los primeros títulos mundiales de la Fórmula 1 moderna, cuya senda de éxito sería seguida por el argentino dos años después -1953- al escalar al cajón más alto del podio en el Gran Premio Supercortemaggiore. Dos décadas más tarde llegarían otros dos grandes triunfos para la marca con los títulos mundiales de 1975 y 1977 firmados con el Tipo 33 en sus variantes TT12 y SC12. 

Las 5 claves del acuerdo entre Sauber y Alfa Romeo para la temporada 2018 de F1

En 1980 se produciría el primer regreso de Alfa Romeo a la Fórmula 1 con el 179, que lucía orgullosamente el trébol de cuatro hojas del mismo modo que algunos años después lo harían el 155 V6 preparado para el DTM o el 156 Superturismo. ¿Crees que los monoplazas del equipo Sauber volverán a vestirlo a partir del año que viene? Todos los miembros del equipo de Top Gear tenemos ya nuestra antorcha preparada para hacer una excursión a Milán en caso de no hacerlo. Envíanos un correo electrónico para sumarte a la comitiva. 

 

 

Hora de asaltar las calles: el Quadrifoglio llega a los modelos de producción

Los seguidores más petrolhead de Alfa Romeo tuvieron que esperar 40 largos años para poder ver en la carrocería de uno de sus coches de calle, que llegaría en 1963 de la mano del Giulia T.I. Super. Tras él llegaron otros auténticos mitos del automovilismo como el Sprint GTA, el GTA 1300 Junior, el Alfasud Sprint y las versiones más salvajes de los muy ochenteros 33 y 75. En la década de los 90 aterrizarían en el mercado nuevos ejemplos de deportividad encarnados en la silueta del 164 o el 145. 

 

 

Te gustaría poder tener algo así en tu garaje, ¿eh? Pues toma todo tu dinero y corre, porque ahora puedes: la firma ha retomado su sagrado apellido para bautizar a las variantes más prestacionales del Giulia -aquí tienes a Chris Harris tratando de domarlo- y del Stelvio, cuya versión Quadrifoglio pude poner a prueba yo mismo recorriendo a una velocidad endiablada el delicioso trazado del pico de Jabal Jais, situado en mitad del desierto de los Emiratos Árabes Unidos. ¿Quieres uno? 86.600 y 104.000 euros tienen la culpa, respectivamente, de que no conduzcas uno de ellos a diario. Un consejo: la llegada de los Reyes Magos está a la vuelta de la esquina...

Lecturas recomendadas