Pasar al contenido principal

Rally de Montecarlo 2018…¿o cómo hacer patinaje sobre hielo?

Una fiesta de derrapes en el que el único objetivo era sobrevivir.

nieve conduccion rallyes wrc ford fiesta

El Rally de Montecarlo 2018 se acaba de disputar este pasado fin de semana, con una nueva victoria de Sébastien Ogier y su Ford Fiesta WRC en la primera cita del Mundial de Rally. Ahora bien, el protagonista, como en muchas otras ocasiones, ha vuelto a ser la nieve y el hielo, con imágenes tan impactantes como la salida de pista de Esapekka Lappi a bordo de su Toyota Yaris WRC. El Rally de Montecarlo es un rally duro y muy exigente, si alguna vez te has preguntado por qué, este vídeo del hielo en el Rally de Montecarlo, que te dejo a continuación, es el mejor ejemplo para poder entenderlo.

Te interesa: Carlos Sainz Jr. conducirá un Mégane RS en el Rally de Montecarlo

Y es que más que la nieve, relativamente combatible gracias a unos neumáticos adecuados y la tracción integral de estos vehículos (además por supuesto de las tremendas manos de los protagonistas), lo más complicado aquí es conducir sobre el hielo: no te estoy hablando de pequeñas placas de hielo, te estoy hablando de curvas que tienen más hielo que una pista de patinaje sobre este frió elemento. Viendo el vídeo que tienes sobre estas imágenes no me cabe duda: el Rally de Montecarlo 2018 podría ser una prueba puntuable dentro de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang.

 

 

La superficie estaba completamente helada, una pista de patinaje en plena curva que obligaba a los pilotos a pasarla a una velocidad realmente lenta. ¡Y aún así parece un milagro que solo unos pocos tuvieran problemas serios para superarla! Algunos incluso la toman como si no hubiese ningún problema, completamente de lado con un estilo tremendo. Por si fuera poco, este tramo era nocturno, poniendo un punto extra de dificultad.

Te interesa: esta es la historia del Lancia Stratos de rally

¿Algo positivo para los pilotos? ¡Y tanto! Esa curva era una auténtica fiesta, con muchos aficionados disfrutando de las imágenes que estaban viviendo en vivo y en directo, con fuegos artificiales y, estoy seguro, que también con bebidas y comida para pasar una inolvidable velada en uno de los rally más míticos. Creo que cualquiera de nosotros debería vivir algo así al menos una vez en la vida: aquí también te dejo cinco superdeportivos que debes conducir antes de morir. Pero como te decía, lo más positivo para los pilotos era que voluntarios para sacarlos del atolladero en caso de problemas, no faltaban, por los que todos pudieron continuar su camino para intentar hacer un gran papel en el primer rally del año. ¡Puro espectáculo!

 

 

 

Lecturas recomendadas